Por la boca muere el besugo

0

Toni Cantó, el chaquetero mayor del Reino, ha logrado que Díaz Ayuso lo haya nombrado director de una oficina extraña en una comunidad autónoma que sirve teóricamente para promover el español, algo que ya hace sobradamente el Instituto Cervantes que pertenece al Ministerio de Cultura del Gobierno de España. 

El actor valenciano, que tiene una habilidad tremenda para saltar de un partido a otro, se dedicó a elogiar babosamente a Isabel Natividad Díaz Ayuso durante la última campaña electoral. Esos piropos lograron que finalmente la presidenta de la Comunidad de Madrid nombrara a dedo a este teatrero bamboleante al frente de una oficina a la que él mismo llamaría chiringuito si no fuese un cargo ad hoc que le supondrá ganar 6.000 euros mensuales mientras se dedica a escribir chorradas en su Twitter.

 No deja de ser curioso que uno de los políticos que más duramente ha criticado la creación de esos chiringuitos montados solo para correligionarios muy afines y que tantas veces ha puesto a parir al PP haya caído ahora en su propia trampa, pero claro, ¿quién va a hacer ascos a ganar un millón de pesetas de las de antes cada mes mientras se rasca el ombligo y sigue pensando en otros piropos que debe recibir la presidenta de la comunidad para poder seguir al frente del chiringuito?. 

Ahora se ha tragado sus propias críticas y sus propios sapos para sentarse cómodamente en un chiringuito sin sentido alguno porque las funciones que se supone que va a desarrollar ya las hace el Instituto Cervantes. 

¿Cómo se va a ocupar del fomento y desarrollo de la lengua española un político que comete faltas de ortografía continuamente en los tuits que escribe continuamente como el que vomita bilis por su boca? Es evidente que la adjudicación a dedo de la liberal Ayuso tiene más que ver con el peloteo y la adulación que con la capacidad real del personaje para estar al frente de esa oficina tan irrisoria.

Una vez más por la boca muere el pez aunque en este caso el besugo va a vivir bien del cuento con su nuevo chiringuito gracias a la libertad que invoca Ayuso y que le sirve para hacer lo que le salga del ombligo. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps