Jóvenes talentos protagonizan la jornada inaugural de la Semana de Moda Baño de Gran Canaria

Desfile de Moda Cálida en Gran Canaria.

Jóvenes talentos han dado este jueves el pistoletazo de salida a la Semana de Moda Baño de Gran Canaria, que ha arrancado con una pasarela circular llena de luz, color y sonido que transporta a cualquier parte del planeta gracias a su formato netamente virtual potenciado para romper cualquier frontera.

En un comunicado, el Cabildo de Gran Canaria explica que este acto, con proyección internacional, sirve de escaparate a todos los creadores de moda baño y se pretende fomentar la emprendeduría con talentos emergentes. “El futuro de la pasarela, imprescindible para el sector, pasa por seguir apoyando y facilitando la aparición de nuevas marcas, y en los últimos años han pasado de dos a ocho, indicativo de que vamos en la dirección correcta” ha afirmado el presidente del Cabildo, Antonio Morales, junto al director de Industria, Juan Manuel Gabella.

En esta edición 2020, frente a un público exclusivamente profesional al que asistieron la cantante Mala Rodríguez o la modelo canaria Aída Artiles, los encargados de inaugurar la pasarela fueron Laut, que desplegó todo un homenaje a las mujeres fuertes que sacaron a sus familias adelante tras la guerra e inspiraron a las siguientes generaciones, y Rubén Rodriguez, con una colección teñida del espíritu más trianero y flamenco, con elementos del folklore de Andalucía, como la Feria de Abril o la Semana Santa, y líneas simples con volúmenes que evocan la característica bata de cola.

La jornada continuó con los desfiles dobles de Suhárz y Ola Olita; la primera firma ha presentado Silver, una colección que revisita la imaginería egipcia, trasladándola a nuestros tiempos. Sobre la pasarela se vieron diseños que representan a personajes y deidades de la antigüedad egipcia dirigidos a un hombre moderno y actual y a una mujer amante de la braguita alta y los triquinis.

Suhárz apuesta por el uso de materiales ecológicos como la goma reciclada que, además, aporta confort y se adapta a la silueta del cuerpo. Ola Olita por su parte ha trasladado al público a Venecia y a su isla de Lido, bañada por el mar Adriático y con imponentes playas de arena blanca y aguas cristalinas. La colección consta de bañadores con escotes amplios y cortes que alargan las piernas; tops de triángulo y de aro y prendas de lentejuelas con fondo turquesa.

Y del Adriático al Mediterráneo de la mano de Sunno By Bene Cape, siguiente colección sobre la pasarela y que toma como referencia para los estampados algunos elementos del imaginario del mar y de los pueblos costeros tales como redes, algas o la espuma de las olas. Incluye además modelos confeccionados con tejidos cien por cien reciclados, hechos a partir de botellas de plástico recuperadas del mar.

Pomeline, por su parte, deplegó una colección ecléctica y llena de guiños a Japón, tierra de misticismo, de guerreros samuráis, de hermosas geishas y de contrastes donde conviven la más avanzada tecnología y la tradición.

En este edición, una de las principales apuestas es la sostenibilidad de la mano de firmas como la portuguesa Voke Swimwear, que ha presentado una colección ecológica compuesta por 16 piezas llenas de color, actitud y textura. La firma ha desarrollado una colección más consciente para todos los amantes del mar y para los amantes de la playa, recreando algunas de sus piezas favoritas con textiles y materiales ecológicamente pioneros. La colección emplea licras basadas en el hilo Econyl, hechas con redes de pesca y otros desechos de nylon dejados en el mar. No faltan siluetas afiladas y alargadas de estilo vintage, como el clásico de la marca: el bañador-peto en varios formatos.

La colección Summer Moon de Román Peralta puso a continuación sobre la pasarela la magia de una noche de verano donde se completa el ciclo lunar. Una reunión donde se danza y se disfruta bajo la luz de la luna llena. El eje central de la colección es la ausencia de colores y la primacía de lo monocromático. Una dualidad entre luz y oscuridad, representada por el blanco y el negro, que simbolizan las diferentes formas de la luna según el momento del ciclo. Los cortes horizontales en el patrón se van distorsionando hacia una asimetría contenida, para finalizar en cortes verticales, señas de identidad características del diseñador. A través del trabajo del patrón se evocan las formas de la luna. El brillo y pedrería están presentes en algunas siluetas.

The Knot Company presentó Despertar el Alma, una evocadora colección inspirada por la sensibilidad humana hacia la belleza y por un mensaje crítico con los valores consumistas de nuestra era. Dos líneas forman la colección, una representada con un estampado de malla o red, que representa la cultura de consumo; y otra línea con un estampado abstracto en el que estatuas clásicas, dameros y árboles representan el meditar hacia el cambio.

Para terminar, Como la Trucha al Trucho presentó True Chill. Inspirada en las obras cinematográficas de Wes Anderson, la colección es un ejercicio de inversión dentro de su universo. La firma ha creado, como si en una de sus películas se tratase, una serie de personajes que llevan en sus looks un retrato familiar con diferentes personalidades.

Hasta el sábado, 24 de octubre, la pasarela canaria acogerá los desfiles de las firmas canarias Diazar, Palmas, Carlos San Juan, Maldito Sweet, Lucas Balboa, Chela Clo, Nuria González, Arcadio Domínguez y Aurelia Gil, junto a Kokú Kids, Ladybug’s Cris e It Child en la categoría infantil.

Asimismo, cuenta con la participación de firmas referentes del sector nacional e internacional como TCN, Bannana Moon, Livia, Guillermina Baeza, Carlos San Juan, Gottex, Aurelia Gil, Dolores Cortés, Como un Pez en el Agua, Énfasis, All Sisters, All That She Loves, Palmas, Miss Bikini y Ágatha Ruiz de la Prada; junto a las marcas infantiles Fátima Rodríguez, Bannana Moon Kids, Dolores Cortés Kids, Cosas de Mon y Belle & Rebel.

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2020 - 22:33 h

Descubre nuestras apps

stats