eldiario.es

Menú

Los hijos ilegítimos pedirán amparo al Tribunal Constitucional

CONSIDERAN EL FALLO DEL SUPREMO UN ''ÚLTIMO COLETAZO FRANQUISTA''

- PUBLICIDAD -

Los hijos de J.R.F. recurrirán ante el Tribunal Constitucional el fallo del Supremo que los deshereda por ilegítimos y califican esta sentencia como los "últimos coletazos de las leyes franquistas", pues hoy en día basta una prueba de ADN para que un niño tenga todos los derechos.

Esta prueba se usa cuando el padre niega serlo, pero en su caso, aparte de aceptación del progenitor, los siete fueron apuntados en el registro civil de Santa Brígida (Gran Canaria), afirmó este martes Juan Rodríguez, uno de los hijos declarados ilegítimos.

J.R.F. tuvo once hijos, cuatro nacidos de su primer matrimonio y siete de una relación posterior, y murió en 1976, antes de que se aprobara la Constitución española, que establece la no discriminación de los hijos por razón de su filiación.

Precisamente haber muerto antes del nacimiento de la Carta Magna, con lo que la sucesión quedó abierta antes de que entrara en vigor, es la razón que esgrime el Supremo para considerar que la herencia corresponde a sus cuatro hijos legítimos, si bien un voto particular considera que no se puede legislar en contra de lo que manda la Constitución aunque se base en hechos anteriores.

El portavoz de la familia asegura que la noticia les ha sentado "muy mal" y ha sido toda una "sorpresa", pues tras dos fallos favorables y unos seis años en el Supremo, no se esperaban este vuelco.

Los bienes en conflicto son una finca en El Bermejal y un solar en la que hay una casa construida hace 57 años en La Atalaya.

En cualquier caso, el daño es "moral" porque no necesita "un caso de tierra", aseveró.

Juan Rodríguez recordó que su padre se separó de su primera mujer en 1942 y se fue a vivir con su madre a Santa Brígida "sin un duro".

Gracias al dinero que su abuelo materno ganó en Fuerteventura en aquel entonces, abrieron una tienda de comestibles y "trabajaron duro" para criar a los hijos que comenzaron a nacer en 1943 y adquirieron las propiedades en conflicto, recordó.

Así que las tierras objeto de herencia son "de los hijos de Candidita", contestarán los vecinos, según aseguro Juan Rodríguez, quien no obstante no niega que los otros cuatro hijos tengan derecho a una parte, pero no a dejar al resto sin nada.

La relación entre los hermanos fue buena, y de hecho subían de la capital a Santa Brígida a comer el fin de semana, pero todo se torció con la muerte del padre a pesar de que estaban económicamente mejor situados y hasta pudieron estudiar, cosa que los otros no pudieron porque tuvieron que trabajar con sus padres.

Además, era "buena gente y emprendedora" y salieron adelante con menos trabajos que los criados en La Atalaya.

J.R.F., tras morir su primera mujer, se casó con su segunda pareja 34 años después de iniciar la convivencia y falleció a los quince días, mientras su segunda esposa murió a los seis años.

De los once hijos que tuvo, han fallecido cuatro, tres de su primer matrimonio, de los que queda una hija (la mayor), y uno de su segunda relación, explicó.

Los primeros hijos del hombre presentaron una demanda en la que querían dejar a los demás "hasta sin apellidos", aseguró Rodríguez, quien apuntó que la hermana menor tiene 44 y la mayor de la segunda pareja 64, mientras la única que queda del primer matrimonio debe rondar los 78, calculó.

Los hermanos declarados ilegítimos proseguirán su lucha ante el Constitucional porque consideran que el fallo es "una injusticia", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha