Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

Con el gas vamos pa´tras

Carta abierta a don Pedro Ortega,

Consejero de Economía, Industria,

Comercio y Conocimiento

Sr. Consejero:

En los últimos tiempos estamos asistiendo a una ofensiva mediática coral, coro gasista, integrado por los defensores de la introducción del gas natural en Canarias. Combustible fósil para la generación de electricidad y, también, para uso doméstico, al mismo tiempo que como ciudadanos, de forma paralela, observamos como se ponen dificultades para el acceso directo, sin intermediarios, a la energía solar en la modalidad de autoconsumo, en unas islas consideradas un paraíso para las renovables.

Este paraíso para las energías limpias, incomprensiblemente, se encuentra en el grupo de la cola cuando lo comparamos con el desarrollo que las renovables han alcanzado en el conjunto de las CCAA del estado español pero, incomprensiblemente, también, está en el último lugar en los territorios insulares de las regiones ultra periféricas, RUP, de la UE. Es decir, lo miremos por donde lo miremos, somos los últimos, eso sí, el Gobierno canario aparece estos días liderando la Red de las Regiones Ultra Periféricas de las energías renovable. ¿De qué van a dar ejemplo quienes no han hecho la tarea?

Los responsables directos de este panorama desolador están aquí, los gobiernos autónomos que en más de treinta años han sido incapaces de articular una política energética propia porque nunca ha existido una voluntad política para ese objetivo y sí como cómplices subordinados a los intereses de Unelco/Endesa, que mantiene engrasadas dos puertas giratorias, una de ámbito estatal para ex presidentes y ex altos cargos y otra autonómica denominada “consejo asesor” donde se sientan representantes del poder político, económico y la universidad, el cual se renueva cada cuatro años coincidiendo con los eventos electorales para ajustar las altas y bajas del consejo en función del resultado de las últimas elecciones para que la comunicación con el grupo de gobierno, recién llegado, fluya sin dificultad permitiendo preservar los mecanismos que garantiza la continuidad del monopolio y sus intereses.

Con lo dicho no estoy insinuando nada ni creando un contexto para la duda acerca de la honestidad de quienes se han sentado o se sientan actualmente en dicho consejo asesor, en absoluto, estoy describiendo, constatando una realidad que nos puede ayudar a entender lo que pasa en el sector energético canario.

Frente a la tesis de Endesa, REE y Enagás, con su argumentario de que el gas natural es necesario para la transición a las renovables y de las bondades de este combustible fósil en el sentido de que ahorra dinero, contamina menos y diversifica el mix energético y que el Cabildo de Tenerife y el Gobierno autónomo repiten como una portavocía delegada que se siente cómoda y segura porque del cuerpo técnico de los monopolios brota el saber hacer del conocimiento “neutral” que mantiene el funcionamiento de los sistemas insulares. Ante esta situación, la Px1NMEC quiere hacer las siguientes puntualizaciones:

1ª. Señor consejero, la Px1NMEC está por la transición hacia las renovables formando parte de un cambio de modelo energético. Y desde esta plataforma ciudadana entendemos que el cambio de modelo no es solo sustituir combustibles fósiles por renovables de generación concentrada ni la realización de grandes infraestructuras aisladas, se llamen Gorona del viento, regasificadora de Granadilla, tendido de alta tensión que atraviesa Fuerteventura o La Palma, no, es la organización de Planes Insulares de Transición Energética con una política sectorial que va desplazando el protagonismo de las eléctricas y la gestión de la oferta hacia los ciudadanos y la gestión de la demanda, en un proceso de descentralización o democratización del sistema, para cuyo proceso de cambio es imprescindible empezar por la implantación de la tecnología más madura y sostenible de todas, el ahorro y la eficiencia en los electrodomésticos, la edificación y el urbanismo y, por supuesto, las renovables de generación distribuida, donde la fotovoltaica doméstica se comporta como la tecnología más disruptiva para los intereses del monopolio, de ahí viene el impuesto al sol para no dañar los intereses de las comercializadoras de las eléctricas.

Señor Ortega, no nos confunda, su transición a las renovables es otra transición, es la transición que le conviene a las eléctricas para preservar los intereses de su negocio, una transición que considera imprescindibles a los combustibles fósiles, que se basa en grandes infraestructuras. El objetivo del proyecto de El Hierro no ha sido ni es la independencia del petróleo puesto que la estabilidad del sistema insular la da los grupos diésel de la central térmica de Llanos Blancos. Es una transición que silencia las tecnologías renovables gestionables porque son las que verdaderamente pueden sustituir a las fósiles, en un momento en que las renovables están llegando para quedarse. Nada que ver con la transición de la Px1NMEC que acabamos de describir más arriba. No se ha dado cuenta que de los aspectos que consideramos señas de identidad de nuestro modelo energético coincide plenamente con los que la reforma eléctrica del ejecutivo de Rajoy han penalizado o no han desarrollado?.

Lo que lamentamos de esta situación es que un representante público se identifique con la transición de las eléctricas, entidades privadas, y no con la que favorece los intereses ciudadanos y de los ecosistema insulares. A eso se le conoce como fraude democrático.

2ª. Cuando con criterios racionales no es posible justificar hoy la introducción del gas en Tenerife se recurre a mensajes demagógicos, a las medias verdades, para dar la apariencia de que se están haciendo bien las cosas. Por eso el mensaje del coro gasista utiliza como base de su argumentario una comparativa solo entre el petróleo y el gas, con la ausencia intencionada de las renovables, para que el gas quede bien posicionado justificando así su apuesta por más fósiles.

Cuando lo racional es poner sobre la mesa del mix eléctrico insular todas las tecnologías, cada una con sus costes, sus virtudes y limitaciones y priorizando aquellas tecnologías renovables que más gestionabilidad aportan al sistema, que las hay, pero curiosamente abandonadas, como es el caso de la geotermia de alta entalpia y que, según las estimaciones del IDAE, Tenerife podría cubrir hasta el 30% de la demanda insular cumpliendo con el objetivo de estabilidad que se pretende con el gas. Pero, sabe usted, señor consejero que los dos ciclos combinados de Granadilla de unos 420MW reciben una subvención, a una iniciativa privada, en concepto de incentivo a la inversión, de 24.000 euros por MW y año durante los diez primeros años, unos 100,8 millones de euros. ¿Dónde están las ayudas a la geotermia que se lleva unos cuarenta años investigando el potencial geotérmico de las islas y aún no se ha terminado de evaluar el recurso? ¿Conoce usted la isla de San Miguel de Las Azores, que cubre el 50% de su demanda eléctrica con geotermia? ¿Sabe lo que escuché en la Noche Europea de los Volcanes en Fuencaliente el pasado 30 de septiembre, en la mesa redonda, al final del debate, sobre geotermia en La Palma de un geólogo especialista en geotermia para explicar el abandono de esta tecnología? Que el problema era político, que en la política energética la geotermia para generar electricidad nunca ha sido un objetivo prioritario.

3.-Los antecedentes de la apuesta de los gobiernos autonómicos por el gas hay que situarlos en noviembre de 1988, cuando el parlamento canario se decide por este combustible fósil frente al uso del carbón que estaba previsto inicialmente para la central térmica de Granadilla y su homóloga en Gran Canaria y posteriormente se va manteniendo dicha apuesta en las sucesivas ediciones del PECAN, en la Ley de Directrices y en las DOSE. ¿No le parece a usted, señor consejero, que 28 años después en un escenario sectorial con cambios sustanciales como son la madurez alcanzada por las tecnologías renovables situándolas, como nunca antes había sucedido, en unas excelentes condiciones para competir con los recursos fósiles, es el momento de evaluar si hoy sigue siendo válida esa decisión tomada hace tanto tiempo? ¿No conoce usted el estudio realizado por el doctor ingeniero industrial Roque Calero realizado para Gran Canaria en el que demuestra que hoy el gas natural no solo no es la mejor solución para este sistema insular, sino que obstaculiza y retarda la introducción de renovables? ¿No le parece a usted que lo más sensato para quien actúa en representación de una administración pública debería, antes de seguir adelante con una infraestructura, verificar y contratar su viabilidad?  Porque no olvide que está gestionando recursos públicos. Los ciudadanos estamos cansados de asumir las consecuencias económicas de infraestructuras injustificadas.

4.-El gas natural no resuelve los problemas actuales del sistema energético de Tenerife de dependencia, sobrecostes o déficit y contaminación.

Es curioso observar como en la “Ley 17/2013, de 29 de octubre, para la garantía del suministro e incremento de la competencia en los sistemas eléctricos insulares y extra peninsulares”, que, entre otros objetivos, pretende justificar el gas, no se identifica la dependencia del petróleo de los sistemas insulares como uno de los graves problemas, eso sí, se prepara el terreno para garantizar el porcentaje de participación de los ciclos combinados en el mix insular para su viabilidad económica.

Sí, tenemos una escandalosa y temeraria dependencia del petróleo que habría que reducir con renovables. Esa es nuestra diversificación. ¿Me quiere explicar usted cómo disminuimos esa dependencia con el gas? Lo de usted es una diversificación con otro combustible fósil, pero no se reducen las importaciones. Por lo tanto, el gas natural no resuelve el problema de la dependencia, lo agrava, puesto que hay que construir, además, costosas infraestructuras, las regasificadoras, la cuales constituyen un peligro para las poblaciones próximas.

Con respecto a los sobrecostes, el argumento es que ahorramos dinero con el gas, habla usted de unos 300 millones de euros con las dos regasificadoras, contando con la de Gran Canaria, que va a ser que no, gracias a que, por primera vez en Canarias, hay un Cabildo con criterio propio en política energética y valentía para decir no, no al Gobierno autonómico y a las eléctricas. ¿Sabe usted cuánto sería el ahorro en petróleo, en los dos sistemas insulares de Tenerife y Gran Canaria, si en el 2015 se hubiese cumplido el objetivo del PECAN 2006 de un 30% de renovables? Pues superior a los 300 millones de euros, sin cuantificar las externalidades negativas del petróleo. Ya lo decía en 2012 el comisario europea de Energía, Günther Oettinger: “Es más barato invertir en renovables que importar energía (gas) de Argelia”. Por lo tanto el argumento del ahorro no es justificación.

Además, en su afán por castigar la opción democrática del Cabildo de Gran Canaria de oponerse al gas, no desaprovecha oportunidad para presionarle a través del sector empresarial, animando a los inversores de esa isla a que inviertan en Tenerife porque la economía será más competitiva, puesto que con el gas se reducen los precios de la electricidad. Esto no es así, justo al contrario, los precios bajan a mayor penetración de las renovables y suben con los ciclos combinados y centrales de carbón.

Señor consejero, en el mercado mayorista, que no se ha cambiado en la reforma de Rajoy-Soria porque es donde está buena parte del negocio de las eléctricas y la principal causa del déficit tarifario, los precios no se establecen en base al coste de las tecnologías que intervienen para ir cubriendo la demanda, es un mercado inflacionista, el precio más alto cada hora o al final del día, que se corresponde casi siempre con las tecnologías fósiles, es el que se toma como referencia, generando para las eléctricas, que controlan dicho mercado, los denominados “beneficios caídos del cielo”, es decir, por la cara, se embolsan varios miles de millones de euros al año. En algunos años ha superado los tres mil millones, los cuales se repercuten al recibo de la luz. Nada que ver con lo que usted cuenta que aparece con facilidad ocupando las portadas de medios, para decir medias verdades o mentiras completas.

5.-Con respecto al impacto ambiental del gas tenemos que decir que no hay debate. La solución más eficiente para mitigar el cambio climático es la de las renovables, sin lugar a dudas. Pero cuando ustedes hablan gases de efecto invernadero no se les puede creer, porque ustedes que crearon en 2009 la Agencia Canaria de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático, se la cargaron en julio de 2012 porque es imposible armonizar un modelo de desarrollo insostenible con medidas para mitigar el cambio climático, como lo constató Faustino García Márquez, director de la agencia y que fue la causa por la que dimitió de dicha responsabilidad. A través de una PNL de su propio grupo nacionalista CC-PNC, en noviembre de 2015, vuelven con un Observatorio Canario de Cambio Climático y, un año después, seguimos esperando por su puesta en funcionamiento, una vez más demostrando el poco interés que tiene su gobierno por los GEI. Mientras, el Cabildo de Gran Canaria, que en su opinión está equivocado en su política energética, es la única institución del archipiélago que ha puesto en funcionamiento un Grupo de Acción contra el cambio climático con importantes proyectos con la Oficina Española de Cambio Climático para analizar las consecuencias de los gases de efecto invernadero en los sectores productivos de la Macaronesia.

Señor Ortega, ya va siendo hora de que el Gobierno canario defina una política energética propia. Llevan ustedes mucho tiempo sin rumbo en el sector, por eso nunca encuentran viento a favor, van dando tumbos sin norte y navegan con la brújula de Endesa, REE y Enagás, por eso estamos a la cola en el desarrollo de las renovables. Usted como representante público se debe a los ciudadanos, a sus intereses, y no al privado de las eléctricas. No solo es Antonio Morales en Gran Canaria el que ha dicho no al gas natural, también David Ige, gobernador de Hawái, está en contra del gas para sus islas porque es dinero y tiempo que perderíamos para las renovables, dijo en la Cumbre de Innovación Resiliencia Asia Pacífico y Expo en Honolulu el 24 de agosto 2015.

Y, para terminar, una pregunta, usted que también es consejero de Conocimiento. ¿Conoce el trabajo de Roque Calero sobre Gran Canaria en el que demuestra que el gas no es la solución y dónde tiene usted el estudio que demuestra que hoy, con el desarrollo tecnológico alcanzado por las renovables, el gas natural es la mejor solución a los problemas del sistema insular de Tenerife?

Cordiales saludos.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

    Autores

Etiquetas
Publicado el
17 de octubre de 2016 - 10:22 h

Descubre nuestras apps

stats