La portada de mañana
Acceder
La democratización de la Ley de Secretos Oficiales languidece en Moncloa
La Operación Catalunya y otros encargos del Estado a Villarejo
OPINIÓN | El machismo y sus burlas, herencia española, por Elisa Beni

Estas son las propuestas de los expertos para prevenir incendios forestales de sexta generación devastadores en Canarias

El último gran incendio forestal en Tenerife tuvo lugar en Arico.

Europa Press

0

La Asociación de Profesionales Forestales de Canarias (PROFOR Canarias) ha advertido este martes al Gobierno de Canarias de la necesidad de mejorar el Anteproyecto de Ley de Biodiversidad y Recursos Naturales para asegurar la biodiversidad y evitar el incremento de grandes incendios forestales en las islas.

En un documento aportado en el periodo de información ciudadana que terminó el pasado 15 de enero, los profesionales forestales reconocen la importancia de la iniciativa puesta en marcha por la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, que se propone preservar la fauna y la flora del archipiélago y poner freno al “deterioro progresivo” que ha ido afectando a la salud ecológica de Canarias en el último siglo.

Sin embargo, consideran también que el anteproyecto de ley debe ser mejorado en dos aspectos que son fundamentales para preservar la integridad de la masa forestal de las islas: el modelo de gestión de los bosques y el de la conservación de la biodiversidad.

Así, añaden al respecto que es “urgente” acometer una gestión proactiva de los bosques y demás ecosistemas forestales para facilitar su adaptación a los nuevos escenarios climáticos, que aumentan también los riesgos sobre la población civil.

Destacan especialmente la patente amenaza que representan los 'Grandes Incendios Forestales', de sexta generación, que tienen una capacidad destructiva desconocida hasta el momento, ante la cual proponen “estrategias acertadas y valientes” que pongan el foco en la gestión de los paisajes y no tanto en la gestión de las emergencias.

Estrategias

Estas estrategias consisten en mejorar la resiliencia de los paisajes diversificando las estructuras de la vegetación y logrando una mayor discontinuidad entre las masas forestales.

Para eso es crucial mantener un medio rural vivo, que cultive y pastoree las zonas intercaladas con las masas forestales, manteniéndolas más despejadas de vegetación o con cultivos hidratados.

De esta forma, cuando sucedan los grandes incendios, indican en una nota, se romperá la carrera de las llamas, se frenará su avance y se permitirá una mejor actuación de los medios de extinción.

Ahora bien, para que el medio rural se mantenga vivo, comentan, hay que diseñar e implantar políticas públicas que favorezcan la producción agroforestal sostenible y de cercanía, una producción que, además, puede contribuir a mejorar la biodiversidad.

Más participación rural

Para conseguirlo, los profesionales forestales proponen revisar el enfoque general de la ley, al que califican de “anacrónico y desactualizado”, para que evolucione hacia una gestión de la biodiversidad y de los bosques que sea multidisciplinar, abierta, participativa y cuidadora de la población rural.

En esa línea plantean que los órganos de gobernanza que se establecen a nivel insular en el anteproyecto de ley deben ser definidos a escala más pequeña, por comarcas, tener una mayor representación de la población civil, y contar con equipos técnicos multidisciplinares y capacitados en el desarrollo de estos modelos más participativos.

Entienden finalmente que la Ley de Biodiversidad y Recursos Naturales ha de orientarse hacia la creación de incentivos e innovación para crear nuevas maneras de vivir en las islas que “no solo eviten deteriorar más la biodiversidad, sino que la mejoren”.

Al respecto, consideran de suma importancia integrar las medidas de conservación de la biodiversidad con la gestión sostenible de los recursos forestales, algo que, si bien se anuncia en el anteproyecto de Ley, no se desarrolla adecuadamente, según los profesionales forestales.

Circuito de la vida

Si se aplicaran estas mejoras, se generaría un círculo virtuoso de beneficio mutuo y cuidado de la vida en todas sus formas, particularmente las de las poblaciones rurales, que tanta influencia tienen en amplias zonas del territorio y su biodiversidad.

Asimismo, los profesionales forestales invitan al Gobierno de Canarias a desarrollar de forma más detallada cómo ha de integrarse la gestión de la biodiversidad con la gestión de otros recursos naturales, como los bosques, el suelo y el agua.

Desde este colectivo se recuerda que aún son varios los aspectos que Canarias debe desarrollar desde que se aprobara la Ley de Montes de carácter básico y estatal.

En este sentido, señalan que no puede aprovecharse esta nueva ley para tratar algunas cuestiones de manera sesgada, recomendando que se haga en su totalidad.

Es por ello que proponen establecer, por un lado, un desarrollo completo de la legislación forestal, con todas las funciones que han de cumplir los montes, y por otro, definir una clara integración y jerarquía entre los instrumentos de la Ley de Biodiversidad y los establecidos para el suelo o el agua en sus marcos jurídicos correspondientes.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats