La portada de mañana
Acceder
La nueva guía de Sanidad sitúa a 11 comunidades en riesgo alto o extremo
Pablo Casado busca una segunda oportunidad por el centro
Opinión - Señor Casado, ¿y ahora qué?, por Neus Tomàs

Interceptados cuatro veleros con 35 toneladas de droga a bordo en la mayor operación marítima de España contra el tráfico de hachís

Decenas de toneladas de hachís han sido intervenidas por la Agencia Tributaria y la Policía Nacional en la mayor operación marítima contra el tráfico de esta droga

Efe

Las Palmas de Gran Canaria —

0

La Policía Nacional y la Agencia Tributaria se han incautado de 35 toneladas de hachís tras abordar en aguas de Baleares, el Estrecho de Gibraltar, Canarias y Mauritania seis narcoveleros fletados por una banda del Este de Europa en "la mayor operación de la historia" contra el tráfico de este tipo de drogas por vía marítima.

Once personas han sido detenidas en los seis abordajes, nueve ciudadanos búlgaros y dos rusos, según han informado el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, y portavoces de los dos cuerpos en la base naval de Las Palmas de Gran Canaria, donde han cuantificado en 60 millones de euros el valor que tendría en el mercado la droga aprehendida en esta operación.

Los agentes implicados en ella consideran que su trabajo ha confirmado que las mafias del tráfico de hachís están abriendo nuevas rutas en el entorno de Canarias y África y por la costa portuguesa cercana a Galicia, como respuesta a la presión que las Fuerzas de Seguridad españolas ejercen desde hace tiempo contra el tráfico de este tipo de sustancias en el Campo de Gibraltar y el Estrecho.

Esta operación marítima, denominada "Goleta-Gratil", se ha desarrollado entre los días 24 y 28 de septiembre y en ella han participado cuatro patrulleros, un helicóptero y un avión de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, además del Buque de Acción Marítima (BAM) "Meteoro" de la Armada, que se han sumado así a la investigación desarrollada durante meses por efectivos de la Agencia Tributaria y Policía Nacional.

El hallazgo, en octubre de 2019, del barco "Amaalta", sospechoso de narcotráfico, dio pie a una investigación conjunta sobre ésta y otras embarcaciones que permitieron esclarecer que la organización intervenida habría establecido inicialmente su base de operaciones en Baleares, desde donde pretendía preparar sus naves fuera del control que ejercen las Fuerzas de Seguridad sobre las zonas más "calientes" de estas actividades ilícitas.

Las actuaciones conjuntas fueron judicializadas en el Juzgado Mixto Nº 5 de El Puerto de Santa María, abriéndose posteriormente nuevas diligencias en el Juzgado de Instrucción Nº 3 de Manacor, Juzgado de Instrucción Nº 3 de Inca y el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Telde (Gran Canaria).

Los meses de investigación que siguieron a estas primeras pesquisas permitieron detectar más embarcaciones sospechosas de la misma organización: los veleros de alta gama "Phase One", "Hanna", "Sweet Breeze", "Eagle Ray" y "Carla".

El 26 de marzo, cuando ya regía en España el estado de alarma por la pandemia de la covid-19, el patrullero "Paíño" de Vigilancia Aduanera, con base en Palma de Mallorca, abordó a 80 millas al sur de Mallorca al velero "Phase One", de 17,2 metros de eslora y bandera holandesa, con 4.244 kilos de hachís, en una actuación en alta mar de alto riesgo debido a las condiciones de la mar y al intento de sabotaje mediante un incendio por parte de la tripulación que viajaba a bordo, detalla el Ministerio de Hacienda en un comunicado.

En esa ocasión fueron detenidos dos ciudadanos súbditos búlgaros que fueron puestos a disposición del Juzgado Número 3 de Manacor que dirigía esa investigación junto con la Fiscalía de Palma de Mallorca.

Posteriormente, el 14 julio de 2020, se produjo la segunda actuación contra la organización, mediante la intervención del "Hanna", de 14,5 metros de eslora y bandera del Reino Unido, en el Golfo de Cádiz, con 360 kilos de hachís a bordo.

Finalmente, este mes de septiembre, después de que la banda criminal desplegara en el mar a los cuatro veleros que estaban controlando Vigilancia Aduanera y Policía Nacional, fue cuando se logró interceptarlos con ayuda de la Armada española, en el "mayor golpe dado al tráfico de hachís por vía marítima".

El velero "Sweet Breeze", de bandera del Reino Unido y 21,99 metros de eslora, es abordado por el patrullero "Sacre" de Vigilancia Aduanera, con base en Las Palmas, el 24 de septiembre, al sudeste de Fuerteventura y en aguas internacionales, con 10.700 kilos de hachís.

El "Eagle Ray", de bandera del Reino Unido y 18,6 metros de eslora, es abordado por el patrullero "Águila II" de Vigilancia Aduanera, con base en Algeciras, ese mismo día en aguas internacionales próximas al Estrecho de Gibraltar con 9.300 kilos de hachís.

El "Amaalta", de bandera alemana y 17,2 metros de eslora, fue abordado dos días después por una dotación de Vigilancia Aduanera embarcada en el BAM "Meteoro" de la Armada frente a las costas de Mauritania, en aguas internacionales, con una cantidad estimada de 4.500 kilos de hachís.

Esta cuarta interceptación fue especialmente compleja porque el velero presentaba una importante vía de agua que motivó que quedara sin gobierno a merced de unas condiciones meteorológicas muy desfavorables que provocaron que se hundiera cuando era llevado a puerto.

Finalmente, el velero "Carla", de bandera holandesa y 16,2 metros de eslora, fue abordado el 28 de septiembre en aguas al sudeste de Fuerteventura por el patrullero "Sacre" de Vigilancia Aduanera, con base en Las Palmas, con una cantidad estimada de 6.000 kilos de hachís.

Con este "gran golpe a la mayor organización criminal dedicada al tráfico de hachís por vía marítima compuesta por delincuentes de países del Este se ha atacado la capacidad logística de los máximos responsables de las organizaciones criminales de origen búlgaro dedicadas al transporte de sustancias estupefacientes en embarcaciones de recreo, evitando que nuevas rutas surjan o aparezcan aprovechando la pandemia", destaca Hacienda.

La investigación sigue abierta para tratar de localizar e identificar a más integrantes de esta banda, por lo que no se descartan nuevas detenciones.

La compleja operativa de la organización, que modificaba con frecuencia el nombre y pabellón de los veleros, ha requerido actuaciones en cinco países europeos para lograr la identificación plena de los objetivos. 

Etiquetas
Publicado el
30 de septiembre de 2020 - 09:53 h

Descubre nuestras apps

stats