La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El PP agota el impulso de la amnistía y cae su ventaja sobre el PSOE
El Gobierno de Ayuso reclama 400.000 euros a familiares de fallecidos en residencias
OPINIÓN | Si el Supremo lo imputa, el fiscal general debería recordar a Oltra

La especulación urbanística en el barrio de Guanarteme moviliza a la vecindad

Construcción del Residencial Las Américas - Foto cedida por Guanarteme Se Mueve

Paula Quintero Delgado

1

La plataforma vecinal Guanarteme Se Mueve saldrá a las calles del barrio el próximo 18 de julio. Los vecinos y vecinas han convocado una manifestación para denunciar la especulación urbanística y el deterioro del barrio. Bajo el lema Salvemos Guanarteme. No a la especulación se reunirán en la Plaza América a las 19.00 horas.

Desde el colectivo Guanarteme Se Mueve denuncian las condiciones en las que se encuentra el barrio a día de hoy. “Hay mucho malestar en la gente. Están construyendo para la gente de fuera y echan a los de aquí. Llevamos más de 20 años en lucha”, explican miembros de la plataforma.

La especulación urbanística es el principal problema que denuncian los vecinos. El colectivo asegura que las construcciones en el barrio son desorbitadas y que muchas superan los límites permitidos: “La altura permitida en costa es de cinco pisos, pero hay edificios que lo duplican”. Asimismo, afirman que “se han cogido terrenos públicos para entidades privadas”, como en la calle Luchana.

Uno de los ejemplos más claros que denuncia la plataforma es la construcción del Residencial de Las Américas, un complejo de casi 500 viviendas con diez plantas de altura situado enfrente del Hotel Art. “Esto generará una isla de calor, porque la construcción hará de muro y no permitirá que pase el aire. Con todo, es una gran superficie en la que no habrá espacios verdes”, advierten los activistas.

Además, explican que a la construcción del edificio se une la ampliación de la rotonda de plaza América, por lo que las casas terreras cercanas se verán afectadas: “Ahora molestan esas casas de la calle El Salvador. Al parecer, las van a expropiar para hacer la rotonda”.

Según los últimos datos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, el distrito Isleta-Puerto-Guanarteme tiene 67.394 habitantes. Representa una de las zonas más pobladas del municipio capitalino. Sin embargo, Guanarteme Se Mueve denuncia que el barrio se ha convertido en un punto caliente turístico: “Las viviendas están a un precio carísimo y la gente de aquí no se lo puede permitir. Además, finalmente muchos de los apartamentos del residencial van a ser para vivienda vacacional, porque es lo que está sucediendo ahora mismo en Guanarteme: la gente de fuera compra apartamentos y los convierte en vivienda turística”.

Canarias es la segunda comunidad autónoma con el salario más bajo del país, según la Agencia Tributaria: 17.925 euros anuales. A esta situación se le suma el precio de la vivienda, que ha aumentado un 14,6% en el último año. Guanarteme no es una excepción: en Idealista, el precio de alquiler de una vivienda en el barrio oscila entre 800 y 1.200 euros.

Por su parte, la vivienda vacacional supera con creces el número de viviendas de alquiler: solo Airbnb recoge alrededor de 500 alojamientos turísticos en la zona frente a las 57 viviendas de alquiler. Únicamente en la calle Fernando Guanarteme hay más de 100 alojamientos. Esta situación hace difícil el acceso a la vivienda a la vecindad de Guanarteme, que ven mermadas sus posibilidades de quedarse con los bajos salarios del Archipiélago y los altos precios de la vivienda: “La gente joven lo tiene muy difícil, incluso la nacida y criada aquí. Esto no es Miami: es un barrio con un tejido social donde todo el mundo se conoce”.

Aparte de la especulación urbanística, la vecindad se queja de otros problemas acarreados por las construcciones, como el tránsito del tráfico, la falta de espacios verdes, el estado de las calles, el alcantarillado o los aparcamientos.

“Las calles se han convertido en carreteras. No solo pasan coches, sino que también hay mucho tránsito de camiones y vehículos pesados y al final el resultado son calles hundidas como las que tenemos”, explica el colectivo. Guanarteme tiene una gran afluencia de coches debido a la ampliación de Mesa y López y su conexión con la carretera del Norte GC-2. Este tránsito desmedido de vehículos afecta al día a día de su vecindad que, además de la incomodidad de los ruidos y la falta de aparcamiento, también ven perjudicados sus negocios. “Las personas necesitan aparcar por la zona para hacer sus recados, pero es imposible. Muchas empresas pequeñas han visto mermada su clientela por este asunto”, comentan desde Guanarteme Se Mueve.

La plataforma ciudadana pide al Ayuntamiento que se cumplan los estándares europeos y que los vehículos circulen fuera de los espacios urbanos. Además, reclaman que se otorgue al barrio de más zonas que puedan disfrutar la vecindad: “El único espacio que tenemos es la plaza del Pilar, pero ni siquiera ha sido adaptada para la cantidad de personas que hay. Dicen que Las Canteras es nuestra, pero ni eso. Con el alcantarillado sucede lo mismo: está obsoleto y en algún momento reventará y la basura terminará en la playa”.

Según los activistas, aún no han tenido respuesta del nuevo equipo de gobierno, pero ya han solicitado la cita con la alcaldesa y las concejalías involucradas. Por su parte, desde el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria han indicado a este medio que “el asunto precisa de una investigación compleja, ya que compete a muchas áreas”. No obstante, aseguran que darán su versión en cuanto puedan.

Etiquetas
stats