El Gobierno de Canarias también investiga el movimiento de piedras en la escollera de la playa de Maspalomas

Rocas amontonadas en la escollera de la playa de Maspalomas que fueron movidas por tractores durante la noche del sábado 17 de abril.

La Agencia de Protección del Medio Natural (APMN) de Canarias ha iniciado este martes una investigación por el movimiento de rocas “y otras actuaciones” en la escollera de la playa de Maspalomas. El mismo día, la Demarcación de Costas envió a un técnico para realizar una inspección y determinar si debe tramitar un expediente sancionador.

Efectivo del órgano dependiente de la Consejería de de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias han acudido el 20 y el 21 de abril al arenal para analizar los trabajos llevados a cabo.

En concreto, han analizado si el dominio en el que se encuentran estos trabajos para determinar si el expediente sancionador corresponde iniciarlo a la APMN, en caso de estar en zona de servidumbre, o a la Demarcación de Costas de Canarias, si está en dominio público marítimo-terrestre.

El Ejecutivo central aún detenta las competencias en el litoral canario y es la administración encargada de fijar la línea que delimita el dominio público. Esa línea se fija por conceptos como hasta donde alcanzan las olas o las playas, entre otros criterios.

Desde ese deslinde a los 20 o 100 metros (ampliable a 200) hacia el interior terrestre, es la zona de servidumbre de protección, que se desarrolla en terrenos privados y sobre el que tiene competencias el Gobierno de Canarias. 

Al menos dos tractores amontonaron rocas el pasado fin de semana en la zona ubicada entre el Faro y la Charca, frente a restaurantes y el centro comercial Oasis, ante la indignación de vecinos y usuarios del arenal, que apreciaron que se había ampliado la escollera.

El concejal de Playas, Samuel Henríquez, justificó que los trabajos realizados por una empresa concesionaria se desarrollaron para reforzar una escollera deteriorada a causa de las mareas. Según defendió, existía riesgo de caídas para los usuarios e impedía el acceso de los camiones para la recogida de basura en el restaurante El Senador y locales del centro comercial Oasis. 

Esa estructura se elevó hace años con piedras de la baja de la playa de Maspalomas, que servían de protección natural. Al ser movidas de esa zona marina, han aumentado las crecidas del mar y la arena ha ido desapareciendo.

La escollera está ubicada en primera línea de playa y sirve como protección ante las crecidas de la marea para una pasarela de madera y para los locales. De hecho, existe un proyecto para retranquear el centro comercial y recuperar parte del litoral, ya que hay construcciones que se ubican a unos tres metros de la escollera.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats