eldiario.es

Menú

A la Copa de rebote

La victoria del conjunto catalán en La Laguna (78-83) complicó la clasificación, pero la victoria del Estudiantes ante el Guipuzcoa Basket en Madrid dio el pasaporte copero a los tinerfeños.

- PUBLICIDAD -
El base del Iberostar Tenerife, Ricardo Úriz (d), controla la pelota durante el partido frente a La Bruixa D'or correspondiente a la jornada 17 de la Liga ACB de baloncesto que los dos equipos han disputado hoy en el pabellón Santiago Martín de La Laguna (Tenerife). EFE/Cristóbal García

El base del Iberostar Tenerife, Ricardo Úriz (d), controla la pelota durante el partido frente a La Bruixa D'or. EFE/Cristóbal García

El Iberostar Tenerife se clasificó para jugar la Copa del Rey pese a caer en casa frente a la Bruixa D'or. El triunfo del Estudiantes ante el Guipuzcoa Basket puso a los laguneros rumbo a Málaga pese a la decepción de la mañana en el Santiago Martín. El equipo lagunero dependía de sí mismo, pero este domingo, cuando faltaba dar la puntilla, el equipo no respondió como en otras ocasiones y se vio superado en el último cuarto frente a un La Bruixa D'Or que gustó y que supo encontrar la vía de anotación más fácil de lo previsto.

Álex Hernández estuvo a un nivel sensacional y encontró muchas vías para poder entrar a canasta. Junto a él, la aportación de Monroe y, en ocasiones de Eriksson y Giannopoulos acertados en los momentos cruciales del partido.

El choque estuvo muy igualado, con dos equipos muy ofensivos y dispuestos a sacar el choque adelante.

En el primer cuarto las diferencias fueron mínimas, aunque el equipo de Alejandro Martínez supo sacar más rendimiento a su juego de ataque. En el minuto 8 los canaristas tomaron su primera ventaja (17-12) y llegaron al primer parón por delante. Juan Pedro Gutiérrez se mostraba muy acertado y conseguía abrir la defensa visitante.

La nota negativa estuvo en la lesión de Carles Biviá que, tras intentar salir de un bloqueo chocó con Larsen y tuvo que abandonar la cancha debido a una lesión de rodilla. Jugó solo un minuto y ya no pudo actuar más.

Siguió el Iberostar Tenerife dominando el choque en el segundo cuarto. Los laguneros hicieron en ese inicio los mejores minutos del partido con una defensa muy intensa y corriendo como ellos saben hacer. Fruto de ello alcanzaron la máxima ventaja del choque (31-22), momento en el que Borja Comenge decidió parar el partido con un tiempo muerto y solucionar algunos aspectos defensivos de su equipo.

Reaccionó La Bruixa D'or tras el minuto y Monroe, muy activo durante todo el choque, empezó a hacer daño dentro de la zona lo que obligó a Martínez a parar también el choque.

Fue el antídoto necesario. Los laguneros volvieron a centrarse en su juego y consiguieron llegar al descanso con ventaja de siete puntos (43-36), pero aún mucho que hacer.

Tras el descanso el partido se volvió a igualar. El grupo de Borja Comenge, liderados por la buena dirección de Álex Hernández, metió de nuevo a su equipo en el partido. Se pasó del 43-36 del descanso al 43-40.

No había un dominador claro, la opción de Richotti en la dirección tras la baja de Biviá no era en estos momentos la solución y el poco a poco La Bruixa D'or igualó el choque a 54 (min.27), después de dos triples consecutivos (Kouguere y Giannopoulos).

Alejandro Martínez volvió a pedir tiempo muerto, pero el equipo visitante ya estaba crecido. En el minuto 36, La Bruixa D'or se situó por delante por primera vez (56-58).

Rost anotaría sus primeros puntos del partido tras un triple que pondría el 59-58). El choque llegaría al final del primer cuarto con un ajustado 62-60 para el Iberostar Tenerife y todo por decidirse.

El último cuarto fue una angustia para los más de cinco mil aficionados que se acercaron al Santiago Martín. La clasificación para la Copa del Rey estaba cerca, pero enfrente había un adversario dispuesto a todo.

Triple de Eriksson y el La Bruixa D'or se puso cinco puntos arriba (64-69). Martínez pidió tiempo muerto, pero no logró que su equipo cerrar líneas defensivas para parar al rival.

El Iberostar Tenerife lo intentó por todos lados. Primero desde dentro con Juan Pedro Gutiérrez, luego desde fuera, con Saúl Blanco y, además buscando la incursión a canasta. El problema estaba en defensa ante un rival que encontró el camino para anotar.

Ricardo Uriz acercó a su equipo a dos puntos después de un triple (71-73), pero Larsen aumentó de nuevo la diferencia. Las diferencias en estas fases del choque eran mínimas y el mínimo error podría costar muy caro el partido.

Álex Hernández, con una nueva entrada a canasta por la derecha dio alas a su equipo, pero fue Rost quien volvería a acortar distancia y con un 76-77 se llegaban a los últimos 1.31 segundos.

Monroe y Larsen en las dos jugadas siguientes pondrían la puntilla definitiva (76-81) para terminar el choque con ese mencionado 78-83. Pero la tristeza de la derrota se convirtió en alegría un par de horas después.

Ficha técnica:

78. Iberostar Tenerife (20+23+19+16): Uriz (11), Blanco (8), Rost (6), Sekulic (17), Gutiérrez (10) -inicial-, Richotti (15), Biviá (-), Chagoyen (-) y Sikma (11).

83, La Bruixa D'or (16+20+24+23): Álex Hernández (12), Eriksson (16), Kouguere (6), Monroe (22), Arteaga (1) -inicial-, Creus (-), Asselin (2), Arco (-), Ljubicic (8), Larsen (4) y Giannopoulos (12).

Árbitros: Conde, Sánchez Montserrat y Aliaga.

Incidencias: Pabellón Insular Santiago Martín. 5.100 personas, según datos facilitados por el club.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha