Gran Canaria inicia la restauración de las zonas afectadas por el incendio de agosto en la cumbre

Columna de humo del incendio en la cumbre de Gran Canaria, desde el casco del municipio de Moya

El Gobierno de Canarias ha iniciado las labores de campo para promover la restauración medioambiental y evitar la erosión de las zonas de Gran Canaria afectadas por el gran incendio forestal que tuvo lugar el pasado mes de agosto de 2019.

El proyecto, encargado a la empresa pública Gesplan, cuenta con un presupuesto de 1.453.857,99 euros, desglosado en dos anualidades (2020 y 2021) y un plazo de ejecución un año, que arrancó la semana pasada y tiene previsto finalizar el 30 de junio de 2021, informa la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático en un comunicado.

El consejero responsable del área, José Antonio Valbuena, explica que la Viceconsejería de Lucha Contra el Cambio Climático de su Departamento y Gesplan organizarán y ejecutarán los trabajos, en coordinación con el área de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, a la que corresponderá la dirección técnica del proyecto.

En este sentido, destaca la cooperación entre las instituciones y señala que estas labores “son esenciales para garantizar la recuperación de la masa forestal y para salvaguardar a las especies vegetales protegidas que se vieron más afectadas por el fuego”.

Tras una visita de campo efectuada por los técnicos de ambas administraciones y de Gesplan, se establecieron las zonas más prioritarias para empezar los trabajos, que se desarrollarán en las zonas de cumbres y montes públicos o consorciados con el Cabildo, en los espacios de la Red Natura 2000, espacios naturales protegidos y zonas de especial conservación afectadas por el fuego.

Entre las primeras medidas, se encuentran la recuperación de la masa forestal afectada en estas áreas, con actuaciones de desbroce, corta de arbolado quemado, podas, tronzado, desrame, astillado, reparto y disposición de los residuos, plantaciones y riegos de asentamiento, así como actuaciones de restauración hidrológica y forestal con la ejecución de albarradas y fajinadas.

Asimismo, está previsto el vallado para la exclusión de herbívoros de la cabecera del Barranco del Andén y de los Riscos de Chapín, dos zonas que fueron totalmente arrasadas por el fuego, con la consiguiente destrucción de ejemplares de especies vegetales endémicas.

El vallado también se llevará a cabo en el interior de Tamadaba, donde se incluirán ejemplares de otras especies que hayan sido afectadas por el fuego.

Etiquetas
Publicado el
16 de junio de 2020 - 16:24 h

Descubre nuestras apps

stats