Mousikê: pedagogía y pasión al servicio del arte

Miguel Manescau es uno de los principales impulsores del proyecto Mousikê.

Erick Canino

Santa Cruz de Tenerife —

La asociación sociocultural Mousikê, radicada en La Laguna, ha hecho de las masterclases la herramienta precisa para expandir su filosofía artística y social. Con el objetivo fundamental de apoyar el estudio de la música moderna, este grupo de entusiastas de la cultura ha logrado agrandar poco a poco este proyecto educativo desde la Ciudad de Aguere hasta convertirlo en una ventana hacia el conocimiento de ámbito regional.

Durante más de seis años han programado sesiones de encuentro entre profesores y alumnos. Mostrar y enseñar para expandir y alimentar la base musical de amantes mayoritariamente del jazz, aunque siendo absolutamente receptivos con todos los estilos musicales.

Así lo explica, Miguel Manescau, uno de los principales impulsores de Mousikê, desde una visión global de la enseñanza musical en Canarias: “Afortunadamente, cada vez más el número de escuelas bien públicas o bien privadas va creciendo como consecuencia de algo inevitable como es la curiosidad que la música despierta en las nuevas generaciones. Está claro que también ha aumentado el tratamiento de géneros que antes quizás estaban más apartados del ámbito pedagógico oficial, pero es algo que tarde o temprano tenía que llegar, ya que siempre nos ha parecido un poco absurdo mantener la línea oficial bajo la batuta de la música clásica en principio y del jazz posteriormente”.

“Vivimos rodeados de muchas músicas (pop, rock, electrónica ,etc..) –continúa- y creemos que el movimiento ideal en estos tiempos es abarcar todo el conocimiento posible y no crear movimientos elitistas sobre algunos tipos de música que lo que suelen provocar por regla general es un alejamiento de la mayoría de los oídos. Creo que hay determinadas instituciones que tienen la necesidad y obligación de modernizar su visión musical, sobre todo en el ámbito público, pero también opino que hay mucha gente valiente que está apostando por otras fórmulas que sin duda llegan más al alumno de hoy en día. También es un camino largo y que en España vivimos con mucho retraso en relación a otros países pero poco a poco y con trabajo creo que podemos ir modificando esta situación”.

Y en eso anda Mousikê, una iniciativa que tiene su espacio natural en el Teatro Leal de La Laguna, pero que con el paso del tiempo ha extendido con regularidad su campo de acción a islas como Gran Canaria, Lanzarote y La Palma, además de intervenciones puntuales en Brasil y Estados Unidos. Entre los nombres de los profesores intervinientes, por citar sólo unos pocos, Jonathan Kreisberg, Chico Pinheiro, Deborah Carter, Munir Hossn, Shai Maestro y el mismo Raimundo Amador: “Partimos como una plataforma –afirma Manescu- de apoyo a la pedagogía de la música moderna y desde nuestros inicios lo que hemos intentado es proporcionar a todos aquellos estudiantes, independientemente de su procedencia académica, diferentes visiones de la música con el fin de despertar tanto la capacidad reflexiva como el descubrimiento de determinados sectores de esta profesión que en muchos casos pasan bastante desapercibidos. Para ello realizamos todos los años un estudio en profundidad de las que creemos que son las principales necesidades en nuestro entorno y en base a eso comenzamos una búsqueda de los mejores profesionales que puedan ayudarnos en esta labor. No queremos limitarnos a buscar excelentes músicos ni a trabajar en una sola estética musical, creemos que tenemos que tener muy claro siempre que estamos al servicio de la sociedad y que por tanto tenemos que escucharla, por lo que hemos abierto el campo de acción a ámbitos como la música electrónica, el estudio de software destinados a la música, la producción ejecutiva y un largo etc… Todo esto sin descuidar el estudio específico de cada instrumento para lo cual también realizamos una selección muy trabajada de todos los propuestas que actualmente recibimos para llevar a cabo una programación lo más completa posible”. Batería, saxo, bajo eléctrico, piano, guitarra… una parte importante del universo de la música tiene cabida en este proyecto armado por artistas para artistas.

Además del lógico fin didáctico, Mousikê es también la plataforma por la que un grupo de apasionados de la música da rienda suelta a sus impulsos creativos y a sus ganas de compartir arte tanto con alumnos, en un lado de esta cadena creativa, como con los grandes profesores locales, nacionales e internacionales que forman parte de esta emocionante y casi comunitaria aventura. ¿Cuáles son las metas reales de este proyecto? “Objetivos hay muchos, a medida que se van consiguiendo siempre aparecen nuevos retos y sin duda creo que éste es el mejor planteamiento para que una plataforma continúe creciendo y no se estanque en los logros conseguidos. Sin duda nuestro principal objetivo es seguir contribuyendo a la educación de las presentes y futuras generaciones de músicos locales, pero también cada vez más intentamos internacionalizar nuestro proyecto y luchamos por generar líneas de acción conjunta con otras muchas asociaciones a nivel mundial que caminan en nuestra misma dirección. Obviamente el trabajo local es más directo y seguiremos trabajando duro porque este proyecto se consolide cada vez más dentro de las islas, pero como te decía creo estamos en un momento muy especial y positivo para los movimientos asociativos; otra de nuestras prioridades para los próximos años será la búsqueda de una interacción cada vez más continua con distintas asociaciones tanto a nivel nacional como internacional”.

A estas mastarclases, como alumnos, acuden tanto músicos con consolidado nivel como principiantes en el manejo de los instrumentos. La fusión y la naturalización de la fórmula pedagógica para unos y otros en este proyecto ha sido una de la claves para que el ciclo se haya consolidado y cuente cada vez más con un notable número de usuarios: “Éste es un punto muy complejo, de hecho creo que es de las cosas más difíciles de tratar, pero tras más de siete años en esta labor creemos que la base está en normalizar este tipo de actividades. Desde un inicio nos planteamos incluso la modificación del nombre de los eventos, ya que al llamarlo masterclases da la impresión de algo inaccesible para algunos, cuando realmente se trata de una sesión donde compartir experiencias y conocimientos sin ningún otro fin que el de disfrutar de algo tan maravilloso con la música, sin pensar en niveles ni en espíritu competitivo”.

“Creo que si logramos crear un ambiente agradable y transversal –continúa- cada vez  la gente se sentirá más cómoda y la recepción será más natural. Una de nuestras prioridades desde el principio era que el material didáctico que se ofreciera fuera lo más útil posible para los alumnos. Fue por esta razón por la que creamos nuestro canal de YouTube, donde tenemos en la actualidad más de 100 masterclasses colgadas en abierto para que tanto los asistentes como cualquier persona tenga acceso directo a este material. Ha sido muy gratificante descubrir como en países como Argentina, Colombia, Uruguay, etc… existen grupos de personas que esperan con muchas ganas nuestras publicaciones en el canal para utilizarlas como guías de estudio a miles de kilómetros de distancia. Como comentaba, esta parte tiene un enfoque mucho más pedagógico pero al igual que animamos a todo aquel que lo desee a suscribirse a nuestro canal, invitamos a todo aquel que pueda a que viva la experiencia en persona, que se animen a tocar con todos los profesores que vengan, que realicen todas las preguntas que deseen y que creen vínculos humanos con las excelentes personas y maestros que tenemos la suerte de disfrutar en estos ciclos”.

En el camino de la Asociación Sociocultural Mousikê, además de muchas sesiones de notoria calidad musical y educativa, se ha generado pozo de amistad y conocimiento, una nueva de forma crecer con la enseñanza de la música en la que prima el trato de igual a igual y la eliminación de barreras competitivas. “De toda esta aventura –afirma Manescau- me decantaría por el contacto humano con los profesores con el cual además de un maravilloso trato profesional hemos logrado crear un vínculo de amistad muy fuerte en la gran mayoría de ocasiones y en un alto porcentaje también la generación de proyectos en común; esta parte es sin duda maravillosa. Además, también es muy gratificante observar la satisfacción de los alumnos asistentes a estas clases por poder tener tan cerca a referentes musicales que por regla general sólo se observan en YouTube, con la frialdad que esto supone. El contacto que se crea entre profesores y alumnos es sin ningún género de dudas otra de las motivaciones que nos ayuda a seguir día a día con este proyecto”.

Además de refutado guitarrista en formaciones como ST Fusión, Henna Hito Trío o Simbeque, entre muchos otros, Miguel Manescau es también un experimentado profesor de guitarra. Así ve él las claves para aventurarse en el complejo y emocionante reto del dominio de un instrumento: “Lo principal es tener ganas y un poquito de tiempo, todo lo demás vendrá solo. Por supuesto que es necesaria la constancia, la perseverancia y el esfuerzo pero esas cosas nos las vamos encontrando a medida profundizamos y nos enamoramos de nuestro instrumento. Cada cual tendrá sus metas y sus horizontes claros, pero sean cuales sean estos objetivos siempre tenemos que tener claro que hemos de ser honestos y respetuosos con la música que al final es sin duda lo más importante. Son duras las batallas que tenemos que librar con nuestro ego, con los pensamientos competitivos que recibimos desde la sociedad, pero eso también es parte del camino y cuanto más entendamos la suma belleza y grandiosidad de la música más fácil será disfrutar del trayecto”.

Mousikê es un proyecto en continuo movimiento que ya tiene mucho que avanzar de lo que está por llegar en este presente 2018: “Una de las principales novedades es que comenzaremos a realizar nuestros ciclos de manera constante en Gran Canaria también, logrando con ello que crezca nuestro ciclo Entre Islas. Seguiremos trabajando en el resto de islas como hasta ahora, pero no nos cabe duda de que la mejor manera de que el proyecto se consolide es lograr una continuidad de manera que el público pueda generar una rutina de asistencia, por lo que estamos muy contentos con este logro. Además como comentaba en alguna otra pregunta anterior, este año entramos en contacto con varias asociaciones nacionales e internacionales para la realización de proyectos en común, los cuales creemos que van a ser muy beneficiosos tanto para profesores como para alumnos. Seguimos trabajando también en la parte más digital y empezaremos a ofrecer varias de las Masters en streaming y continuaremos trabajando en las mejoras de nuestro canal de Youtube con el reto de convertirlo en uno de los más importantes canales pedagógicos nacionales”.

Etiquetas
Publicado el
27 de enero de 2018 - 15:45 h

Descubre nuestras apps

stats