eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Owen Jones

Columnista en the Guardian. Autor de los libros Chavs, la demonización de la clase obrera y El Establishment.

Ahora, publica sus columnas traducidas por primera vez al español en la sección Internacional de eldiario.es.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2775

Boris Johnson seduce a la extrema derecha con su desagradable retórica, pero está jugando con fuego

Por primera vez en la historia del Reino Unido, tenemos un primer ministro que la extrema derecha considera su propio líder. El sábado pasado, durante una manifestación en Westminster, matones de extrema derecha embistieron contra activistas de izquierdas y opositores al Brexit mientras gritaban "tenemos un poste para colgaros a vosotros" y "Boris, te queremos". El estafador y matón encarcelado Tommy Robinson ha declarado "apoyamos a Boris", halagándolo por sus ataques contra conservadores rebeldes y los "traidores" laboristas. Además, uno de sus principales aliados ha difundido un vídeo que muestra a Johnson con los pulgares arriba y las frases "el primer ministro del pueblo" y "El Parlamento contra el Pueblo", acompañadas con cánticos de estilo futbolístico que dicen "¡Boris está con Inglaterra!"

Aunque Margaret Thatcher agitó los temores de que el Reino Unido se viera "inundada de gente de otra cultura" y propuso "poner fin a la inmigración", el Frente Nacional —el principal movimiento de extrema derecha de aquella época— nunca la vio como una de los suyos. Si a Johnson le preocupa íntimamente convertirse en representante de una renaciente extrema derecha, desde luego no lo ha demostrado. Muy por el contrario: él y su co-primer ministro, Dominic Cummings están jugando con fuego, aunque saben muy bien que en este momento el Reino Unido es un polvorín.

Seguir leyendo »

Es hora de pelear y detener el golpe de Estado de Boris Johnson

Hay que llamar a la suspensión del Parlamento por su nombre: es un golpe de Estado por parte de un primer ministro que no ha sido elegido por la ciudadanía.

Se nos prometió que el Brexit implicaba la devolución de la soberanía de la Cámara de los Comunes, retomar el control sobre nuestro poder legislativo. Esa misma institución es la que ahora se cierra y se neutraliza su capacidad para aprobar leyes. Ahora, la maniobra deja solo un puñado de días para que los representantes que sí han sido elegidos por la ciudadanía expresen su opinión sobre el evento de consecuencias más profundas que vive el país desde que callaron las armas al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Seguir leyendo »

La violencia de la extrema derecha no para de aumentar: ¿por qué no genera indignación?

Mohammed Saleem fue asesinado por un terrorista y, sin embargo, lo más probable es que no hayas oído hablar de él. Sucedió en abril de 2013, cuando este hombre de 82 años regresaba a su casa luego de pasar la tarde rezando en una mezquita en Small Heath, Birmingham. Un terrorista neonazi ucraniano, que ya había puesto bombas en tres mezquitas, lo apuñaló tres veces por la espalda. "Era un hombre hermoso, muy educado, que alentó a sus cinco hijas —y también a sus hijos varones— a estudiar. Amaba y agradecía todo lo que el Reino Unido le dio", afirma Maz Saleem, una de sus hijas. "He pasado seis años luchando sin descanso para que lo reconozcan en los grandes medios de comunicación".

Tres semanas después, el asesinato de Lee Rigby a manos de fundamentalistas islamistas indignó a todo el país y provocó una reunión de emergencia del Gabinete de Crisis. Nada de eso sucedió por Saleem. "El tema fue escondido bajo el tapete", me dice Maz. ¿Y qué sucedió con el asesinato de Mushin Ahmed, un abuelo de 81 años, a manos de dos racistas británicos en agosto de 2015, cuando la víctima iba a rezar a la mezquita de Rotherham? Uno de sus atacantes lo pateó con tanta fuerza que le hizo estallar la dentadura y le dejó la huella de la deportiva en el rostro. También podemos hablar del hombre negro de 32 años del este de Londres, que tuvo que gatear hasta la carretera A12 para escapar de un ataque racista: lo habían apuñalado cinco veces.

Seguir leyendo »

Ibram X. Kendi: "El racismo y el capitalismo surgen al mismo tiempo y se han alimentado mutuamente"

Es un recuerdo que todavía perturba a Ibram X Kendi. Eran los años noventa y Kendi, estudiante de último año de bachillerato, tenía que pronunciar un discurso en un concurso de oratoria celebrado en honor de Martin Luther King.

"Cuando pensamos en Estados Unidos en la década de los noventa, pensamos en un periodo de la historia del país en el que los miembros de ambos partidos [Republicano y Demócrata], personas de todas las razas, percibían que el auge de crímenes violentos entre los jóvenes afroamericanos, especialmente en los barrios de las ciudades, era una consecuencia de un problema de la juventud afroamericana y el creciente porcentaje de hogares monoparentales", señala. El historiador describe este contexto: "Muchas personas llegaron a pensar que la raíz del problema era que algo fallaba con las jóvenes madres afroamericanas". 

Seguir leyendo »

¿Cómo puede ser que un hombre no recicle por miedo a parecer homosexual?

¿Así que por esto se va a destruir el planeta, porque los hombres heterosexuales tienen miedo de que la gente piense que son homosexuales? Según un estudio reciente realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania, algunos hombres evitan realizar actividades relacionadas por el medio ambiente porque temen que si alguien les ve reciclando o llevando una bolsa de la compra reutilizable piensen que están buscando ligar con otro hombre. Así que cuando estos hombres estén revolviendo basura chamuscada por el sol para encontrar comida, o nadando a través de Covent Garden o protegiendo a sus familias de un colapso social estilo Mad Max, al menos podrán consolarse pensando que su preciosa heterosexualidad ha quedado intacta.

Por supuesto que la crisis climática no se resolverá solo con más reciclaje y menos bolsas de plástico, pero el estudio es revelador. Tanto hombres como mujeres ven el cuidado del medio ambiente como un rasgo "femenino", y los hombres asocian el comportamiento femenino con ser homosexuales.

Seguir leyendo »

Se avecina la guerra con Irán: no caigamos en la trampa de justificarla

Ya sabemos cómo funciona esto. La decisión de guerra se toma con mucha antelación. Es el punto final al que hay que llegar y para el que se van acumulando las pruebas. De repente, un régimen que gobierna desde hace años se convierte en una amenaza inminente. Aparecen los exiliados que hablan con solemnidad sobre la necesidad de guerra en su patria. Ya casi no les quedan conexiones con el país de origen pero tienen grandes cuentas bancarias y muchas relaciones con thinks tanks de derecha, multinacionales y servicios de seguridad occidentales.

Con un detalle infinito, se da a conocer la interminable letanía de abusos contra los derechos humanos. Son los mismos abusos que nuestras élites ignoran cuando quien los comete es un aliado, como la dictadura saudí, que ha sumido a Yemen en la peor crisis humanitaria del mundo. Los críticos de la guerra son caracterizados como lunáticos, como gente que no quiere a su país o como idiotas útiles del enemigo que está poniendo en peligro la seguridad nacional y amenazando a su propio pueblo. Así ocurrió en Irak y también en Libia, dos países que se sumieron a toda velocidad en un caótico baño de sangre.

Seguir leyendo »

Boris Johnson es el mini-Trump en ascenso de la política británica

¿Quién es más farsante y embustero? ¿Donald Trump? ¿O la gente que lo criticaba dentro del Partido Republicano?

En el ya lejano universo político de hace cuatro años, cuando se consideraba que la probabilidad de que Trump se hiciera con la candidatura republicana era de 1%, todo el mundo podía burlarse de aquel magnate de los realities al que tildaban de payaso ridículo. También sus compañeros de partido.

Seguir leyendo »

Que no os dé pena Theresa May: ha sido la peor primera ministra de la historia reciente

Pareciera que, tras su lacrimógena despedida ayer, para muchos ha sido inevitable compadecerse por Theresa May. "¡La pobre tuvo muy mala suerte!", exclamaron algunos, o "¿Es culpa suya que sus compañeros de partido sean unos trogloditas extremistas?", y "No es su culpa que lo del Brexit sea un lío imposible de sacar adelante". Hay que analizar la situación, sin embargo, mirando más allá: May ha hecho la peor gestión de gobierno desde Lord North en el siglo XVIII, cuando se independizaron las colonias norteamericanas.

Es cierto que a May no le han tocado situaciones sencillas. Pero lo que ha hecho ha sido echar gasolina y prenderle fuego a todo. Empezamos por el Brexit. Por el veneno que arrojaron contra migrantes y refugiados en la campaña oficial a favor de la salida del Reino Unido de la UE, una campaña construida por un Ministro del Interior que hizo circular autobuses con rótulos "Iros a vuestros países", que difundió mentiras perniciosas como que no se puede expatriar a un inmigrante ilegal si tiene gato, o cuya gestión hizo que las personas refugiadas homosexuales se sintieran forzadas a filmarse teniendo relaciones sexuales para evitar la deportación. La única coherencia discernible de la ideología de May ha sido la de machacar a los migrantes.

Seguir leyendo »

Carta desde... el agujero negro del Brexit

Queridos amigos españoles:

El Brexit es un agujero negro capaz de sacar la energía a cualquier otro tema. Hemos dejado de hablar de pobreza infantil, de nuestro renqueante sistema de salud y de una crisis de vivienda que afecta a millones de personas. Estamos atrapados en un día de la marmota cada vez más aburrido, debatiendo sobre uniones aduaneras y comercio sin tensiones.

Seguir leyendo »

Necesitamos hablar del papel que han desempeñado los medios en la radicalización de la extrema derecha

Cuando se trata de la amenaza del terrorismo islamista, todos estamos de acuerdo en afirmar que la radicalización ha jugado un papel clave. Internet, algunas personas que fomentan el odio como Anjem Choudary y Abu Hamza, y Arabia Saudí, un país exportador de extremismo y armado por Occidente; todos han sido piezas del engranaje que ha facilitado la radicalización de personas fácilmente influenciables.

En cambio, cuando debatimos sobre los factores que propician la radicalización de la extrema derecha, este consenso brilla por su ausencia. El motivo resulta evidente pero no por ello es menos escalofriante: los que difunden mensajes de odio, los sargentos de reclutamiento y los idiotas que tan útiles son para la extrema derecha forman parte de la misma esencia de las castas de Reino Unido, Europa y de Estados Unidos. Son miembros de la elite política y mediática.

Seguir leyendo »