Gonzalo Piernavieja: “El Gobierno quiere descarbonizar Canarias en 2040, incluido el transporte”

Gonzalo Piernavieja, coordinar de I+D+I del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC)

El coordinar de I+D+I del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), Gonzalo Piernavieja, afirmó durante su intervención en el ciclo el ciclo Movilidad, Transporte y Descarbonización que organiza la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, en colaboración con la Fundación Cultural Canaria de Ingeniería y Arquitectura Betancourt y Molina, que “el Gobierno de Canarias quiere, tal y como prevé el Plan de Transición Energética que se tramitará en el Parlamento, descarbonizar toda Canarias en 2040, incluido el transporte”, adelantándose diez años al pacto verde internacional del Acuerdo de París. En su opinión, “estamos ante una gran revolución y vamos a tener que implicarnos todos. Se tienen que cambiar los sistemas de generación, el transporte y los sistemas de almacenamiento”.

Piernavieja explicó que la transición verde requiere “una inversión enorme” en infraestructuras y, sobre todo “requiere un cambio de mentalidad”, porque “hay que instalar muchísima energía renovable, idealmente empezando en zonas que ya estén entropizadas, como sucede con el autoconsumo”. Sin embargo, advirtió que “es necesario tomar conciencia sobre esta actualización tecnológica, que requerirá de nuevas infraestructuras, para avanzar en la transición energética” de modo que “nos tendremos que ir acostumbrando y verlas incluso en el mar para aprovechar la energía eólica marina”.

En este punto, insistió en que, en definitiva, la descarbonización “va a requerir un esfuerzo económico de miles de millones y también un esfuerzo social importante”. Sobre la viabilidad de que Canarias pueda afrontar esta radical transformación en tan corto periodo de tiempo, dijo sin dudarlo que “vamos que tener que acelerar, sea como sea, o nos quedaremos atrás” y que, de hecho, “en la Directiva de renovables europea y en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima hay epígrafes donde dice específicamente que se articularán medidas para los sistemas insulares que tengan dificultades”.

El que fuera viceconsejero de Industria y Energía del Ejecutivo regional entre 2018-2019 recordó que Canarias sigue quemando gasoil para generar energía y “no puede dar el salto a las renovables de un día para otro”. Por tanto, “es necesario un combustible de transición, que podría ser el gas, aunque se está hablando ya de gas con hidrógeno”. Según detalló, la idea es que, cuando se empiecen a renovar los grupos térmicos de generación existentes, como los que están en Candelaria o Granadilla, se hará con la vista puesta en que en los próximos años se irá progresivamente al hidrógeno”.

Respecto al rechazo en las islas a utilizar el gas, aclaró que la oposición social era a las regasificadoras en tierra y “está por ver qué combustible se utiliza finalmente y cómo entra en las Islas. Se trata de decisiones políticas. Es evidente que el gas es un candidato y ya hay infraestructuras flotantes que pueden dejar el gas en los puertos”.

Descarbonizar el transporte, el mayor consumidor de energía del Archipiélago, es el gran reto y, de hecho, el ITC ha elaborado una estrategia sobre cómo se tiene que electrificar el transporte, “un reto importantísimo”, pero ya estamos viendo las señales de Europa, que “está prohibiendo los coches de combustión interna”. Para este experto, atender la demanda del transporte requerirá instalar mucha renovable.

Durante su intervención, aclaró que Canarias está “muy bien en energía renovables para ser una región insular, con casi un 20% de penetración anual; de hecho, ya se están produciendo vertidos”. Es decir, hay energía excedentaria que no puede absorber la red porque, “si se producen sobrecargas - y en Tenerife saben muy bien como es esto- se corre el riesgo de una desestabilización, la seguridad del suministro o del propio sistema eléctrico”.

El problema es que “la energía eólica y la energía solar no son gestionables. Es decir, no son constantes y son difíciles de predecir. Hay que recordar que estamos hablando de sistemas insulares aislados y no olvidemos que la energía que se consume en una isla se tiene que producir en esa isla”, apostilló.

Asimismo, aseguró que “para tener un sistema que dependa de energías renovables, hay que contar con sistemas de almacenamientos”. Según la estrategia elaborada por el ITC para la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, va a haber se contemplan tres tipos de almacenamiento. Uno a nivel usuario, asociado sobre todo a instalaciones de autoconsumo, fundamentalmente fotovoltaica en viviendas, donde probablemente se tendrá que instalar baterías porque en las casas el consumo es nocturno, y en industrias o comercios, cuya actividad se desarrolla de día. El segundo tipo correspondería a las redes de distribución, que serían también baterías y otras tecnologías como supercondensadores o volantes de inercia, asociadas, entre otros, a generadores de energías renovables, y el tercero consistiría en el almacenamiento a gran escala o a nivel insular.

El coordinador de I+D+I del ITC señaló que será necesario garantizar potencia firme para atender la demanda y, además de las tecnologías convencionales, solo la energía geotérmica de alta entalpía o centrales de almacenamiento de bombeos reversibles la garantizarían a corto y medio plazo. “En Gran Canaria ese problema lo resolvería el bombeo reversible de Chira-Soria, un proyecto avanzado, pero que está sometido al debate social, mientras que en Tenerife aún está sin concretar”.

La gran incógnita en Canarias es la energía geotérmica de alta entalpía. Según comentó, hay estudios que apuntan a que sí puede haberla en Tenerife, La Palma y, posiblemente, Gran Canaria. “La ventaja de esta fuente es que es una energía constante, no como la solar o la eólica, y podría considerarse casi como un almacenamiento energético. Esto podría significar un avance importantísimo para la isla de Tenerife en ese proceso de descarbonización”, aseveró.

Respecto a la energía eólica marina, destacó la importancia que tiene el Archipiélago especialmente para la flotante, pero sostuvo que este tipo de energías es necesario en las Islas por las restricciones del limitado y protegido territorio insular para la implantación de parques eólicos y solares en tierra.

También consideró residual la aportación de la energía producida con biomasa al sistema, pese a que ya existen experiencias en las Islas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats