eldiario.es

9
Menú

Viajar Ahora Viajar Ahora

Un día en el Albayzín

El barrio más auténtico de Granada es un laberinto de callejuelas con sabor árabe.

Museos, viejos baños, palacios encantadores y casas modestas forman un conjunto que no deja indiferente al viajero.

Esta miniguía te permite disfrutar del universo albayzinero en un solo día.

- PUBLICIDAD -
El barrio del Albayzín desde las murallas de La Alhambra (Granada).

El barrio del Albayzín desde las murallas de La Alhambra (Granada).

9.00: Plaza Nueva es la puerta de entrada más utilizada por los viajeros que visitan el barrio del Albayzín, uno de los lugares más representativos de la ciudad de Granada. Y también es un buen lugar para tomar un desayuno granadino antes de enfrentarse a las cuestas del enorme laberinto de casitas que colman la ladera izquierda del cauce del río Darro. Para muchos, llegar a la plaza supone el primer encuentro cercano con la Alhambra. La Torre de la Vela, principal bastión defensivo del palacio nazarí, sobresale de entre los tejados y campanarios, flotando tras las copas de los árboles de la ladera de la Sabika. Si aún no las has probado, esta es una buena oportunidad para pedir las famosas tostadas con tomate. Según nuestra experiencia, las mejores son las que se hacen con los famosos molletes de Antequera . El Café Lisboa (Dirección: Reyes Católicos, 67; Tel: (+34) 210 579) es un clásico del lugar, pero si prefieres comer en plena plaza otra opción muy recomendable es la terraza del Café La Hacienda (Dirección: Plaza Nueva, 3; Tel: (+34) 958 223 408).

La Real Chancillería  es el edificio más notable de la plaza. Fue uno de las primeras edificaciones monumentales construidas en la ciudad tras la conquista de la misma por parte de los Reyes Católicos. Fue el primer espacio de España construido expresamente para ser sede de un tribunal de justicia y es una de las más espectaculares muestras de manierismo renacentista del país. Justo frente del edificio judicial se encuentra el Pilar del Toro, una preciosa fuente renacentista que se atribuye al genial artista Diego de Siloé.


A dos pasos se encuentra la Iglesia de San Gil y Santa Ana (Plaza de Santa Ana, 1; Tel: (+34) 958 225 004; Horario de misas L: 19.00, M-V: 18.00, S y Vísperas 18.00, DyF: 11.30 ), construida, según planos de Diego de Siloé, sobre la antigua mezquita de Almazra. Del antiguo oratorio musulman apenas quedan el minarete, transformado en campanario, y las huellas de lo que fue el antiguo arco de herradura de su fachada principal, adornada ahora con una magnífica portada renacentista. En el interior destacan los artesonados (techos) de madera. Es una de las pocas muestras de mezcla entre Renacimiento y Mudéjar de la ciudad. Lamentablemente, sólo puede visitarse en los minutos previos al horario de misas.

10.00: La ruta sugerida continúa siguiendo el curso del Río Darro, que sale a la luz tras dejar atrás Plaza Nueva. La Acera del Darro es una de las calles más bonitas de Granada. Conviene cruzar los puentes y callejear un poco por el margen derecho del río. De vuelta a la calle principal hay que detenerse en El Bañuelo (Carrera del Darro, 31; Tel: (+34) 958 229 738; Horario: M-S 10.00 – 14.00 OJO: Cierra los domingos y los festivos). Estos baños árabes del siglo XI son de los más antiguos de España y están en un más que aceptable estado de conservación.


Un poco más adelante se encuentra el Palacio de Castril, otra de las obras maestras del Diego de Siloé en la capital granadina. En la actualidad, esta casona nobiliaria de estilo plateresco, es sede del Museo Arqueológico de Granada, (Acera del Darro, 43; Tel: (+34) 958 225 640; Horario: X-S 9.00-20.00) en el que se puede rastrear la presencia humana en el suroeste de España desde el Paleolítico a los últimos días de dominación musulmana. Destacan, por su espectacularidad, las salas dedicadas a los íberos, romanos y musulmanes.

12.00: Desde la Plaza del padre Manjón y el Paseo de los Tristes se disfruta de vistas espectaculares de La Alhambra y el Generalife. La plaza, abierta en la margen izquierda del Darro, también es una buena oportunidad para descansar un poco antes de iniciar la escalada hacia las partes altas del Albayzín. Las terrazas de la plaza son una buena excusa para tomar unas cañas y dejarse sorprender por las tapas granadinas. Muy recomendables son La Ruta del Azafrán, el Rabo de Nube y La Puerta de los Tristes.


12.30: Escalando hacia el Albaycín alto. Para llegar a la cima del barrio a pie tienes dos opciones. El más rápido es a través de la Cuesta del Chapiz y doblar en el Carril de las Tomasas (quinta bocacalle a la izquierda). El  otro camino lo trazas tú. Subiendo por La Cuesta de la Victoria puedes callejear siempre hacia arriba y será muy difícil que no llegues al Mirador de San Nicolás. Si no quieres caminar mucho otra opción es tomar la línea 31 de la empresa municipal de trasporte público y bajarte en la parada del Aljibe de Las Tomasas. Aquí conviene visitar la Iglesia del Salvador (Plaza de Abad, 2; Tel: (+34) 958278 644; Horario: L-S 10.00 – 13.00 y 16.30-18.30) que fue, hasta la conquista cristiana, mezquita mayor del barrio del Albayzín. De su pasado musulmán queda el precioso Patio de las Abluciones y algunas huellas en las paredes. El artesonado mudéjar es de los mejores de la ciudad.

De ahí, en un par de minutos, se llega con facilidad al famoso Mirador de San Nicolás, la mejor atalaya de la ciudad para ver La Alhambra con Sierra Nevada de telón de fondo. A cinco minutos del mirador se encuentra el Monasterio de Santa María La Real. Sólo se puede ver mediante visita guiada (Tel: (+34) 657 406 720 y (+34) 696 849 063; mail: visitastaisabellareal@yahoo.es). A espaldas de San Nicolás (siguiendo el callejón de San Cecilio) se llega a Plaza Larga, centro geográfico del barrio. A la placeta se llega a través de la Puerta de las Pesas (Siglo XI), que formaba parte de la red de murallas construidas por los musulmanes para proteger la ciudad. En esta puerta se colgaban las pesas manipuladas por los comerciantes que engañaban a sus clientes.


14.00: A la hora de comer, el Albaycín tiene múltiples posibilidades para todos los gustos y bolsillos. Una de las opciones más recomendable es el Mirador de la Morayma (C/ Pianista García Carillo, 2; Tel: (+34) 958 22 82 90 y (+34) 958 22 48 12; mail: info@miradordemorayma.com; Precio: 35 euros) Una opción inmejorable para los que quieran probar la cocina tradicional granadina con guiños constantes a la cocina andalusí y la alpujarreña. Un lugar curioso y recomendable es Casa el Ladrillo II (Calle Panaderos, 35; Tel: (+34) 958 29 26 51; Precio: 15 euros). Impresionantes los barcos, platos enormes de fritura de pescado. En la Plaza de San Miguel Bajo se encuentra el Mesón el Yunque (Plaza San Miguel Bajo, 3; Tel: (+34) 958 800 090; Precio: 15 euros) donde se puede comer, a muy buen precio, los mejores platos alpujarreños.

16.00: Un paseo por las inmediaciones de Plaza San Miguel y Plaza Larga es la excusa perfecta para ir a tomar un café en Casa Pasteles (Plaza Larga, 1. Tel: (+34) 958 278 997; mail: cafeteria@casapasteles.es). Es el mejor sitio de la ciudad para probar los famosos piononos, un postre ligeramente borracho típico de la provincia.


Cuando el sol declina, una buena opción es ir hasta los miradores de San Miguel Alto y el de La Lona. Desde el primero se puede ver la parte alta del Albayzín, La Alhambra y Sierra Nevada; el segundo es ideal para ver ponerse el sol con vistas impresionantes sobre la ciudad nueva, la vega granadina y Sierra Elvira. Desde este último (siguiendo, a la izquierda, la calle Cruz de Quirós) se baja hasta la calle Calderería Nueva, la calle de las teterías. Hay multitud de locales, pero nosotros recomendamos As Sirat (Calderería Nueva, 5) una de las más antiguas del barrio. Tes y dulces árabes de primerísima calidad en un ambiente genial. Para terminar el día puedes subir por la Cuesta de San Gregorio hasta la calle Rosal de San Pedro. Aquí está el pequeño Mirador de la Querida, muy poco conocido por los turistas. Es un buen lugar para volver a admirar La Alhambra desde un lugar diferente.

Flamenco en el Albaycín: Dos buenas opciones para disfrutar de espectáculos flamencos en el Albayzín son El Jardín de Zoraya y la Casa Arte del Flamenco. Hay multitud de espectáculos de este tipo en la ciudad, pero estos dos no ofrecen “montajes pata turistas”.

Un baño árabe en el Albayzín: El Hamman Al Andalus, a pocos metros de Plaza Nueva, son una magnífica opción para descansar después de una jornada de exploración por la ciudad. Ya sólo el ambiente invita a la relajación. Este hamman ofrece sala de baños fría y caliente y masajes. Todo un gusto.

Plano del Albayzín


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha