La Audiencia Nacional retira los cargos a dos socios de John Palmer al entender que los delitos han prescrito

La Audiencia Nacional juzga a los nueve integrantes de una red de estafadores desarticulada en 2002 en Canarias que dirigía el británico ya fallecido John Palmer, considerado uno de los cerebros del robo de lingotes de oro valorados en unos 30 millones de euros en el aeropuerto de Heathrow (Londres). EFE/Fernando Villar

Europa Press

Madrid —

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha dejado fuera del procedimiento por estafa y asociación ilícita a dos de los diez acusados que iban a ser juzgados a partir de este lunes en calidad de socios de John Palmer, conocido por sus actividades delictivas como 'Goldfinger', en relación a un fraude en la venta de apartamentos en multipropiedad y paquetes vacacionales que tuvo lugar en Canarias en los años 90. El Tribunal entiende que para ellos, los delitos han prescrito.

La Audiencia Nacional juzga a la red de estafadores que dirigía en Canarias el ladrón inglés John 'Goldfinger' Palmer

La Audiencia Nacional juzga a la red de estafadores que dirigía en Canarias el ladrón inglés John 'Goldfinger' Palmer

Se trata de Crhistine Ketley, que fue sentenciada junto a Palmer en un tribunal londinense en 2001 a dos años de cárcel por conspiración para cometer fraude.

Según el fiscal, se trataba de una persona de mucho peso en la organización que había desplegado el británico en Canarias. Pedía para ella 10 años de prisión por delitos de asociación ilícita, estafa y blanqueo y más de dos millones de euros de multa, pero el Tribunal entiende que los delitos por los que fue acusada y detenida en 2008 ya han prescrito.

Asimismo, ha quedado fuera del banquillo de los acusados el abogado Ramón Solano, considerado hombre de confianza de 'Goldfinger' y que además de llevarle la asesoría jurídica, se encargaba de supervisar los intereses de la organización fuera de España.

El Ministerio Público solicitaba 8 años de cárcel para él por asociación ilícita y estafa además de multas de 26 meses a razón de 50 euros al día, pero al igual que en el caso de Ketley, la Sala entiende que ha prescrito.

Sólo un empleado

El resto de las partes han solicitado en el turno de cuestiones previas la nulidad del procedimiento alegando tanto la posible prescripción de los delitos así como una posible indefensión por dilaciones indebidas, ya que han pasado 20 años desde que se inició la instrucción y hasta 30 desde la primera denuncia, registrada en 1993. El Tribunal se pronunciará sobre este asunto cuando dicte su sentencia.

Además de dirimir estas cuestiones, en la primera sesión del juicio ha prestado declaración uno de los principales acusados, dado que John Palmer ha fallecido.

Se trata de Richard Cashman, considerado el lugarteniente de 'Goldfinger' pues constan en la causa una serie de faxes en los que él le encarga dirigir "todos los negocios" a la vista de que iba a entrar en prisión en Reino Unido, donde fue condenado a 8 años de cárcel.

Cashman ha mantenido que era "simplemente un empleado", que se encargaba del servicio de alquiler de coches, no del negocio de multipropiedad, y que "no tenía ningún poder de representación", si bien ha reconocido que en ausencia de Palmer "alguien" tenía que firmar los cheques porque si no, "los empleados ni cobrarían". Ha incidido así en que "sólo tenía autoridad" para pagar a los trabajadores.

"Ese fax estaba únicamente dirigido a los tres administradores que trabajaban en la empresa simplemente porque cuando yo iba allí a pedirles algo sobre la actividad de 'rent a car' no me hacían mucho caso. Me quejé a Palmer y escribió un fax diciéndoles que me tenían que hacer caso porque si no, yo no era capaz de gestionar nada", ha asegurado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats