La portada de mañana
Acceder
El PP afronta las europeas con seis puntos de ventaja sobre el PSOE
Crónica - Milei asalta la campaña de las europeas como necesita el PSOE
Opinión - Lo que el PP llama patriotismo. Por Esther Palomera
Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

¿Estamos haciendo política?

0

En nuestra joven democracia se ha instalado desde hace unos años una nueva figura que se pasea por las tertulias, las columnas y las sedes de los partidos e instituciones (porque las instituciones las dirigen los partidos) con la voluntad de querer ayudar al perfeccionamiento del entendimiento político que tiene la comunidad de sí misma, calmando así algunos de sus dolores. Esta es la figura del politólogo.

Tienen nombre propio: ellos son Ayoze Corujo, Laura Méndez, Bravo de Laguna, Romen Adán, Acaymo Viera, Carmen Pestano, Nira Fierro, Migdalia Machín, Onalia Bueno, Óscar Izquierdo, Alberto Báez, Ian Arencibia, Marcos Dosantos, Guillermo Pulido, Jesús Triana, Toni Martín, Irina Betancor o Jennifer Miranda.

Entre estas personas hay asesores políticos, líderes de organizaciones, militantes comprometidos, una consejera de gobierno y una alcaldesa, especialistas en inteligencia y defensa nacional o incluso uno de los más importantes lobistas de nuestro querido Archipiélago. Guste o disguste todos ellos forman parte de formas de hacer que fortalecen la democracia, estabilizan la relación entre actores políticos, generan consensos más amplios y acercan las soluciones a una suerte de co-gobernanza entre todas las partes afectadas por los problemas comunes.

Pongo un ejemplo:

Si algún recuerdo generó en la memoria colectiva el éxito de Cuna del Alma fue precisamente la regularidad y el aguante de varias personas acampadas durante meses, que no cesaron en su empeño, a favor del cumplimento de la Ley de Biodiversidad del Gobierno de Canarias y su catálogo de especies protegidas. El conflicto se produjo en relación a un posible incumplimiento de la Ley por parte de los promotores turísticos, muy interesados en el desarrollo del proyecto.

Es muy probable que algún consabido politólogo o politóloga, que no es más que aquel “estudioso del poder y sus relaciones” esté asesorando a los belgas sobre la posibilidad de albergar sus 4.428 camas en otro espacio de Tenerife, en buena lógica con la moratoria que pide el pueblo, y en la línea de la no iniciación de nuevas zonas turísticas, lo cual podría intuirse como solución pacífica y de buena voluntad ante esta pasivo-agresiva discusión social sobre como distribuimos el metro cuadrado en Canarias. Todo esto teniendo en cuenta de que los mejores embajadores del turismo de Canarias somos los habitantes de Canarias, y que mala cosa es tener al embajador en tu contra.

Desde la Ciencia Política, nuestra labor es la fortalecer y hacer entender mejor las relaciones entre la ciudadanía y el poder público, y esa labor trasciende de la universidad y los partidos políticos. Es posible una mediación ciudadana constante, que trate mejorar la agenda de políticas públicas, y dé una mayor lógica a los organismos públicos. 

En ese empeño no cesamos cada día. Agradecemos además, como desde la sociedad es más escuchado nuestro mensaje, y como es más tenido en cuenta desde casi cualquier tribuna el valor del juicio político por parte de sus intérpretes y actores.

Hoy Canarias está fortaleciendo las costuras de su sociedad, buscando con más asertividad su propia soberanía y su sentido común como pueblo. La mejor guía para entender la trascendencia de la transformación es la voluntad clara de organización institucional de todas las personas implicadas en el desarrollo del 20A, así como la sofisticación de sus propuestas al marco de la posibilidad y las competencias. Ellos no están en contra del turismo, están “a favor de su mejora”. Brillante marco que les sitúa como proponentes de la discusión. Recuerden que en este como en muchos otros debates de la vida, no gana la batalla quien tiene razón, si no el que marca los términos de la discusión, el que propone sobre lo que se discute.

¿Es posible otro modelo que genere tanta riqueza para las élites?, ¿no estarían desarrollándolo en vez de hablar de él? No se puede cambiar de élites económicas, pero sí de élites políticas. Es su íntima relación la que pervierte todo.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

Etiquetas
stats