La portada de mañana
Acceder
Del ‘caso Koldo’ al Grupo Mixto: la última semana de Ábalos en el PSOE
Un año de la Ley Trans: "Somos personas normales haciendo cosas normales"
Opinión - Aviso a navegantes: los mensajes entre líneas de Ábalos. Por Ignacio Escolar

GUÍA DE LONDRES: De Covent Garden a Westminster

Detalles en Covent Garden.

Viajar Ahora

0

El corazón del imperio británico se asienta en la orilla norte del Thames. En apenas unos centenares de metros se apilan las más importantes instituciones del país: el Palacio de Westminster, sede del Parlamento, la Abadía de Westminster, corazón religioso de la iglesia anglicana, el Foreign Office, que marca el paso de la política exterior del país y el Palacio de Buckingham, residencia oficial de la familia real y, por lo tanto, sede de la Monarquía. Y todo ello rodeado de la pompa y el boato del viejo imperio. Aquí se apelotonan os monumentos que recuerdan las glorias de un pasado que aquí pesa mucho. Ecos de batallas, de frentes lejanos, de héroes patrios… Estamos en el verdadero centro político, espiritual y simbólico de la Inglaterra de siempre. En una pequeña porción de ciudad que apenas cubre una milla (1,6 kilómetros) de radio desde Trafalgar Square se acumula media ciudad: sus museos más importantes; sus símbolos; sus instituciones y algunos de los nuevos iconos de la city del XXI.

La historia de Covent Garden está vinculada a la cercana abadía de Westminster. Y de ahí el propio nombre del vecindario que no era más que parte de las tierras de cultivo del centro religioso. Hay dos hitos que marcan el devenir del vecindario: a mediados del siglo XVII se decidió hacer una ‘ciudad experimental’ planificada y el lugar se pobló de grandes edificios y residencias de clase alta y tras el incendio de 1666 hubo que acondicionar el lugar como mercado y residencia de damnificados. El mercado se instaló en The Piazza (centro del nuevo vecindario construido) y marcó el destino del lugar como central de abastos de la capital y, con el paso de los siglos, eje de la vida comercial londinense. Aún hoy, el Mercado de Covent Garden –Apple Market- es el elemento que define al vecindario.

El Mercado de las Manzanas –Apple Market- (The Market Building, 21) ejerce de corazón del barrio. Desde aquí se accede algunas de las calles más importantes del vecindario y también aglutina lugares icónicos como el Royal Opera House (Bow Street); la iglesia de St. Paul (Bedford Street), un precioso edificio clasicista del siglo XVII vinculado a los actores y actrices o el sorprendente Goodwin's Court, un callejón con casas georgianas de finales del XVII que hoy ejerce de punto de interés histórico pero que en sus tiempos fue un lugar de mala reputación, la bonita calle Saint Martin's Lane… Pero volvamos atrás. El Apple Market tiene su origen en un mercado medieval de frutas y verduras que por aquel entonces se situaba a las afueras de Londres. El mercado de hoy es una pieza arquitectónica del siglo XIX insertado en un entorno de belleza brutal (con otros lugares de interés como el coqueto Jubilee Market Hall –antigüedades- o el London Transport Museum –con una colección brutal de trenes, tranvías y autobuses históricos-). The Piazza (como se conoce al lugar) también sirve de acceso a importantes calles del centro de la capital: High Holborn al norte, Kingsway al este, la calle Strand al sur y Charing Cross Road al oeste.

El otro gran centro de interés del barrio es Trafalgar Square. La plaza de por sí ya es impresionante con su monumento dedicado a la figura de Nelson, sus leones de bronce y las vistas al Big Ben. La centralidad de Trafalgar Square también queda marcada por todos los grandes sitios que la rodean: la National Gallery (una de las más grandes pinacotecas del mundo); Admiralty Arch (The Mall, sn), la puerta monumental que da acceso a las inmediaciones de Buckingham Palace; la preciosa St. Martin in the fields (una de las grandes joyas de la arquitectura georgiana de la ciudad) o la Estación de Charing Cross (Strand, sn), de las más lindas de toda la ciudad. Sin duda alguna es uno de los grandes referentes monumentales de la ciudad; justo el lugar que sirve de transición entre el Londres residencial y el institucional. Quizás las calles que mejor resume esta idea son Strand Street y Whitehall. Pasamos de las mansiones y edificios señoriales del entorno de King's College (las iglesias de St Clement Danes y St Mary Le Strand; la espectacular Bush House) hasta el tándem que forman Westminster Abbey y Westminster Palace.

Tres lugares  curiosos en Covent Garden (estrellas amarillas en el mapa).- Hasta hace pocos años era un pequeño secreto, pero los influencers han convertido a Neal's Yard (acceso desde Short's Gardens street) en un lugar frecuentado por los viajeros: aún así sigue siendo un rincón precioso que merece la pena ir a ver. Otro lugar que para nosotros es especial es el número 84 de Charing Cross Road aunque ya no quede nada de la vieja librería Marks & Co. (ahora es una franquicia de comida rápida) es una buena excusa para recorrer esta calle y recordar la estupenda novela de Helene Hanff (84, Charing Cross Road). La cripta de St Martin-in-the-Fields (Trafalgar Square, sn) no sólo es un espacio arquitectónico singular. También es un animado café donde se come bien y barato y con muy buena música en directo por las noches.

Westminster, el corazón del viejo imperio.- La impresionante Whitehall Street y su prolongación Pairlament Street forman la espina dorsal del simbolismo político y espiritual de la nación. Aquí se acumulan los edificios oficiales y los ministerios. Caminar por aquí es toparse con lugares conocidos como Downing Street, dónde se localiza la residencia oficial del primer ministro británico, o la famosa Scotland Yard, calle que alberga las oficinas de la policía londinense. Meterse en todas y cada una de las calles, callejones y plazas de la zona demandaría horas y horas de caminata. Si es tu primera vez en Londres y tienes pocos días tienes que centrar tus atenciones. Si sólo puedes optar por una visita nosotros te recomendamos la Abadía de Westminster (Dean’s Yard), uno de los complejos arquitectónicos medievales más importantes del mundo. Solo por ver el edificio por dentro y todas las obras de arte y piezas históricas que se guardan merece la pena pagar la entrada. Pero es que, además, uno se impregna de la historia del país. Este lugar ha sido el escenario de las grandes ceremonias de estado desde 1066. Aquí se corona y se entierra a los reyes y reinas; aquí se celebran las bodas reales, se rinde homenaje a las hijas e hijos más ilustres de la nación (en el complejo hay unas 3.000 tumbas), se recuerdan las grandes gestas… Es un lugar con una carga simbólica brutal. El otro gran hito de la zona es Westminster Palace (Old Place Yard), la sede del Parlamento de la nación. ¿Merece la pena la visita? Este lugar es enorme. Los tours incluyen las famosas cámaras (la de los lores y la de los comunes), salas de reuniones, grandes halls ceremoniales y, con un extra, subir al Big Ben. Eso sí, prepárate para echar ahí dentro cuatro o cinco horas. Eso sí, merece la pena recorrer todo el edificio de punta a punta por Abingdon Street entre Pairlament Square Garden y Victoria Tower Garden (y de paso ver Jewel Tower –lo único que queda del palacio medieval de Westminster-).

Las mejores fotos de Westminster desde el otro lado del río.- Para admirar toda la grandeza de Westminster Palace hay que tomar distancia. Y lo tradicional es cruzar el Thames por Westminster Bridge para tomar la típica foto del Big Ben desde el otro lado del río. Un consejito.- Cuando llegues a la altura de South Bank Lion baja las escaleras y cruza el puente por debajo a través del túnel. Vas a salir a una pequeña terraza con vistas increíbles sobre el Parlamento y su famoso reloj y con bastante menos gente. También desde aquí puedes ir caminando en un rato hasta la base del London Eye (Riverside Building) la famosa noria. Las vistas son increíbles y merece la pena pagar las 25 libras del billete (si lo sacas por inernet).

Visitar el Palacio de Buckingham.- La visita al interior del palacio sólo está habilitada unas pocas semanas al año (entre finales de julio y principios de septiembre) así que si te coinciden las fechas puedes incluir el tour en la jornada de visita. El otro ‘hit’ del palacio es su famoso cambio de guardia. Durante los meses de junio y julio la ceremonia se celebra todos los días mientras que durante el resto del año el relevo ceremonial tiene lugar los lunes, miércoles, viernes y domingos. La ceremonia empieza a las 10.30 aunque el punto culminante (desfiles y relevos) se producen en torno a las 11.00 horas. Los tres lugares señalados para ver esta parada militar (estrellas rojas en el mapa) son Wellington Barracks (The Guards Museum), Friary Court (Saint James's Palace) y la propia entrada principal del palacio.

Fotos bajo Licencia CC: Francisco Rojas; Ángel Torres; Tom Thai; Shane Global; Jim Bahn; Michiel Jelijs; It's No Game; Martin Pettitt

Etiquetas
stats