El presidente de Canarias ya tiene el nombre del nuevo consejero o consejera de Sanidad

El director de eldiario.es, Ignacio Escolar, y el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, durante su conversación en 'Confinados'.

No ha sido un año fácil para el Gobierno que lidera Ángel Víctor Torres en Canarias. Un incendio voraz que arrasó la cumbre de Gran Canaria, la quiebra de Thomas Cook, un episodio de calima jamás vivido, el infarto de un miembro del Ejecutivo y el primer positivo de COVID-19 de España en La Gomera son, según el presidente autonómico, obstáculos que lo han puesto a prueba desde que llegó al poder gracias al pacto con Nueva Canarias, la Agrupación Socialista Gomera y Sí Podemos. Torres ha participado este martes en Confinados para hablar con el director de eldiario.es, Ignacio Escolar. En la entrevista, el presidente canario ha subrayado que, pese a que el Archipiélago es la comunidad menos afectada por la crisis sanitaria en cuanto a número de infectados y fallecidos, el parón de la economía y el cero turístico han dejado a la mitad de la población, 500.000 personas, en una situación de desempleo o en ERTE. Canarias está más cerca de la "nueva normalidad" y de reabrirse al turismo, pero "lo importante ahora es que no haya un rebrote": "Dar marcha atrás y volver a confinarnos nos mataría".

El presidente autonómico ha aprovechado la conversación con Escolar para anunciar que ya tiene decidido quién será el nuevo consejero o consejera de Sanidad del Gobierno regional. En la actualidad, el puesto lo ocupa interinamente el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, después de que Torres destituyera a Teresa Cruz Oval. Será en los próximos días cuando se haga público el nombramiento, pero el socialista ha adelantado que se trata de una persona "experimentada en la política y con trayectoria en la gestión a ese nivel". "Debe tener en cuenta que le va a tocar un trabajo muy duro y que recibe una magnífica Sanidad en Canarias, que ha respondido con holgura a una situación dramática. Tendrá días duros en la política y en la vida, y ante el desánimo debe responder con resistencia física y mental".

Torres ha señalado que también la vacante en la Consejería de Educación después de que dimitiera la consejera María José Guerra será ocupada en los próximos días. Preguntado por un lector sobre cómo será el nuevo curso académico en septiembre y si el Ejecutivo prevé aumentar el número de docentes y reducir la cifra de estudiantes por aula, el presidente canario ha respondido que ya en enero se aprobó en los presupuestos incrementar el profesorado y que se realizarán inversiones diversas, no solo en infraestructuras. "Para eso nos vendrá bien el uso del superávit autorizado este martes en el Consejo de Ministros", afirmó.

Canarias terminó el pasado ejercicio con 321 millones de superávit, equivalentes al 0,68% de su Producto Interior Bruto (PIB), unos remanentes que la Ley de Estabilidad Presupuestaria obligaba hasta ahora a destinar, básicamente, a amortizar deuda. "Que ahora podamos usarlo para gasto social es un hecho histórico, porque lo llevamos peleando desde 2012", celebra el presidente. Asimismo, también ha aplaudido el reparto de 16.000.000.000 euros entre las autonomías. "A Canarias le tocarán aproximadamente 580 millones. Todo lo que podamos exigir es poco frente a las necesidades que tenemos, pero nos vendrán magníficamente bien".

Reactivación turística

Más allá de estos fondos, el Archipiélago sitúa todas sus esperanzas para reactivarse en la recuperación del turismo. Las Islas reciben al año entre 15 y 16 millones de visitantes, un flujo turístico que tiene mayor fuerza entre septiembre y marzo. Una cifra que espera retomar y, para ello, el Gobierno regional trabaja en un protocolo que permita que la movilidad de personas se realice de forma segura. Algunas de las propuestas son realizar PCR a los turistas y pedir declaraciones juradas a quienes se trasladen a Canarias. "Esto no es una perreta nuestra. Lo que queremos evitar es que se llenen los hospitales y velar por la seguridad de la gente".

Reino Unido, Alemania e Italia son los tres grandes emisores de turistas a Canarias. Preguntado por la posibilidad de que los visitantes británicos pasen una cuarentena al llegar a las Islas, el presidente canario señala que se aplicará "el mecanismo de la reciprocidad", que tendrá en cuenta las medidas que Reino Unido tome con los turistas de otros países.

Sobre las medidas de seguridad de las playas, Torres explica que su regulación corresponde hasta el momento a los ayuntamientos y apela a la responsabilidad individual. "Si hay que cerrar una playa, se cierra. Lo importante es entender que la responsabilidad individual nos afecta a todos. Cualquier persona que no cumpla, puede dañar la salud pública". Las zonas rurales y el campo del Archipiélago son las grandes demandas de quienes llegarán en las próximas semanas. "En julio y agosto nos prepararemos para un turismo interior peninsular y canario".

La crisis provocada por la COVID-19 también se percibe como una oportunidad para repensar el modelo turístico. La pandemia sorprendió a Canarias trabajando en una nueva Ley para la transición ecológica, una norma que, tal y como explicó Torres, ha recibido más aportaciones públicas que cualquier otra. "Está enfocada hacia un turismo sostenible, más centrado en su calidad que en la cantidad".

La sostenibilidad es uno de los principios vertebradores del Pacto para la Reactivación Económica y Social de las Islas. Un documento apoyado por patronales, agentes sociales, los siete cabildos y por todos los partidos del Parlamento canario, salvo el Partido Popular y Ciudadanos. "El PP no lo firmó porque desde Madrid no les dejaron. Cs se desmarcó, pero participó de forma activa en su elaboración y lo seguirá haciendo". Así, Torres ha valorado también el apoyo que ha recibido por parte de todos los presidentes autonómicos anteriores: "Me han dicho que ninguno ha tenido que enfrentarse a algo así".

Sin embargo, en el ámbito nacional, el socialista rechaza la "oposición irresponsable" que han protagonizado el PP y Vox, con la única voluntad de hacer caer al gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. "Hacen un acoso y derribo que abochorna. La gente en su casa ve esos mensajes lapidarios, su uso de la palabra como arma para agredir al contrario. La gente se termina desenganchando de la política".

Miedo a un rebrote

El presidente de Canarias reconoce que nada será igual después de la pandemia. "La gente ya no se da besos. Esto para los latinos es un cambio y un trauma para nuestra forma de vivir. Cuando comenzaron los alivios al confinamiento, las personas ya no querían salir", señala. Sin embargo, confía en que "vendrán tiempos mejores" y espera que si se produce un rebrote sea más leve. Para ello, es fundamental la implementación de medidas de seguridad y de protección social como la distancia personal o el uso de mascarillas. "Entraremos en la nueva normalidad, pero continuarán las restricciones en los espacios y evitaremos las muchedumbres". Una nueva forma de convivir que espera a la llegada de una vacuna.

Etiquetas
Publicado el
16 de junio de 2020 - 20:15 h

Descubre nuestras apps

stats