eldiario.es

Menú

Viajes

Kuala Lumpur: guía para disfrutar al máximo la capital malasia

La capital de Malasia es un hervidero de culturas, religiones, gastronomías, colores, olores y arquitecturas

Las Torres Petronas, con sus 452 metros de altura, son uno de los edificios más altos del mundo

- PUBLICIDAD -
Kuala Lumpur, Torres Petronas, Malasia

Kuala Lumpur y sus Petronas, el símbolo de la capital de Malasia

Te puedes imaginar ciudades de contrastes e infinita diversidad, donde culturas, religiones, barrios tradicionales y grandes rascacielos van de la mano, pero Kuala Lumpur siempre irá un paso más allá.

La capital de Malasia se ha convertido en puerta de entrada al Sudeste Asiático y sería imperdonable no dedicarle unos días para descubrir todo lo que es capaz de ofrecer, porque busques lo que busques, ya sea comida local callejera o algunos de los mejores centros comerciales del mundo, lo encontrarás en esta gran ciudad de siete millones y medio de habitantes.

En Kuala Lumpur conviven tres culturas distintas, la malasia, la china y la india, con sus correspondientes religiones, la musulmana, la budista y la hinduista. Esto hace que la ciudad brille con un color especial, donde todo se mezcla, los olores de la comida distinguen cada barrio y se comparte una ciudad común.

Cómo aprovechar al máximo tu visita a Kuala Lumpur

Kuala Lumpur se merece como mínimo dos o tres días de tu tiempo, hay muchas cosas que hacer y aunque el trasporte es efectivo al final los días se te pasarán volando. Si quieres aprovechar al máximo la experiencia toma nota de estos consejos. 

Kuala Lumpur, Malasia

Los mercados y la comida callejera son los que dan vida a los barrios más auténticos de Kuala Lumpur.

El mejor alojamiento

Kuala Lumpur es una ciudad de rascacielos y muchos de sus alojamientos se encuentran en torres de gran tamaño. Hoy en día lo normal es ofrecer una piscina en el techo del edificio desde donde disfrutar del skyline de la ciudad. Verás que encontrarás opciones para todos los bolsillos y que no se trata solo de hoteles de lujo, tenlo en cuenta al hacer tu reserva porque esas vistas serán algo difícil de olvidar.

El transporte más económico

La red de cercanías y de metro de Kuala Lumpur cubrirá de sobra todos tus movimientos. No es ni cara ni barata, pero si buscas el máximo ahorro, además de un transporte efectivo, ten en cuenta el GOKL Citybus, un autobús urbano gratuito que recorre gran parte del centro de la ciudad con paradas en los puntos de mayor interés turísticos. Ni lo dudes, si ves un autobús de color lila parar junto a ti ¡súbete!

Las mejores compras

Si eres de los que solo compran por necesidad, al menos podrás disfrutar contemplando todas las opciones que ofrece la ciudad. Pero si eres un adicto a las compras… entonces ten cuidado. Si en el barrio chino en la calle Jalan Petaling encuentras todo lo imaginable, donde se copia todo lo copiable y alguna cosa más, en sus lujosos centros comerciales darás con las mejores marcas del mundo. Busques lo que busques y te gastes lo que te quieras gastar. No te puedes perder tampoco Little India, tanto para comprar como para comer, pero si quieres ver algo espectacular no dejes de visitar el Berjaya Times Square, un centro comercial con un parque de atracciones en su interior, con montaña rusa incluida.

Kuala Lumpur, Torres Petronas, Malasia

A sus pies las Petronas parecen no tener fin, pero las mejores vistas las tendrás desde alguno de los múltiples miradores de la ciudad.

Lo que no te puedes perder en Kuala Lumpur

Es fundamental tener claro qué quieres ver y qué no te puedes perder, aprovecha las sugerencias que te damos a continuación para marcar sobre el mapa los lugares imprescindibles que justifican incluso la más breve visita a la capital malasia.

Las Torres Petronas

Solo por ir a ver las Torres Petronas merece la pena cualquier viaje a Kuala Lumpur. De hecho, si pasas por su aeropuerto y tienes una escala lo suficientemente larga es aquí donde deberías aprovechar tu tiempo.

Se inauguraron en 1998 y con sus 452 metros  fueron las torres más altas del mundo hasta 2003. Cuentan con 88 plantas y subir hasta el mirador tiene un precio de 85 MYR (unos 17€). Las vistas son espectaculares, pero claro, ¡desde las Petronas no se ven las Petronas! Así que lo mejor es contemplarlas desde fuera, y si es desde otro mirador mejor. Lo más recomendable es hacerlo desde la KL Tower, el Hotel Traders, el Mandarin Oriental o el Gran Hyatt.

Si quieres entrar pero no subir, las plantas bajas del complejo albergan el centro comercial más lujoso de la ciudad.

Las Batu Caves

Las Cuevas de Batu, o Batu Caves, son otro de los principales atractivos turísticos de Kuala Lumpur. Se encuentran a unos 40 minutos en tren desde la estación central de la ciudad y son el santuario hindú más conocido fuera de la India.

Miles de peregrinos acuden hasta allí cada año, acogiendo auténticas masas durante el festival Thaipusam, y una enorme estatua dorada de 42 metros del dios Murugan, divinidad de la guerra y la victoria hijo de Shiva y Parvati, nos recibe en su puerta.

Para llegar a la cueva deberemos subir por una escalera de 272 escalones. Si merece la pena o no lo dejamos en tu mano una vez que llegues arriba. Ah, y cuidado con los macacos, que no se cortan un pelo.

Kuala Lumpur, Cuevas Batu, Malasia

Las Batu Caves es el santuario hindú más conocido fuera de la India.

La Plaza Merdeka

Malasia fue colonia británica hasta el 31 de agosto de 1957. Ese día la bandera de Gran Bretaña fue sustituida por la malasia en la plaza Merdeka, la que desde entonces es la Plaza de la Independencia.

Una vez en el centro de la ciudad es fácil llegar a pie, en ella encontrarás algunos de los edificios históricos más destacados, como el Sultan Abdul Samad, el Club Selangor, el Museo Nacional de Historia y la Biblioteca Memorial.

Jalan Alor, comida callejera de verdad

En Kuala Lumpur encontrarás algunos de los mejores restaurantes del Sudeste Asiático, pero si buscas la comida más auténtica y tradicional, la más sabrosa, entonces hazte un regalo y no te pierdas sus puestos callejeros.

En la calle Jalan Alor, en el triángulo dorado, verás que las calles se llenan de terrazas, de colores y de olores. Su mejor momento es al caer la noche y turistas y locales acuden en busca de los mejores platos, la variedad en su oferta parece no tener fin y te costará decidirte por un puesto en concreto. Si lo dejas para tu última noche te replantearás si acaso no merece la pena cambiar el avión del día siguiente con tal de volver a cenar allí una vez más.

- PUBLICIDAD -