Detectada la presencia de microplásticos en bebidas envasadas, según un estudio de la ULL y la Fundación Fisabio

Imagen de archivo de gua envasada.

Europa Press

0

Un estudio recientemente publicado en la revista Food Chemistry, llevado a cabo por el Grupo de Investigación en Química Analítica Aplicada de la Universidad de La Laguna, y el Área de Investigación en Seguridad Alimentaria de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (FISABIO), ha revelado la presencia de microplásticos y otras partículas antropogénicas en bebidas envasadas, consumidas habitualmente por la población española.

La ULL detalla en una nota que se consideran partículas antropogénicas, además de los microplásticos, aquellas de origen manufacturado que, pudiendo tener un origen natural --como es el caso del algodón o el lino-- se les añaden determinados aditivos para mejorar sus propiedades o proveerlas de color.

En este estudio se analizó un total de 73 muestras de bebidas, incluyendo agua, cerveza, vino, refrescos, zumos, preparados de té y bebidas energéticas e isotónicas, envasadas en botellas de plástico, vidrio, latas y briks.

En ellas se identificaron un total de 1521 micropartículas de origen antropogénico, con una concentración media de 42 ítems/L.

Entre dichas partículas se incluían tanto microplásticos de diferentes tamaños, formas, colores y composición química como partículas celulósicas naturales (algodón, lino) y semisintéticas (rayón, viscosa).

Si bien las segundas (las semisintéticas) están catalogadas como microplásticos, de momento no se pueden diferenciar de las naturales con total certeza (para la determinación de la composición se utilizó la microscopía de infrarrojos por transformada de Fourier).

En las muestras de agua analizadas se encontró la menor concentración de partículas, del orden de 7,2 partículas/L, mientras que las muestras de cerveza presentaron los valores más altos, con hasta 95,5 partículas/L.

Además, se observó que las fibras fueron la forma predominante en todos los casos, representando el 82% del total.

En cuanto a la coloración, las partículas incoloras o blancas fueron las más comunes, seguidas por las de color azul y rojo.

En lo que respecta a la composición, los resultados obtenidos muestran que las partículas de naturaleza celulósica fueron las más frecuentemente identificadas en las muestras analizadas (entre un 78 y 86%, dependiendo del tipo de bebida), muchas de las cuales presentaban coloración.

Además de estas también se identificaron partículas 100% sintéticas (microplásticos) de poliéster, polietileno, polipropileno, poliamida y poliuretano, entre otros materiales poliméricos, que constituían entre el 14 y el 22% del total de partículas.

Los resultados arrojados por este estudio, unidos al consumo generalizado de este tipo de bebidas envasadas, ponen de manifiesto la exposición del ser humano a este tipo de micropartículas a través de la ingesta.

Contamicación adicional

Si bien la gran mayoría de las bebidas suelen ser filtradas antes de su envasado, podría estar teniendo lugar algún tipo de contaminación adicional que a priori no se estaría teniendo en cuenta y que resulta importante identificar y eliminar.

La ULL precisa que si bien durante los últimos años el número de estudios que han reportado la presencia de microplásticos en matrices alimentarias tales como marisco, arroz, sal, miel o azúcar, además de en aguas embotelladas, cervezas y refrescos, ha ido en aumento debido al potencial riesgo que supone para el ser humano la exposición a estas micropartículas, sus efectos sobre la salud aún se desconocen.

Así, resulta necesario llevar a cabo más investigaciones que consideren un abanico más amplio de muestras y lleven a cabo una evaluación profunda de los efectos que estas partículas puedan tener en el organismo a corto y largo plazo.

Etiquetas
stats