Sobre este blog

El blog de Carlos Sosa, director de Canarias Ahora

Luego la cabeza de Cristina Tavío

El relevo en la presidencia del PP canario hará que se muevan otras piezas fundamentales en el engranaje de un partido que pretende encaramarse al Gobierno de Canarias lo antes posible, o en el peor de los casos, en las autonómicas de 2015, un sueño que Soria nunca pudo hacer realidad y que aún estos días trata de lograr con maniobras desestabilizadoras del pacto entre CC y el PSOE. Con Soria en Madrid de modo casi permanente, se pondrán en almoneda las presidencias insulares más apetecibles, especialmente la de Tenerife, donde casi todos los dirigentes dan a Cristina Tavío por amortizada. Elegida para ese puesto en diciembre de 2000, Tavío atraviesa en estos momentos sus horas más bajas a pesar de haber alcanzado unos resultados electorales magníficos y haber contribuido desde ese isla a que Soria sea más considerado aún en Génova. No tiene cargo público con presupuestos y mando en tropa, y se mueve sin recato para hacerse con la delegación del Gobierno o algún puesto de relumbrón distinto a su portavocía en la oposición en el Ayuntamiento de Santa Cruz o su pedanía parlamentaria. Paradójicamente, los que más le deben, los que consiguieron un puesto gracias a ella, serán los más dispuestos a relevarla por cansancio o por reconocimiento tácito de sus limitaciones ante los retos que por fin se le aproximan al PP en las Islas. También para sustituirla se ha postulado Miguel Cabrera Pérez-Camacho, que optaría a presidir el PP tinerfeño si Soria no suelta la poltrona regional, pero en la cola hay otros dispuestos a dar ese paso, como Ángel Llanos, que ya lo intentó en 2008 sin éxito.

Sobre este blog

El blog de Carlos Sosa, director de Canarias Ahora

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats