eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Owen Jones

Columnista en the Guardian. Autor de los libros Chavs, la demonización de la clase obrera y El Establishment.

Ahora, publica sus columnas traducidas por primera vez al español en la sección Internacional de eldiario.es.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2681

Se avecina la guerra con Irán: no caigamos en la trampa de justificarla

Ya sabemos cómo funciona esto. La decisión de guerra se toma con mucha antelación. Es el punto final al que hay que llegar y para el que se van acumulando las pruebas. De repente, un régimen que gobierna desde hace años se convierte en una amenaza inminente. Aparecen los exiliados que hablan con solemnidad sobre la necesidad de guerra en su patria. Ya casi no les quedan conexiones con el país de origen pero tienen grandes cuentas bancarias y muchas relaciones con thinks tanks de derecha, multinacionales y servicios de seguridad occidentales.

Con un detalle infinito, se da a conocer la interminable letanía de abusos contra los derechos humanos. Son los mismos abusos que nuestras élites ignoran cuando quien los comete es un aliado, como la dictadura saudí, que ha sumido a Yemen en la peor crisis humanitaria del mundo. Los críticos de la guerra son caracterizados como lunáticos, como gente que no quiere a su país o como idiotas útiles del enemigo que está poniendo en peligro la seguridad nacional y amenazando a su propio pueblo. Así ocurrió en Irak y también en Libia, dos países que se sumieron a toda velocidad en un caótico baño de sangre.

Seguir leyendo »

Boris Johnson es el mini-Trump en ascenso de la política británica

¿Quién es más farsante y embustero? ¿Donald Trump? ¿O la gente que lo criticaba dentro del Partido Republicano?

En el ya lejano universo político de hace cuatro años, cuando se consideraba que la probabilidad de que Trump se hiciera con la candidatura republicana era de 1%, todo el mundo podía burlarse de aquel magnate de los realities al que tildaban de payaso ridículo. También sus compañeros de partido.

Seguir leyendo »

Que no os dé pena Theresa May: ha sido la peor primera ministra de la historia reciente

Pareciera que, tras su lacrimógena despedida ayer, para muchos ha sido inevitable compadecerse por Theresa May. "¡La pobre tuvo muy mala suerte!", exclamaron algunos, o "¿Es culpa suya que sus compañeros de partido sean unos trogloditas extremistas?", y "No es su culpa que lo del Brexit sea un lío imposible de sacar adelante". Hay que analizar la situación, sin embargo, mirando más allá: May ha hecho la peor gestión de gobierno desde Lord North en el siglo XVIII, cuando se independizaron las colonias norteamericanas.

Es cierto que a May no le han tocado situaciones sencillas. Pero lo que ha hecho ha sido echar gasolina y prenderle fuego a todo. Empezamos por el Brexit. Por el veneno que arrojaron contra migrantes y refugiados en la campaña oficial a favor de la salida del Reino Unido de la UE, una campaña construida por un Ministro del Interior que hizo circular autobuses con rótulos "Iros a vuestros países", que difundió mentiras perniciosas como que no se puede expatriar a un inmigrante ilegal si tiene gato, o cuya gestión hizo que las personas refugiadas homosexuales se sintieran forzadas a filmarse teniendo relaciones sexuales para evitar la deportación. La única coherencia discernible de la ideología de May ha sido la de machacar a los migrantes.

Seguir leyendo »

Carta desde... el agujero negro del Brexit

Queridos amigos españoles:

El Brexit es un agujero negro capaz de sacar la energía a cualquier otro tema. Hemos dejado de hablar de pobreza infantil, de nuestro renqueante sistema de salud y de una crisis de vivienda que afecta a millones de personas. Estamos atrapados en un día de la marmota cada vez más aburrido, debatiendo sobre uniones aduaneras y comercio sin tensiones.

Seguir leyendo »

Necesitamos hablar del papel que han desempeñado los medios en la radicalización de la extrema derecha

Cuando se trata de la amenaza del terrorismo islamista, todos estamos de acuerdo en afirmar que la radicalización ha jugado un papel clave. Internet, algunas personas que fomentan el odio como Anjem Choudary y Abu Hamza, y Arabia Saudí, un país exportador de extremismo y armado por Occidente; todos han sido piezas del engranaje que ha facilitado la radicalización de personas fácilmente influenciables.

En cambio, cuando debatimos sobre los factores que propician la radicalización de la extrema derecha, este consenso brilla por su ausencia. El motivo resulta evidente pero no por ello es menos escalofriante: los que difunden mensajes de odio, los sargentos de reclutamiento y los idiotas que tan útiles son para la extrema derecha forman parte de la misma esencia de las castas de Reino Unido, Europa y de Estados Unidos. Son miembros de la elite política y mediática.

Seguir leyendo »

Se reían de los laboristas por pedir elecciones y ahora es la única solución

La primera ministra nos tiene de un lado para otro. Solo por garantizar la unión del Partido Conservador está dispuesta a llevar al país al borde del abismo. Como la pareja que insinúa una cena romántica con posible pedida de mano y termina ofreciéndote pan con mantequilla, Theresa May nos regaló este jueves otro momento de anticlímax en su discurso a la nación: no hubo ni una sola mención a una posible salida del incendio en el que estamos. Se limitó a embestir contra el Parlamento al que hace menos de dos años nos obligó a votar.

Decir que la crisis nacional del Reino Unido es de manufactura conservadora es una perogrullada. Pero una que hay que decir una y otra vez dentro de un panorama de medios que juega para la derecha. Gran Bretaña ha sido derrotada por una pelea de poder del Partido Conservador que ya lleva una generación, y por los desastrosos intentos de David Cameron y su sucesora por capearla.

Seguir leyendo »

El punto medio: la única salida posible para el desastre del Brexit

El Brexit es un acertijo que solo se resolverá buscando un punto intermedio. No en vano, una pequeña mayoría fue la que otorgó la victoria a los que votaron por dejar la Unión Europea. Desde aquel referéndum de 2016, el tejido democrático y social del Reino Unido se ha visto profundamente alterado. Ninguna persona digna de crédito considera que se puede lograr una ruptura dura con la Unión Europea sin sufrir importantes perjuicios económicos.

Lo lógico sería buscar un término medio que unifique al país cuanto sea posible, que minimice el daño económico y que cambie la conversación para empezar a hablar de las "injusticias acuciantes" que han desfigurado a la sociedad británica, en palabras de Theresa May (una de las personas que contribuyó a agrandar esas injusticias). El problema es que las dos partes han torpedeado, a propósito, la posibilidad de hacer las concesiones necesarias para un acuerdo.

Seguir leyendo »

La humanidad se enfrenta a una crisis existencial y Alexandria Ocasio-Cortez nos da esperanzas

Malas noticias: estamos en problemas. Un nuevo informe del Instituto de Investigación de Políticas Públicas sugiere que estamos amenazados por una serie de crisis que podrían desencadenarse simultáneamente: desde el calentamiento global hasta la pérdida de fertilidad de las tierras.

Las consecuencias podrían incluir desequilibrios gigantescos, no sólo en algunos países, sino a escala global. Y no estamos ni de lejos preparados para enfrentar los daños ocasionados a la salud ni los posibles desplomes en la economía que podrían producirse, por ejemplo, con un inédito aumento de las peticiones a los seguros por incendios o inundaciones en Estados Unidos.

Seguir leyendo »

El fiasco del Brexit no puede achacarse al laborismo

La votación celebrada este martes en el parlamento debería marcar el fin de una mentira. Es posible que esto suene un poco raro, teniendo en cuenta que ese fue el día en que los diputados votaron por una enmienda que exige buscar alternativas al 'backstop' [conjunto de restricciones previsto para evitar controles fronterizos entre las dos Irlandas], una posibilidad que la Unión Europea ha descartado una y otra vez.

El martes fue el día en que los diputados conservadores votaron por algo que saben imposible de conseguir. David Lidington, el número dos de Theresa May que hace tan solo tres semanas denunciaba las "fantasías de acuerdos alternativos y mágicos", votó el martes por algo que sabe imposible de conseguir. La primera ministra, que insistía en negar la posibilidad de alternativas a su acuerdo y vapuleaba a sus diputados hasta el ridículo para que se opusieran a otros acuerdos, votó el martes por algo que sabe imposible de conseguir. Y los diputados del norirlandés Partido Unionista Democrático [DUP, por sus siglas en inglés] votaron el martes por algo que saben imposible de conseguir, aunque al menos ellos tienen la excusa de haberse quedado varados en el siglo XVII.

Seguir leyendo »

El Partido Laborista debe buscar un mejor Brexit, no un segundo referéndum

Que el Gobierno haya superado la moción de censura es paradójicamente una señal de su debilidad y no de su fortaleza. Todo lo que une a un Partido Conservador extremadamente fracturado es el pánico a que un gobierno laborista liderado por Jeremy Corbyn llegue al poder tras unas elecciones generales, una posibilidad que, sorprendentemente, muchos reconocen. Si Theresa May tuviese confianza en las opciones de los tories ante unos comicios, se arriesgaría a tirar los dados.

Pero el Partido Laborista empezó la última campaña electoral con 24 puntos porcentuales por debajo de los tories en las encuestas y, seis semanas después, acabó a tan solo dos puntos. Hoy, los sondeos sitúan a los laboristas ligeramente por encima. Los conservadores temen que una administración liderada por Jeremy Corbyn no será como un gobierno laborista "normal" y pondrá fin a un consenso económico establecido por Margaret Thatcher. Y haría bien en hacerlo.

Seguir leyendo »