eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Eustaquio Villalba

Geógrafo, portavoz de ATAN.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 10

El sospechoso interés de Fepeco

Estos días ha sido noticia la vista en el TS del recurso de los condenados por el caso de Las Teresitas, entre los recurrentes se encuentra el delincuente ambiental, y anterior presidente de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción (FEPECO) de Santa cruz de Tenerife, el empresario Antonio Plasencia. Su sucesor en el cargo en la patronal de la construcción, Oscar izquierdo, en una entrevista publicada en el periódico El Día denunciaba el interés sospechoso de los ecologistas y políticos "noistas, que obstaculizan maliciosamente cualquier infraestructura". Acusa a los ecologistas, sin pruebas que lo avalen, de obstaculizar el avance y el progreso de Tenerife. Igual que lo hacía, y casi con las mismas palabras, su antecesor en el cargo.

En un comunicado de Fepeco publicado en La Opinión en enero del 2009, este empresario criticaba el miedo que a su juicio tienen los políticos a los "grupúsculos ecologistas del no a todo y lo reiteraba en una entrevista hecha en julio del año siguiente: hay sectores que nosotros no consideramos ecologistas que, no se sabe por qué, dicen no a todo. Una cantinela que el actual presidente de la patronal de constructores tiene bien aprendida, no en vano fue el director-gerente de Fepeco con Antonio Plasencia. Es evidente que esta afirmación es solo una descalificación genérica, no un argumento. En los movimientos ecologistas nadie dice no a todo, si aceptamos esta disparatada acusación tendríamos que asumir que el ecologismo también dice no a la conservación del medio ambiente. No me extrañó que el actual presidente de los constructores en una entrevista en Mirame TV ensalzara la figura empresarial de Antonio Plasencia, justificara sus delitos y, casi con las mismas palabras, repitiera los ataques a los ecologistas del responsable del mayor atentado ambiental de cometido en Tenerife. 

Seguir leyendo »

La cara sandez de un observatorio del paisaje canario

El próximo día 5 de marzo cumple 10 años El Observatorio del Paisaje Canario, un organismo público que, según el entonces presidente de Canarias Paulino Rivero, iba a servir “para canalizar la opinión del mundo de las artes a fin de reforzar el patrimonio natural como elemento clave para reforzar la economía de las islas": Un objetivo bien extraño porque ¿qué significa canalizar la opinión del mundo de las artes? ¿cómo tal cosa refuerza el patrimonio natural de Canarias? Además, el patrimonio natural (su origen volcánico, el clima y la singularidad de su flora y fauna) es la base la economía de las islas, no un mero refuerzo. Para Rivero, "el mundo de la cultura puede y debe aportar también a la sociedad para contribuir a tener esa visión rigurosa, equilibrada, despolitizada y responsable de lo que hay que hacer para respetar y conservar el paisaje". Parece que el entonces presidente del gobierno se refiere con el término cultura exclusivamente al mundo del arte y no al científico, pero el mundo del arte puede aportar muchas cosas pero es difícil que sirva para tener una visión rigurosa, equilibrada, despolitizada y responsable del paisaje y mucho menos que sea de utilidad para su estudio y tratamiento científico. 

Añadió que esta Segunda Bienal tiene como eje conductor una visión del paisaje "desde el punto de vista integral" y destacó que éste "no sólo es un recurso natural, sino también un recurso económico y hay que ponerlo en valor desde esa doble perspectiva". ¿Y para eso hace falta invertir dos millones de euros en una Segunda Bienal, para saber esa perogrullada? Dice el expresidente que el principal enemigo de la protección del paisaje es el crecimiento demográfico, nada dice de las políticas que propician la masificación incontrolada, de la utilización de las zonas protegidas como parques de juegos y deportes de riesgo, no menciona la destrucción de amplias zonas del litoral por puertos innecesarios y más urbanizaciones turísticas, ni las canteras ilegales, ni las carencias en el tratamiento de aguas residuales o la escasez de presupuesto para la conservación, etcétera, etcétera. Pensé que observar el paisaje y velar por su conservación sería la misión del observatorio del paisaje canario, no certificar el crecimiento demográfico, para eso no hace falta especialistas en paisaje ni dedicar millones de euros de dinero público.

Seguir leyendo »

¿Por qué está fracasando la izquierda?

Es un hecho evidente el fracaso de la izquierda política a nivel global. Los regímenes de izquierda en América Latina o, han sido desalojado por las urnas, o se han convertido en caricaturas dictatoriales de los proyectos “progresistas” del siglo pasado. Este fracaso se extiende a todos los niveles; desde la ONU, cada vez más impotente frente a los conflictos internacionales, pasando por la UE donde prosperan las ideas ultra-conservadoras y a nuestro país, como demuestra lo ocurrido en las últimas elecciones en Andalucía. Ante esto, los análisis del fracaso que hacen sus dirigentes tienen la misma credibilidad que sus anteriores autocríticas; eluden la realidad y siguen alimentando la confusión. Los análisis marginan, como siempre, una obviedad: no se pueden trocear los derechos humanos, su respeto es la base imprescindible para que una sociedad sea democrática. Nada, ni la mejor intención, aunque se haga por el bien del Pueblo, justifica que no se apliquen

Otra confusión que no ha querido resolver la izquierda es la de establecer claramente quién o quiénes son los titulares de los derechos fundamentales, si los individuos o las colectividades. Tampoco ha abundado la reflexión sobre las diferencias, y vías de resolución de los conflictos que puedan surgir para establecer la prevalencia. Esto queda muy claro en el caso del los nacionalismos pues aceptan la idea de que el derecho de autodeterminación de los pueblo prevalece y lo argumentan por ser un derecho que hunde sus raíces en la historia, que es previo a la democracia y anterior al Siglo de la Luces. Justifican los partidos de izquierda el derecho de autodeterminación de los pueblos con el establecido por la ONU para resolver el grave problema creado por los países europeos cuando colonizaron gran parte del mundo. Cuando llegó el momento de independizarse tras la tragedia de la 2ª Guerra Mundial, las nuevas naciones tuvieron que aceptar que sus fronteras eran las heredadas del colonialismo y éste las trazó sin tener en cuenta la existencia de sociedades aglutinadas en torno a la cultura, el idioma, la religión o cualquier forma de diferenciar a un conjunto de individuos, a una sociedad, frente a otra. Eso fue así porque nunca se ha podido definir con precisión el concepto “pueblo”, ha resultado imposible incluir en los textos legales una palabra por admitir tantas acepciones, tantas interpretaciones, que no puede tener concreción jurídica. Además, la derecha más conservadora ha asumido, como una de sus principales señas de identidad, la identificación de patria con nación, con pueblo. Para estos partidos, el pueblo, la nación, la patria, están por encima de los derechos de los ciudadanos y por eso es inherente a las ideologías conservadoras establecer las diferencias con los otros, con los que nos son de mi pueblo.

Seguir leyendo »

¿Invasión o turismo?

Este el lema elegido para el congreso de turismo que se va a celebrar el próximo mes de enero en la Laguna auspiciado por la viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias. Dirigen y organizan este congreso el Prof. Dr. Juan Manuel Palerm Salazar, Director del Observatorio del Paisaje de Canarias, Catedrático de Proyectos Arquitectónicos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria; y la Dra. Arq. Rocío Narbona, Investigadora del Grupo de Investigación Arquitectura y Paisaje ULPGC. En nuestra opinión, el lema bajo el que se organiza indica que el Observatorio del Paisaje de Canarias (Es cierto, existe desde hace años tal organismo y con su presupuesto) cree que una invasión puede ser una actividad turística. Pues no, el turismo puede ser una actividad económica que tenga, como otras, efectos negativos, pero hacerla sinónimo de invasión no parece que sea adecuado ni oportuno ni económicamente pertinente en una región que lo tiene como principal actividad económica.

Los problemas que genera el turismo tienen que ver, en primer lugar, con las políticas del sector, en segundo lugar con las condiciones del mercado emisor y con las que ofrece la oferta. En el caso de Canarias está claro que sus principales activos son su clima, cercanía a los mercados emisores y su patrimonio natural y cultural. Pero también tiene serias limitaciones que inciden en la actividad turística: su limitada superficie, acompañada de una gran biodiversidad, y una gran densidad de población, especialmente en las dos islas centrales. Esa es realidad es que debe servir de guía a las acciones del gobierno canario para conseguir que esta actividad económica aporte una parte sustancial de la riqueza regional y, al mismo tiempo, consiga minimizar sus efectos negativos. Lo primero que debe tener en cuenta los responsables públicas es que el número de turistas tiene un límite porque el espacio no crece en función de la demanda. Pero la realidad es bien otra, el Gobierno mide el éxito en función del crecimiento de visitantes, el mismo modelo de se utilizaba en época de ministro de Información y Turismo, el ex ministro del dictador Franco Manuel Fraga. El resultado de esta política turística es el colapso de los sistemas viarios, la degradación de nuestro territorio y la merma de la biodiversidad de las islas. Una política que ha convertido en parques temáticos los espacios protegidos y que, además, ha propiciado la transformación de nuestros paisajes en función de los intereses empresariales. Eso es algo que salta a la vista en la destrucción del litoral y en urbanismo depredador como se observa en las zonas que acogen a los visitantes.

Seguir leyendo »

La paradoja del crecimiento económico sostenible

Uno de los dogmas más extendido es la creencia de que el éxito económico se mide por la tasa de crecimiento anual del PIB, pero los dogmas y las creencias están fuera de la racionalidad, no la necesitan. China se ha presentado como ejemplo a seguir, ya que ha conseguido crecer a tasas del 10% anual y se mantiene por encima del 7. Tanto es así, que cuando baja un poco se habla de recesión en la economía global. En países como España una tasa del 3% anual se considera el mínimo para poder asegurar la buena marcha de la economía, pero ¿qué implica este crecimiento? Pues que con un PIB que crezca el 10% anual la economía de un país como China se duplica cada ¡siete años! Y al 3% cada 24. Al inicio de la revolución Industrial, el economista Malthus señaló el problema del crecimiento exponencial de la población mundial y, si esta crece, como ocurre ahora, a un ritmo del 1,3% al año significa que el tiempo necesario para que la población se duplique es de 54 años . Por lo tanto, en tan sólo 54 años pasaríamos de ser 7.000 millones a ser 14.000 millones en el planeta. Y en otros 54 años seríamos 28.000 millones, cuatro veces más que al principio. Es evidente que un crecimiento exponencial es insostenible en el tiempo, como puso en evidencia, según la leyenda, el inventor del ajedrez, cuando pidió al rey: un grano de arroz por la primera casilla, dos por la segunda, cuatro por la tercera, ocho por la cuarta y así hasta la 64, no había ni hay trigo en el mundo para satisfacer esa “modesta” recompensa.

Esto viene a cuento por lo que ocurre en nuestro archipiélago, en el que parece que nuestros responsables políticos y empresariales claramente han optado por lo irracional. Si el tráfico está colapsado no hay que ir a la causa: el crecimiento exponencial del parque de vehículos que nos ha llevado a tener más kilómetros de coches que de carreteras. Por el contrario, han preferido encomendar la solución a la Virgen de Candelaria a cambio de nombrarla -sin elecciones por medio- Presidenta de Honor del Cabildo de Tenerife.

Seguir leyendo »

Las Teresitas, un ejemplo de la gestión de ATI-CC

El proyecto de transformar la playa de La Teresitas se inició en la época de la dictadura. El Plan de Estabilización Económica emprendido por los gobiernos tecnócratas del franquismo fue el marco adecuado para el despegue del sector turístico en las islas. El ministro falangista del Gobierno en aquellos años, Manuel Fraga Iribarne, convirtió las costas españolas en un lugar asequible para la clase obrera europea propiciando la construcción de apartamentos y hoteles para los turistas ávidos de sol y playa. Con dinero público construyeron las escolleras que protegen la playa y retienen las muchas toneladas de arena traídas del vecino desierto del Sahara, mientras que el capital privado se encargaría de hacer negocio llenando de hoteles torre los terrenos del frente de playa.

Esta fue la herencia que recibieron los ganadores de las primeras elecciones municipales en 1979. El nuevo alcalde, Manuel Hermoso, estaba a la cabeza de un grupo independiente que se estaba quedando sin acomodo por la crisis de la UCD, y necesitaban nuevas siglas -no una nueva ideología- para seguir ostentando cargos públicos y fundaron la Agrupación Tinerfeña Independiente, ATI.

Desde aquella época hasta el día de hoy, han ocupado las poltronas municipales aunque en el camino hayan cambiado de nombre, manteniendo siempre la misma ideología conservadora adornada con una pintura de nacionalismo para diferenciarse de la derecha tradicional y atraerse a los votantes que tienen esta creencia, este sentimiento, como ideología política. Son ellos responsables, con la ayuda en distintas etapas del Partido Popular y del Partido Socialista canario, de todo lo que ha ocurrido durante todos estos años con la playa de Las Teresitas. Durante los mandatos de Manuel Hermoso y de su tapado Miguel Zerolo se llevaron a cabo las tropelías con las que engañaron a los propietarios de los terrenos, involucraron a CajaCanarias en un préstamo temerario y llenaron los bolsillos de políticos, funcionarios, arquitectos y, sobre todo, de dos empresarios: Antonio Plasencia e Ignacio González.

El sucesor en la alcaldía de Miguel Zerolo, José Manuel Bermúdez, hijo de un concejal de la época de Manuel Hermoso -perfecto ejemplo de político profesional que ha vivido siempre del erario sin desempeñar otro trabajo en su vida que los muy bien remunerados cargos públicos-, nunca ha reconocido las tropelías cometidas por sus antecesores, por el contrario ha defendido sus nefastas gestiones y siempre se ha negado a dar explicaciones a los vecinos.

ATAN denunció en su momento la construcción de unos aparcamientos en la entrada de la playa por su manifiesta ilegalidad. El Ayuntamiento hizo caso omiso, pero esta vez la Justicia cumplió su función y ordenó el derribo de esta obra bautizada por los vecinos como el Mamotreto. Los chicharreros pagamos su construcción y también su derribo; los responsables del desaguisado, los políticos de Coalición Canaria, los que no fueron condenados, siguen cobrando sus sustanciosos sueldos sin asumir, tampoco en este caso, ninguna responsabilidad.

Decenas de millones de euros se generaron gracias a Las Teresitas, pero la playa sigue igual que en la época de Franco, excepto que ahora las palmeras son más grandes. Los terrenos del frente de playa, por los que el Ayuntamiento pagó una desorbitada cantidad de dinero, pese a ser en su mayor parte ganados al mar y, por ende, de titularidad pública, son ahora auténticos basureros llenos de plásticos, envases y desperdicios de todo tipo, incluido los que genera su utilización como retretes, ya que los gestores municipales no han demostrado ninguna preocupación por dotar a La Teresitas de los servicios mínimos que requiere una playa usada por vecinos y turistas.

Después de tantos años sigue sin alumbrado, carece de servicio de megafonía, de servicios higiénicos suficientes y con la calidad mínima exigible. La vigilancia no es la apropiada y en cuanto cae la noche la playa se convierte en un territorio sin ley. La escollera norte hace mucho tiempo que los temporales arruinaron su estructura, sobre todo la parte orientada a barlovento; la plancha de cemento que la cubría está convertida en ruinas peligrosas para los que se atreven a pasear por ella y los trampolines que dan a la playa reducidos a restos de hormigón adosados a la escollera.

El Ayuntamiento no se ha preocupado de dotar de las mínimas infraestructuras a la playa pues carece de alcantarillado y tampoco tiene líneas de suministro eléctrico. A pesar de ello, los responsables del municipio han permitido la instalación de quioscos que ocupan una parte importante de la arena de la playa con sus mesas y hamacas, cosa que no autorizaron a los antiguos chiringuitos, y, para más inri, les permiten funcionar con grupos electrógenos y les han construido unos pozos negros para dotarlos de servicios higiénicos para sus clientes, algo que no han hecho para los usuarios de la playa.

La catastrófica situación de La Teresitas es la herencia de la gestión de ATI-CC caracterizada por la corrupción y por gobernar en beneficio de unos pocos a costa de la mayoría. Eso sí, para encubrirlo utilizan el nacionalismo, las banderas y nombran presidenta honoraria del cabildo a la virgen de Candelaria.

Seguir leyendo »

Una historia interminable: el poblamiento de Canarias

Cuando en la Baja Edad Media los europeos llegaron a las islas canarias descubrieron que estaban pobladas y que esas sociedades isleñas no tenían un idioma común ni capacidad técnica para comunicarse entre ellas y que sus habitantes vivían aislados en su isla. No eran cristianos, tampoco judíos ni musulmanes, ni negros paganos. ¿Quiénes eran? ¿Cómo habían llegado a las islas? Se preguntaron los primeros colonos y, seis siglos más tarde, los historiadores siguen intentando responder a esta cuestión. Es el caso del libro recientemente publicado: Bereberes contra Roma. Insurrecciones indígenas en el norte de África y el poblamiento de las Islas Canarias. Está publicado por ediciones le Canarien y cuenta con el patrocinio del Gobierno de Canarias. Sus autores son los profesores de la ULL Alicia García y Antonio Tejera.

Lo primero que me ha llamado la atención es la contradicción entre lo que dicen en la contraportada: “En este libro analizamos un conjunto de datos que confirman, de manera evidente, el origen norteafricano de las antiguas poblaciones canarias, como ya lo habían afirmado los primeros historiadores del quinientos, quienes asociaron su poblamiento con etnias bereberes que fueron deportadas a este archipiélago, como consecuencia de los castigos infligidos a distintas comunidades rebeldes por su reiterado enfrentamiento con el poder de Roma.” Por el contrario, en el prólogo los autores afirman que “su libro es deudor de las dificultades que sigue planteando un tema que aún se halla envuelto en un mar de dudas.”

Seguir leyendo »

Canteras de áridos ilegales, la plaga que no cesa

Hay dos cosas que son imprescindibles para el funcionamiento de cualquier sociedad, una es el agua y la otra los áridos. A más desarrollo más necesidad hay de ambos elementos. Canarias, lógicamente no es una excepción y, por tanto la disponibilidad de agua y de áridos son factores que inciden directamente en sus posibilidades de crecimiento y bienestar. En los años sesenta Canarias comienza a cambiar su modelo social al pasar de una economía basada en el sector primario a otra que tiene en el sector servicio, en concreto el turismo, su principal sostén. La construcción de urbanizaciones turísticas y de infraestructuras hizo que la demanda de áridos se disparara propiciando la aparición de canteras de manera descontrolada sin que las autoridades públicas hicieran nada por ordenar estas actividades extractivas que tienen un gran impacto territorial.

Por el contrario, durante décadas las administraciones públicas han propiciado y amparado canteras ilegales. El caso más llamativo es de las localizadas en Güímar permitidas por los responsables públicos hasta que la justicia, después de décadas de denuncias, ha terminado paralizandolas y condenando por delito ambiental a sus propietarios. Está claro que estas canteras ilegales pueden funcionar durante años porque las administraciones públicas han sido incapaces de ordenar este sector ni hacer cumplir la legalidad, por el contrario, y como ha ocurrido con el puerto de Granadilla, son los principales compradores de áridos ilegales.

Seguir leyendo »

El consejero mudo

El día 19 de diciembre del año pasado tuvo lugar la reunión de la Junta Rectora del Parque Rural de Anaga presidida y “moderada” por el consejero del Cabildo de Tenerife, el socialista José Antonio Valbuena Alonso. La Junta Rectora es un órgano creado con la misión de colaborar en la gestión del Parque y, en ella, están representados los vecinos, los grupos conservacionistas, la universidad, los tres ayuntamientos con territorio en el Parque y la administración. Uno de los temas a tratar era la inversión de más de 300.000 euros en acondicionar la pista de Las Hiedras para que pueda ser utilizada por personas de movilidad reducida. Después de una larga intervención del consejero justificando esta obra, pedí la palabra para plantear varias preguntas y cuestiones como representante de los grupos conservacionistas en el Patronato: la primera era la falta de transparencia y de participación con que, en nuestra opinión, se había llevado a cabo esta obra; seguidamente pregunté si se habían analizado otras alternativas, si la obra respondía a una demanda real del colectivo de personas con movilidad reducida, pero no pude continuar. El señor consejero, visiblemente alterado y elevando el tono de voz, me dijo que mis preguntas eran impertinentes y cerró cualquier posibilidad de diálogo y debate sobre el tema. Menos mal que los funcionarios presentes respondieron a las cuestiones planteadas con la educación que le faltó al consejero.

Cuando en Atan recibimos la convocatoria de reunión del Patronato para el pasado 18 de abril, nos quedamos sorprendido porque no venía acompañada de ninguna información previa, ni siquiera la que se comprometió a facilitar en la anterior convocatoria, como fue el extenso documento estratégico sobre el turismo en Anaga. Este trabajo fue encargado por Turismo de Tenerife y un resumen fue expuesto en diciembre por sus autores al final de la larguísima reunión de la Junta. El orden del día de la nueva reunión se limitaba a informes del presidente y de la directora del Parque, además de los obligatorios: aprobación del acta anterior y ruegos y preguntas.

Seguir leyendo »

El Cabildo de Tenerife, el medioambiente y el Parque Nacional del Teide

Desde hace muchos años, un mismo partido -Coalición Canaria- con mayoría absoluta o en coalición con el Partido Popular o el Socialista, han monopolizado el Gobierno Insular. El presente de la isla es la herencia de su gestión y las consecuencias de sus decisiones. En la actualidad el Gobierno del Cabildo de Tenerife es responsabilidad de CC pero su ejecución en área de Medio Ambiente corresponde a un consejero socialista. Nada ha cambiado desde el inicio de la década de los noventa, seguimos con los mismos protagonistas ocupando los sillones del palacio insular.

A principios de la última década del siglo pasado Atan, en su análisis de la situación ambiental de la isla, señalaba como principales problemas a resolver por los gestores públicos el tratamiento de los residuos, la movilidad de sus habitantes, el aprovisionamiento de aguas, energía, y áridos, la creciente urbanización del litoral y medianías, la gestión de los espacios protegidos y la conservación de los variados ecosistemas insulares. Después de tantos años los problemas, en algunos casos, son los mismos. Los responsables de la institución no han resuelto, o por lo menos paliado, alguno de ellos,  por el contrario casi todos se han agravado.

Seguir leyendo »