eldiario.es

Menú

La subida a las Mercedes, una carrera de despropósitos

- PUBLICIDAD -

El viernes 12 de agosto el Ayuntamiento de La Laguna publicaba en su página web que el día 24 de septiembre se celebraría una carrera automovilística denominada X Subida Valle de Las Mercedes. Según el ayuntamiento lagunero, “La iniciativa ha contando con el respaldo del Ayuntamiento de La Laguna, a través de su Organismo Autónomo de Deportes (OAD), y de la Asociación de Vecinos Valle de Las Mercedes.” Asombroso, el Consistorio respalda una actividad para la que no tiene ninguna competencia, es otra administración -en este caso el cabildo- la responsable de conceder la necesaria autorización. La institución, en la que si está representado el municipio, y que tiene que emitir informe sobre la pertinencia de celebrar esta carrera, es la Junta Rectora del Parque Rural de Anaga pero ni tan siquiera ha tratado este tema y el cabildo, a fecha de 4 de septiembre, no ha dado ninguna autorización. ¿Que ocurriría si un particular solicita permiso al ayuntamiento para abrir un bar y lo inaugura antes de tener todos los permisos legales? Que el gobierno municipal tendría que cerrarlo, pero en este caso colabora, difunde y promociona una actividad ilegal, aunque su obligación es cumplir y hacer cumplir la ley y las normas emanadas de un estado de derecho. Por cierto, ¿cuándo se reunió el ayuntamiento con los vecinos para conocer su opinión?

Tanto la consejería responsable de las Carreteras como la de Medio Ambiente han confirmado a ATAN que no han resuelto si conceden la autorización o no, tampoco han sido convocados ni consultados los miembros de la Junta Rectora, sin embargo la prensa recogía unas declaraciones de los organizadores que añadían más confusión: "Ha sido primordial el consenso con los vecinos, pero también agradezco profundamente el magnífico trabajo y predisposición del área de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, Parque Rural de Anaga, Área de Carreteras y el Ayuntamiento de La Laguna, que han sido claves para el rescate de la prueba. Las solicitudes, permisos y planes de seguridad ya están presentados a falta de su sellado." (DA 28/08) O mienten los organizadores o mienten en el cabildo porque el 30 de agosto no había llegado al cabildo el informe de la Guardia Civil y, según nos informaron los funcionarios, el tema no se ha tratado y, en contra de lo anunciado, todavía no hay informes ni permisos que sellar.

En Atan intentamos el día 1 de septiembre contactar con la secretaria del consejero de medio ambiente para conocer directamente cuál era la situación, pero nadie contestó a las reiteradas llamadas. En Carreteras tampoco tuvimos suerte, la funcionaria que descolgó el teléfono nos dijo que no disponía de información sobre esta actividad. Es evidente que la transparencia en la gestión de los asuntos públicos y el sometimiento a la legalidad no es lo que caracteriza a los gobernantes del cabildo de la isla, como demuestra con los ocurrido con las extracciones ilegales de Güímar. Los ciudadanos tenemos derecho a que los responsables públicos den cuenta de sus decisiones y que las expliquen no que opten por el silencio haciendo dejación de sus responsabilidades. El 18 de agosto el periódico El Día daba cuenta de este evento y señalaba el periodista: "Preguntados ayer por si el Cabildo de Tenerife ha autorizado el referido rally y los motivos para adoptar esa decisión, desde la Consejería insular de Medio Ambiente apuntaron que preferían no pronunciarse al respecto." Pero no es cuestión de preferencias, no es la opinión del ocupado consejero sobre el último planeta extra solar descubierto, es sobre su ámbito de competencias, eso es parte de su bien remunerado trabajo de responsable del medio ambiente de la Tenerife.

El 3 de septiembre el periódico El Día publicaba una noticia con el siguiente titular: "El Cabildo sondea asociaciones sobre el rally de Las Mercedes." Si la noticia es cierta, y no tengo porqué dudar del periodista, la institución insular, en lugar de convocar a los órganos legales establecidos para la gestión y asesoramiento de la Reserva de la Biosfera, los ha sustituido por la de sondeos (?) en las asociaciones de vecinos. Resulta llamativo que el sondeo se haga sin que hayan hecho campañas de informativas previas, sin convocar reuniones en las asociaciones para debatirlo y que no se haya tenido en cuenta los argumentos de las asociaciones conservacionistas, de los científicos, la de los técnicos del Parque Rural o del propios del Cabildo, que son los que tienen que visarlo previamente. Es lógico, al no estar el expediente en el Cabildo difícilmente se pueden pronunciar. Este dislate es representativo de una concepción poco acorde con las normas y usos de una sociedad democrática. Olvidan que las leyes son iguales para todos y, en un estado democrático, no se puede iniciar y anunciar una actividad que necesita la autorización previa de los organismos públicos. En una sociedad democrática tampoco es una opción que los responsables públicos puedan negarse a pronunciarse sobre los asuntos que son de su competencia y que afectan a los ciudadanos ¿qué podemos pensar entonces del presidente del Cabildo y del responsable de la Consejería de Medio Ambiente? Si, exactamente eso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha