La 'economía creativa' de Hidalgo.

El pasado día 23 de enero, el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, presentó a los medios de comunicación los presupuestos municipales para este año 2020. Como ya es habitual en Hidalgo, cuando los presentó no los había entregado a la oposición, para evitar que le fueran a pisar la noticia y a contar algunas cosas de ese presupuesto “victorioso”.

El alcalde, antes cuando era concejal de Economía y Hacienda y ahora, cuando ha dejado de serlo y le ha encasquetado la concejalía de los dineros a Encarna Galván en este mandato, le echó flores a los presupuestos municipales que deben ser la repera. Según Hidalgo, las cuentas de este año pasan por tres ejes: la inversión social, la economía creativa y la transición ecológica.

Con respecto a la inversión social, el presupuesto de 2020 sube un escuálido 3,1% hasta alcanzar 25,88 millones de euros que, si se tiene en cuenta que los ingresos van a aproximarse a los 500 millones de euros, según explicó el alcalde, no parece una cantidad sobre la que pivote ningún eje. Sobre el presupuesto para la transición ecológica no se sabe nada. No hay una partida especifica para esa “transición” ni un plan que recoja – en los presupuestos – qué se va a hacer.

Y nos queda hablar de la economía creativa, que es el título de este artículo. Y por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con Hidalgo. Si algún organismo público en Canarias de Gran Canaria hace economía creativa es el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Y me explico.

Cuando se presentan los presupuestos de un año, se incluye unas páginas a las que eufemísticamente la concejalía llama “Proyección de la liquidación del presupuesto – del año anterior – a 31 de diciembre”.  Hay que tener en cuenta que el presupuesto anual se presenta a final de diciembre o a principios de enero (o en febrero como ha pasado alguna vez), y formalmente no se tienen cerradas las cuentas del año anterior.

Así, con el presupuesto de 2019, se adjuntó una proyección de la liquidación del ejercicio del 2018. En ella se indica que el gasto en inversiones reales sería, a 31 de diciembre de ese año, del 48% (42,1 millones de euros) de lo presupuestado, que fue de 87,4 millones de euros.

Y el gasto total del Ayuntamiento sería del 83% (354,1 millones de euros) de lo presupuestado, que fue de 428,1 millones de euros.

Dado que en los últimos años el presupuesto no se presenta en noviembre, para que entre en vigor el 1 de enero, sino a final de enero o durante febrero, siempre tuve la sospecha de que las cifras de la proyección estaban manipuladas convenientemente, para que fueran lo más altas posibles. Lo normal es que, si no el 31 de diciembre, sí el 31 de enero, la concejalía sepa casi con toda exactitud como terminó el ejercicio presupuestario. En 2019, en vez de presentar la liquidación del 2018 en el primer trimestre, como el gobierno municipal tenía obligación de hacer, se presentó después del verano. Por un casual, en mayo de 2019 había elecciones municipales y el bajo grado de ejecución podría afectar a los resultados.

La liquidación del ejercicio 2018 en las dos partidas que señalé antes presentaban grandes diferencias con respecto a la proyección. Las inversiones reales fueron del 33,7% (29,5 millones) del presupuesto, que fue de 87,4 millones de euros. Se dejaron sin gastar 57,9 millones de euros. En la proyección se decía que iba a ser del 48% (42,1 millones de euros). La desviación fue de casi el 15% y en millones de euros de los 42,1 proyectados a los 29,5 reales. ¡Un verdadero éxito de proyección y de economía creativa!

En cuanto a los gastos totales del Ayuntamiento: el 72,6% del presupuesto, que era de 428,7 millones de euros. En la proyección se decía que iba a ser del 83%, diez puntos porcentuales más de la realidad. El Ayuntamiento se gastó 311,2 millones y se quedaron sin gastar 117,5 millones de euros.

En la proyección del 2019 (entregada junto con el presupuesto del 2020 el pasado día 23), de los 80,2 millones presupuestados para inversiones reales, la inversión proyectada dice que se ejecutará solamente un 34,7%, dejando sin gastar 52,3 millones de euros.

Y el Ayuntamiento, de un presupuesto de 451,2 millones de euros, proyecta gastarse 265,6 millones de euros, o sea el 58,7%. ¡Se quedaran sin gastar 185,6 millones de euros!

Con estos antecedentes ¿Quién se cree las bondades del presupuesto de 2020? Si mantienen el nivel de ejecución en 2020 de los 472,2 millones de euros para gastos totales, únicamente gastaran 278 millones de euros, así que a final de año se quedarían sin gastar 194 millones de euros.

¿Ven ustedes porque titulo el artículo economía creativa? Con estos antecedentes, lo que cuenta el alcalde de los presupuestos del 2020 no me lo creo. Es posible que las cifras en el papel sean las que el dice, pero ¿Y serán capaces de gastarlas?

Los antecedentes del 2018 y el 2019 son para poner en cuarentena los presupuestos del 2020.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

    Autores

Etiquetas
Publicado el
6 de febrero de 2020 - 10:09 h

Descubre nuestras apps

stats