La portada de mañana
Acceder
El Estado presupuesta más en Andalucía y Catalunya pero ejecuta más en Madrid
Los iconos de la pandemia pasan a la segunda fila
Opinión – Emociones, por Rosa María Artal

Un estudio señala los peligros que entrañan los 'selfies' para los políticos

Mariano Rajoy y Serge Ibaka, en una fotografía compartido por el baloncestista en su cuenta de Twitter.

EFE

Santa Cruz de Tenerife —

La tendencia de los políticos a hacerse "selfies" o autorretratos constantemente como parte de su estrategia de comunicación pueden convertirse en un elemento "peligroso" dado que en el futuro se les "puede recordar que han estado con determinadas personas".

Así lo alerta un estudio presentado este juevees en el VI Congreso Internacional Latina de Comunicación Social que se celebra en la Universidad de La Laguna hasta este viernes 5 de diciembre.

En la ponencia Tratamiento en los medios de comunicación audiovisuales (fotografía) del mensaje comunicativo y la imagen de los políticos, la profesora de las universidades de Vigo y Oberta de Catalunya Marta González, señaló como ejemplo reciente el caso del "pequeño Nicolás" u otros como las fotografías que muchos líderes políticos se tomaron con el presidente de Libia, Muamar el Gadafi.

En la actualidad, con la permanente exposición de los políticos a sus públicos, se aprovecha "cualquier momento para venderse y eso lo hacen a través de la imagen, por medio del lenguaje corporal, a veces más que con las palabras y la oratoria", prosigue González.

Sin embargo, esta tendencia al protagonismo que deriva hacia la noción de "políticos estrella" puede generarles consecuencias negativas posteriores, particularmente con los "selfies" o autorretratos con ciudadanos.

"No son realmente la mejor forma de trasmitir y comunicar una buena imagen ya que, al ser espontáneos y sin preparación, a veces pueden distorsionar la imagen de una determinada persona", advierte González en su ponencia.

Según la autora, las fotos con personas anónimas o gente conocida pueden "encumbrar" a un político pero también pueden "dar al traste" con su trayectoria, especialmente ahora, que se vive en una campaña electoral constante, aunque realmente no sea así, dado que la campaña legal dura los quince días previos a la votación.

González concluye que los responsables de comunicación de los políticos deben de estar muy vigilantes ante las publicaciones fotográficas que aparecen en los medios de comunicación, pues una foto inesperada con una persona que en su día fue importante y que ahora por el motivo que fuere no lo es, puede resultar inconveniente para el candidato.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats