Gran Canaria y la firma Ogadenia impulsan un proyecto tecnológico para fabricar mascarillas de alta protección con tejidos especiales

Mascarillas realizadas con el nuevo tejido resistente y transpirable

El Cabildo de Gran Canaria ha dado el primer paso para la creación de una industria textil en la Isla con la adquisición de 20.000 mascarillas higiénicas confeccionadas con un tejido que protege contra el coronavirus del que la firma Ogadenia, de Gran Canaria Moda Cálida, ha adquirido la exclusividad en Europa para su fabricación en la isla.

Esta primera compra tiene como destino los centros sociosanitarios del Cabildo, para lo que se han destinado 120.000 euros, que permiten a Ogadenia Díaz adquirir la primera remesa de tejido y, muy importante, subrayó el director de Industria, Juan Manuel Gabella, levantar un primer ERTE que afecta a nueve personas de una fábrica en Arinaga, además de volver a contratar a tres personas de las oficinas de la firma.

La diseñadora ya ha realizado el encargo inicial de 800 metros de esta tela denominada sutran a la empresa creadora, ubicada en Barcelona, de este material revolucionario, sostenible, transpirable y lavable para confeccionar 28.000 mascarillas, de las que Presidencia del Cabildo y el Instituto Insular de Deportes ya le han encargado novecientas, detalló Gabella.

El director de Industria agregó que el pedido será cargado en el próximo barco, esto es el jueves, de manera que el martes siguiente ya esté en Gran Canaria para que arranque la producción. Esta industria no solo permitirá abastecer a Gran Canaria de productos higiénicos, sino que el proyecto es aceptar más pedidos y fabricar para todo el archipiélago, España e incluyo el continente, para lo que Ogadenia acordó la exclusividad.

Con estas previsiones, la empresa ya trabaja para levantar otro ERTE de siete costureras de una segunda fábrica también en Arinaga, según ha indicado el Cabildo en una nota de prensa.

De tejido deportivo para sudoración excesiva a tejido higiénico

Ogadenia contactó con el Cabildo de Gran Canaria para informar de que tenía un tejido deportivo de alta calidad que, a prioiri, podía cumplir los requisitos técnicos para la fabricación de mascarillas, por lo que la Institución insular, para respaldar esta fabricación, envió el tejido al laboratorio habilitado por el Ministerio de Industria para estos fines, Aitex.

El resultado fue que el material "supera con creces los requisitos", pues exige una protección en la filtración bacteriana del 90% y esta tela tiene incluso más, un 91%, y una respirabilidad del 40%, lo que implica que mejora en un 20% el exigido, establecido en el 60%. Es decir, no permite el paso del virus ni de un lado ni del otro, pero permite respirar con gran holgura, ya que fue realizada para personas con excesiva sudoración, de modo que tampoco necesita filtro.

La fábrica ya trabaja para incrementar la protección en la filtración hasta el 98% a través del refuerzo en la aplicación de la tecnología sutran, lo que permitirá certificarlo también como material sanitario, es decir, para su uso no solo por la ciudadanía general, trabajadores de diversos ámbitos y centros sociosanitarios, sino también en hospitales.

Además, las mascarillas de sutran, de las que Ogadenia ya ha realizado fabricaciones artesanales, son reutilizables y soportan hasta 30 lavados, siempre dependiendo del PH de la persona y de que se sigan estrictamente las instrucciones de uso y lavado.

También para bebés y uniformes

Patentada hace 10 años por una empresa de Barcelona, es totalmente sostenible y no contiene ningún material nocivo, por lo que es apto hasta para bebés. Está compuesto por la combinación de dos capas de tejido, que crean una cámara de aire cuyo objetivo era que el sudor se evaporara completamente antes de que fuera visible para mantener la ropa y la piel seca en todo momento.

Como con esta tela también se pueden confeccionar piezas de ropa, el proyecto va más allá y contempla que Ogadenia confeccione uniformes y trajes antibacterianos para trabajadores sanitarios, de hoteles y otros establecimientos, por lo que, según el cabildo, "en realidad se trata de un ambicioso proyecto de largo recorrido".

Tanto es así, añade la Corporación, que Ogadenia Díaz ya tiene previsto el aumento del personal e incluso triplicar turnos para incrementar la producción, ya que cada trabajador puede hacer 50 mascarillas por turno y día. Y no descarta, si la demanda aumenta, llegar hasta 100 personas en dos fábricas trabajando en cadena, que podrían realizar hasta 90.000 mascarillas al mes, e incluso a los 1.000 trabajadores en 20 fábricas para hacer hasta 900.000 mascarillas mensuales y nutrir no solo las necesidades de la Institución insular, sino también de empresas privadas y de la ciudadanía.

De momento, el primer paso es cargar la tela en el próximo barco e iniciar la fabricación para los centros sociosanitarios del Cabildo con el fin de que sea el germen de la gran industria textil que siempre ha tenido como objetivo Gran Canaria Moda Cálida.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats