Un viaje a Arrán: guía de una isla que resume todos los encantos de Escocia

Bahía de Lochranza en el extremo norte de la isla de Arrán.

Arrán. Una isla más; nada menos. Seguimos desgranando, poco a poco, los mil y un encantos de ese paraíso para el viaje que es Escocia. El extremo norte de la Gran Bretaña es uno de nuestros destinos preferidos. Lo tiene todo. Y lo mejor es que es de los destinos europeos más intensos y, a la vez, más accesibles y cercanos. En Escocia se puede hacer uno de esos planos integrales que nos conectan con la esencia del viaje en su sentido más clásico. Las Tierras Altas, por supuesto, son el culmen de esa idea. Pero hay muchísimo más que ver. Lugares que son, sencillamente, alucinantes. Y que están a tiro de piedra de las dos grandes ciudades del país (nuestra adorada Edimburgo y la sorprendente Glasgow). Arrán es uno de esos lugares (que queda bastante eclipsado por la cercanía de Skye). Esta isla es cultura gaélica en estado puro. Su oferta es tan completa que la llaman 'la Escocia en miniatura'. Si es verdad. Es una simbiosis genial de las tierras altas y las bajas; cuenta con un potencial arqueológico envidiable; presume de sus castillos; tiene hasta varios de esos lagos maravillosos; destila uno de los mejores whiskys del país…

GUÍA VIAJAR AHORA DE ESCOCIA

GUÍA VIAJAR AHORA DE ESCOCIA

Lo primero, llegar a Arrán .- La isla se conecta con Gran Bretaña a través del Puerto de Ardrossan (a 55 kilómetros de Glasgow por la A-737). Si vienes desde la 'ciudad' en transporte público puedes llegar a través de ScotRail desde la Estación Central de Glasgow (43 minutos; 10 euros aproximadamente). La conexión en autobús (desde West Regent en Glasgow) es más lenta y obliga a hacer parada en Kilmarnock (línea X77 desde Glasgow) y tomar la 585 o la 11 hasta Ardrossan. La compañía Caledonian MacBrayneune los puertos de Ardrossan y Brodick con varias frecuencias al día. El precio de ida y vuelta ronda los 10 euros. Llevar un coche a la isla cuesta unos 36. Esta compañía también ofrece una conexión entre los puertos de Lochranza (norte de la isla) y Clanoaig. El precio del billete de ida y vuelta es de unos siete euros. Llevar el coche cuesta unos 22. En ambas rutas, la bicicleta pasa gratis.

La a Brodick; la capital de la isla .- El pueblecito de Brodick ejerce de capital y puerta de entrada principal a la isla. Aquí se concentra gran parte de la oferta alojativa de Arrán y también algunos de sus hitos naturales, históricos y culturales. También es el punto de partida para hacer dos de los senderos más populares: el que sube por la ribera del Glenrosa Water (para poder visitar sus saltos de agua y una zona de pozas muy bonita que se llama Blue Pool –Piscina Azul-) y el que asciende hasta Goat Fell, el pico mas alto de toda la isla. Si eres un andarín consumado puedes juntar las dos rutas en un solo recorrido circular con salida y llegada en la ciudad (unos 18 kilómetros con un desnivel máximo de 820 metros). Pero es que aquí también hay varios lugares que ver. Está el Arran Heritage Museum (Rosaburn, sn), un conjunto de cabañas tradicionales en el que se exhiben colecciones históricas, arqueológicas y etnográficas; también puedes visitar el Castillo de Brodick y sus jardines; recorrer la costa (y la impresionante playa que se forma en la desembocadura del Glenrosa Water) a través del Fishermans Walko sumérgete en los misterios de la Prehistoria en Glen Shiel Stone Row, uno de los muchos monumentos megalíticos que hay por toda la isla. Otra posibilidad es medir un buen rato en la Arran Cheese Shop (A841, sn), una quesería artesanal que es famosa en toda Escocia por la enorme calidad del queso local. Y todo esto en apenas un pueblecito de cuatro o cinco calles de casitas bajas, grandes jardines, colinas y pequeños bosques. Es un anticipo genial para lo que ofrece el resto de la isla.

Cuevas míticas, piedras mágicas .- La cultura gaélica es famosa en toda Europa por su vinculación con lo mágico. Y en esa mitología de seres fantásticos, héroes, hadas y gigantes los monumentos megalíticos juegan un papel de centralidad indiscutible. Los restos prehistóricos salpican toda la isla, pero el peso mágico de 'la piedras' se deja sentir con especial importancia en Machrie Moor(Acceso a pie desde A481 –Tormore-). Estamos en una zona en la que se domina la costa oeste de Arrán (dónde se concentra la gran mayoría de los restos prehistóricos) y dónde las mujeres y hombres de la remota antigüedad construyeron hasta siete grandes círculos de piedra (o crómlech) que se extienden por una amplia llanura. El lugar es intenso. Las piedras (algunas de gran tamaño) añaden dramatismo a un paraje enmarcado por las montañas, a un lado, y el mar. Desde aquí se está en un rato en la costa. Hay otros lugares arqueológicos importantes como el Círculo de Auchagallon , la Fortaleza de Doon o las sorprendentes huellas de dinosaurio de Blackwaterfoot .

Pero el epicentro emocional de la zona es King's Cave(Acceso desde A481 -). A esta cueva a pie de playa se llega después de atravesar una zona de bosque repoblado densísimo que acrecenta la magia del lugar. Esta cueva tiene un significado histórico y mítico muy importante para el pueblo escocés, ya que, según la tradición, aquí tuvo un suceso vinculado a la figura del Rey Robert Bruce (el de la película Braveheart). Dicen que al ver una araña intentar una y otra vez tejer su tela sin desfallecer ante los errores tomados la determinación de enfrentarse a los ingleses para reclamar el trono, algo que consiguió tras la batalla de Bannockburn. Pero la cueva también es importante por sus grabados neolíticos y medievales, destacando los llamados Ogham, unas inscripciones en un alfabeto gaélico que se usó durante los últimos tiempos de la Edad Antigua y los primeros siglos de la Edad Media (del V al VII).

La herencia megalítica es muy abundante. Después de los círculos de piedra los restos de viejas tumbas y lugares de culto neolíticos son los famosos Cairns, conocidos también como Tumbas de Corredor. Los más espectaculares son The Giant Grove (acceso desde Largymore) y Torrylin Cairn (acceso desde Lagg) y Carn Ban (acceso por carretera de tierra desde la cascada de Eas a' Chrannaig ) todos en la zona sur. En el norte de la isla, dominado por las montañas, el número de restos de este tipo es caso.

Pueblitos encantadores, focas, castillos y un whisky de aúpa .- Lo mejor de estas islas escocesas es que guardan muchos secretos en muy poco espacio. Dar la vuelta a Arran por la costa demanda poco más de 100 kilómetros. Así que basta con hacer una noche aquí para verlo todo muy bien aunque también puedes optar por la excursión de un día. La costa de la isla está jalonada por un rosario de pequeños pueblos de pescadores que, además, ofrecen muchas oportunidades para visitar el interior. La mitad sur es accesible y en el norte, la actividad humana se reduce a una franja de un par de centenares de metros que termina abruptamente con las primeras rampas de las montañas. Justo en el extremo septentrional de la isla está el pequeño puerto de Lochranza. Aquí nos encontramos con las ruinas de un viejo castillo del siglo XIII, un estuario precioso y otra de las joyas de la corona: Lochranza Distillery (A841). Esta destilería de whisky es relativamente nueva, pero ha sabido retomar una tradición de siglos para crear verdaderas joyas de arte que se apoyan en materias primas como el agua del Loch na Davie y la turba local. Merece la pena la visita. Y otra de las sorpresas de Arrán es que es uno de los mejores lugares de la costa escocesa para ver focas. Y del extremo norte pasamos al Sur. Kildonan es apenas una hilera de casas junto a una costa de rocas y charcones. Aquí también hay un pequeño castillo y huellas de dinosaurios, pero este lugar es famoso porque aquí vive una nutrida colonia de focas que se dejan ver con facilidad. Uno de los puntos fuertes de Arran es su naturaleza. En las montañas pueden verse ciervos rojos, águilas reales, ardillas rojas…

Comer mariscos y escuchar buena música .- No solemos ser de los que recomiendan restaurantes y esas cosas. Cuando uno viaja está en pocos lugares para comer y es injusto catalogar sin tener una visión amplia de la oferta de cada destino. Pero si vas a Arrán tienes que ir al menos una vez al Mara Fish Bar & Deli (Shore road –A841-, Corrie; e.mail: marafisharran@gmail.com). De lo mejorcito que hemos probado por estas latitudes. Pescados y mariscos fresquísimos y con un precio que sorprende. Otro punto que nos apasiona de las islas británicas es la posibilidad de disfrutar de música en vivo en los pubs. En Arrán, el local de la música es la Taberna Pierhead (Shore road –A841-, Lamlash). Si vas un viernes o un sábado tienes programa de música asegurada.

Fotos bajo Licencia CC: Paul Albertella ; Tom Bastin ; Magnus Hagdorn ; alasdair ; Noemí ; compañero de dolar

Etiquetas
stats