eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Carlos Elordi

Carlos Elordi es periodista. Trabajó en los semanarios Triunfo, La Calle y fue director del mensual Mayo. Fue corresponsal en España de La Repubblica, colaborador de El País y de la Cadena SER. Actualmente escribe en El Periódico de Catalunya.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 16324

El peligro se llama Manuel Marchena

Si se les preguntara en privado, es muy probable que la mayoría de los miembros de las nuevas cámaras dijeran que no está de acuerdo con que cuatro diputados y un senador, los catalanes del procés, estén en prisión. La simpatía, incluso el afecto, con que muchos de ellos los acogieron en la sesión constitutiva de Las Cortes -no pocos se empujaban para poderles dar la mano- abre el camino a esa hipótesis. Pero la opinión de los representantes de la ciudadanía no cuenta en este asunto. Ahí quien manda es Manuel Marchena, el presidente de la sala que los está juzgando. El hombre que esta semana se ha permitido doblar el pulso a la presidencia del Congreso y el que dentro de poco, con su sentencia, puede decidir el devenir político del país.

Observando desde la distancia el vaivén de los acontecimientos de estos últimos cuatro días se descubre una lógica interna entre todos ellos. Se puede colegir que la negativa del Tribunal Supremo a ordenar la suspensión de los parlamentarios independentistas fue el acto que desencadenó la terrible ofensiva de las derechas contra la nueva presidenta del Congreso, tratando de ahogarla, incluso de obligarla a dimitir, casi antes de que hubiera abierto la boca. Hasta el punto de que se podía pensar que esa secuela de acciones y reacciones estaba previamente pensada.

Seguir leyendo »

¿Esto va a ser la oposición?

Si lo del martes en el Congreso es lo que van a dar de sí las derechas, lo tienen claro. Porque la estrategia de sacar las cosas de quicio, insultando, mintiendo o pateando no les va a llevar a ninguna parte. Hace tres semanas las urnas les dijeron claramente que la crisis catalana podrá preocupar mucho a mucha gente, pero no tanto para justificar cualquier barbaridad. El momento político es ya otro. Ahora la serenidad y el empeño en afrontar los problemas tienden a abrirse paso. Y ninguna de las tres derechas está preparada para colocarse en ese nuevo escenario.

Aporreando sus pupitres, Vox se llevó la palma del disparate. ¿Para eso han accedido al parlamento, para demostrar que sólo saben dar golpes? Pero Albert Rivera, con unos movimientos bien estudiados, nada naturales, dejó ayer muy claras las carencias y limitaciones de un partido que pretende nada menos que liderar la oposición. ¿Con qué? ¿Repitiendo una y otra vez que los dirigentes independentistas catalanes son lo peor, que no tienen derecho a nada? ¿No le basta con que estén siendo juzgados, con que les puedan caer condenas espantosas y que lleven casi año y medio en la cárcel?

Seguir leyendo »

El cambio es posible. Pero hay que hacerlo bien

Faltan detalles importantes. Algunos se aclararán tras las elecciones municipales y autonómicas. Otros en las negociaciones que empezarán el mismo 27 de mayo y que continuarán tras el 1 de julio, fecha anunciada para la investidura. Pero ya hay pocas dudas de que Pedro Sánchez será presidente. Lo que vendrá después no es tan previsible. Porque habrá llegado el momento de las reformas. No sólo las necesarias para abordar la crisis catalana, que seguramente se aplazarán un tiempo, sino, sobre todo, las que habrá que hacer para atender a la demanda social de cambio y a la necesaria puesta al día del país para superar definitivamente la crisis. Y sobre eso las cosas no están tan claras.

La lista es larga. Y tan importante como los asuntos que forman parte de ella es el orden en que serán afrontados. Ya no se tratará de anunciar cosas con el fin de atraer votos, que es lo que viene ocurriendo desde hace casi cinco años, sino de aprobar medidas que provoquen efectos reales, que funcionen. No es lo mismo empezar cambiando la reforma laboral de Rajoy que mejorando las condiciones financieras y de funcionamiento de las empresas, particularmente de las menos poderosas que son las que más gente emplean, para que éstas puedan asumir esos cambios y empezar a reducir la precariedad.

Seguir leyendo »

El ultraderechista más peligroso es Donald Trump y nadie le dice nada

Por ahora Estados Unidos no va a atacar militarmente a Irán. Pero la ofensiva diplomática que desde hace un año Trump libra contra ese país va a tener consecuencias muy graves, e irreparables, en el escenario mundial. Las está teniendo ya. Por otra parte, y aunque se modere en un futuro inmediato, la guerra comercial que el presidente estadounidense ha declarado a China puede terminar siendo el desencadenante de la recesión a escala global. Trump es un peligro que puede dejar pequeño a George Bush. Y, sin embargo, nadie le hace frente. Ni siquiera de palabra.

Lo más inquietante en el escenario iraní es que, según los expertos, Teherán va a reanudar su programa nuclear con fines militares. Seguramente ese proceso ha empezado ya. Porque ya estaba avanzado cuando en 2015 Obama logró acordar su interrupción, a cambio de una progresiva reducción del bloqueo económico y comercial occidental a ese país. Y que se sepa, los iraníes no han desmantelado ninguna instalación desde entonces.

Seguir leyendo »

La dignidad y el valor del oficio de la política

La liturgia de la muerte en España insulta a veces a la razón. Viendo la lista interminable de personajes o personajillos excelentes que desde hace un día largo cantan las excelencias de Alfredo Pérez Rubalcaba, no cabe sino preguntarse dónde estaban esas gentes cuando, no hace mucho, este gran hombre político vio acabada su carrera. ¿Por qué ninguno pidió, al Estado o a quien fuera, que le encontrara un sitio adecuado para que pudiera seguir influyendo en la marcha del país? ¿Por qué nadie se indignó al saber que había terminado dando un par de clases de química a la semana?

En cambio, no cuesta mucho imaginar lo que habrían dicho muchos de los compungidos de hoy si Rubalcaba hubiera aceptado una de las varias ofertas que importantes instituciones privadas le hicieron para que se uniera a ellas, pagándole muy bien a cambio de un favor de vez en cuando. Nadie se lo habría tolerado.

Seguir leyendo »

¿Por qué las municipales y autonómicas interesan tan poco?

Llama la atención el poco interés que suscitan las elecciones autonómicas y municipales. Por no hablar de las europeas. Faltando dos semanas y media para su celebración no se habla de ellas en ningún medio de ámbito estatal y los líderes políticos ni las mencionan. Aunque nunca han provocado un gran entusiasmo, en ocasiones anteriores se les prestó bastante más atención. Sin embargo, el 26 de mayo los electores van a decidir cuestiones importantes, que pueden influir mucho en la configuración del espacio político. El riesgo que se corre es que tal postergación provoque un aumento de la abstención, que ya se prevé alta.

La proximidad con las generales es una de las razones de ese desinterés. Y más cuando éstas generaron tanta movilización y pasión como las del 28 de abril. Es imposible agitar las conciencias cuando estas todavía no se han recuperado de los sustos, las alegrías y las decepciones de hace menos de dos semanas. Los motivos que llevaron al gobierno a decidir un calendario tan poco convencional y, desde luego, inédito en nuestra democracia, van a tener un coste. Que puede no ser pequeño.

Seguir leyendo »

Un nuevo proceso para Cataluña

Todo parece indicar que Pedro Sánchez no necesitará del apoyo de los independentistas catalanes para ser investido. Y más si sus cuatro diputados –Junqueras, Turull, Rull y Sànchez– recogen su credencial pero son suspendidos y por tanto no pueden votar. Si además el PSOE no favorece a Esquerra para que entre en la Mesa del Congreso, el nuevo Gobierno se constituirá sin necesidad de negociación previa alguna con ese partido y con el de Puigdemont. La derecha se verá así privada de argumentos para atacar a los socialistas durante la campaña de las municipales y autonómicas. Y el problema catalán, el primero de la política española, podrá ser abordado con tiempo y serenidad.

Está claro que ese conflicto se ha desdramatizado en los últimos meses. Hasta el punto de que el PP y Ciudadanos casi dejaron de hablar del mismo en la última fase de sus campañas. La normalidad, hasta el tedio, con la que se ha venido desarrollado el juicio contra los dirigentes del procés ha contribuido a ello. Normalidad dentro de la sala y, sobre todo, fuera de ella, con movilizaciones solo simbólicas y cada vez más escasas. La división, cada vez más ostensible, entre los dos principales partidos independentistas también ha influido. La opinión pública la ha percibido como una pérdida de fuerza en su guerra con Madrid.

Seguir leyendo »

Todavía es pronto para hablar de Gobierno

El calendario no engaña. Hasta el 21 de mayo no se constituirán las nuevas cámaras. Desde entonces, podrían pasar hasta dos meses hasta que se votara la investidura. Tras eso, y en el plazo que considere oportuno el nuevo presidente, se anunciará el nuevo gobierno. Es decir, hacia principios de julio. Entre tanto se habrán celebrado las elecciones municipales y autonómicas, cuyos resultados podrían orientar la política de alianzas de unos y de otros. ¿Por qué faltando tanto tiempo y algunos datos importantes de lo que se debate ahora en la escena política es la composición de ese futuro gobierno?

Pablo Iglesias y Unidas Podemos son los que con más energía se han lanzado a esa polémica. Exigen formar parte del nuevo Ejecutivo, como si esa fuera la cuestión principal del escenario que han abierto las elecciones del 28 de abril. También la CEOE, el Banco de Santander y alguna otra instancia de los poderes económicos consideran prioritario el asunto y piden que el PSOE se alíe con Ciudadanos.

Seguir leyendo »

Vox da miedo

Su líder no estuvo en los debates. Y eso seguramente le favoreció. Porque no se quemó y porque su ausencia agrandó su aureola de alternativo. La gente de Vox sale poco en los grandes medios pero manda en las redes sociales, que maneja muy bien, hábilmente instruida. Llena sus mítines con miles y miles de seguidores enfervorizados. Pero sobre todo va bien en las encuestas y no pocos temen que vaya muy bien. Vox puede dar la campanada este domingo. Y eso da miedo. Porque si tiene la oportunidad de hacerlo, está dispuesta a destruir sin miramientos las bases y los principios sobre los que se asienta nuestra democracia.

Hace un año nadie habría dicho que un partido de ultraderecha pura y dura iba a ser la referencia central de unas elecciones generales en España. Pero hoy lo es. Porque si obtiene los resultados que algunos le vaticinan en las últimas horas, hasta 50 o más diputados, hay quien dice que hasta 70, no sólo haría que la derecha ganara las elecciones, con Vox como frontispicio de cualquier futura coalición conservadora, sino que también propiciarían crisis en sus socios, empezando por el PP, que le reforzarían aún más de cara al futuro.

Seguir leyendo »

La derecha lo hace cada vez peor y Vox espera

Por mucho que nos digan que los debates televisivos de esta semana han sido decisivos para la suerte de las elecciones, los estudios que se han hecho sobre experiencias similares concluyen que un debate mueve, al máximo, el 2% de los votos, siempre que no se salga de madre y hunda a uno de los rivales. No siendo despreciable esa cantidad, no parece que vaya a ser decisiva el 28 de abril. Entre otras cosas, porque se reparte entre las distintas batallas electorales que están librando los partidos. En consecuencia, lo verdaderamente decisivo es que las encuestas acierten o no.

La media de las que se han publicado apunta a una victoria del PSOE con bastante ventaja sobre el PP y, no muy lejos de este, el trío Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox, con distancias entre ellos que pueden perfectamente ser anuladas por el margen de error que admiten todos los sondeos. Además, casi todos ellos concluyen que la suma de escaños de las tres derechas no conseguirá la mayoría absoluta.

Seguir leyendo »

  • Mirada al mundo

    La crisis puede provocar la inestabilidad política del sistema

    #8 La explicación que yo doy al interés por España de los diarios que Vd. cita -y que no viene de las últimas semanas, sino de más atrás- es que España es el punto débil por donde puede romperse todo el entramado del euro y, si eso ocurriera, por donde podría empezar a producirse, lo dicen los expertos, un cataclismo similar al de Lehman Brothers. En definitiva, que es el sitio al que hay que mirar y, de hecho, al que miran no sólo esos periódicos, sino to el mundo económico y financiero. Si hubiera otros motivos menos claros, yo los desconozco y tampoco se me ocurren. Carlos Elordi