La burocracia lastra la atención psicológica en La Palma después de la erupción

Varios vecinos en el cruce de La Laguna, ahora sepultado por la lava

Europa Press / Canarias Ahora

0

La atención psicológica fue una prioridad desde que el volcán de La Palma erupcionó el 19 de septiembre. El Colegio de Psicología de Santa Cruz de Tenerife se encargó de este servicio casi en su totalidad, a través de dos contratos menores de 15.000 euros cada uno con cargo a la Consejería de Derechos Sociales.

Ansiedad y depresión: la salud mental de los palmeros, en jaque tras 43 días a la sombra del volcán

Ansiedad y depresión: la salud mental de los palmeros, en jaque tras 43 días a la sombra del volcán

El pasado 15 de diciembre expiraron los contratos y el Colegio alargó la asistencia hasta final de mes con recursos propios. Ahora, el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane se ha comprometido a continuar con ocho profesionales.

En el caso de El Paso y Tazacorte hay psicólogos municipales y con cargo al plan de empleo que prestan servicios. Mariana Monterrey, coordinadora del servicio en la isla, asegura que la relación entre los profesionales y los usuarios es ''terapéutica y se afianza''. ''Muchos, si les ofrecen otro servicio, no se van a marchar'', asevera.

Fuentes de la Consejería de Derechos Sociales han confirmado a Europa Press que el servicio psicológico se va a canalizar a través del departamento de Sanidad que, en principio, tiene la intención de mantenerlo una vez se analicen todas las necesidades.

“No sé las intenciones del Gobierno de Canarias, parece que sí, pero hasta el día de hoy no hemos sabido nada”, señala Monterrey, que ha valorado de manera positiva que el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane “haya entendido” que la relación terapéutica no se puede cortar de golpe. Solo en la Casa Massieu, habilitada como una oficina de atención a los damnificados, se atendía a unas 300 personas.

Respecto al estado de salud mental de los afectados, la psicóloga asegura que este mes ''están peor, más tristes''. ''Sabíamos que cuando se apagara el volcán, fueran conscientes y se acercaran a las coladas, el bajón iba a ser fuerte. Hay que estar ahí''. En la fase aguda de la emergencia, los palmeros ''se veían más arropados''.

Los efectos a largo plazo

Según la experta, en las últimas semanas ha comenzado a solicitar terapia un nuevo perfil de personas: aquellas que no habían perdido su primera vivienda y seguían trabajando, pero que ahora ''se están derrumbando''. “El problema es que no se les ha podido seguir atendiendo. Hay terapias que se cortaron de raíz, no estaban cerradas, y las personas necesitaban continuar”, ha destacado.

La demanda de estos servicios se va a prolongar en el tiempo, porque habrá ''efectos a largo plazo''. Ya en octubre, las psicólogas que prestaban servicios en la Casa Massieu advirtieron de un incremento de los pensamientos suicidas. “Hay mucha gente que viene y confiesa que ya no le ve sentido a vivir”. La experta en salud mental sostiene que desde el primer momento en el que se detecta la ideación suicida es importante que su entorno esté en alerta para “no llegar tarde”. 

En el caso de los niños, algunos dejaron de hablar durante la erupción y solo podían relacionarse con sus progenitores.Otros sufrían ataques de pánico cuando escuchaban la palabra volcán. Durante los 85 días que duró la erupción los especialistas percibieron un aumento de los cuadros de ansiedad, de casos de depresión, así como de consumo de psicofármacos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats