eldiario.es

Menú

El Niño dispara en modo ráfaga

ACUSA A NUEVA CANARIAS DE LO QUE SE HIZO CON UNA PRESIDENTA DEL PP

Lucas Bravo de Laguna se muestra muy seguro de sí mismo cuando comparece ante los medios informativos. Utiliza los mecanismos de manual y se enroca en las respuestas planas que, sin embargo, transmitan sensación de

- PUBLICIDAD -

Lucas Bravo de Laguna se muestra muy seguro de sí mismo cuando comparece ante los medios informativos. Utiliza los mecanismos de manual y se enroca en las respuestas planas que, sin embargo, transmitan sensación de plenas, que satisfagan a la masa periodística. Este martes, sin ir más lejos, durante una rueda de prensa para presentar un campus de baloncesto, provocó al respetable para que le preguntaran por la polémica gestión que él, como consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria, está realizando al frente del Club Baloncesto Gran Canaria. Su deseo no era aportar novedad alguna sino, sencillamente, mandar un recadito a Nueva Canarias, el partido al que pertenece el consejero insular Carmelo Ramírez, que anuncia grandes maldiciones políticas contra Bravo de Laguna por los charcos que continuamente se empeña en pisar. Así que a la tercera o cuarta pregunta del bucle final, cuando ya se había rebasado el cuarto de hora de comparecencia, soltó la perla que él quería: que vengan a protestarme los de Nueva Canarias para que vean lo que les voy a sacar. Y los que les va a sacar es el coste de la faraónica obra del Estadio de Gran Canaria, un proyecto que, recordó, empezó costando 4.000 millones de pesetas (¿se acuerdan?) y acabó en 14.000. Aquello fue un escándalo del que deberían avergonzarse muchos, sobre todo por el modo de ir modificando el proyecto hasta dar con el parto del dichoso estadio. Pero olvidó un nimio detalle el Niño Lucas: que siendo como era consejero de Deportes un consejero de Coalición Canaria (no de Nueva Canarias), quien presidía el Cabildo era nada menos que María Eugenia Márquez, destacada líder insular del PP que acabó tan quemada de la política, del partido y de Soria que se mandó a mudar para siempre de esos andurriales. Porque, queridísimos, en el periodo comprendido entre julio de 1991 y julio de 2007, en el Cabildo de Gran Canaria hubo siempre un pacto del PP (mayoritario) y de Coalición Canaria. Desmemoriado que es el niño.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha