Alicante acoge la cumbre euromediterránea donde España, Francia y Portugal abordaran el corredor submarino de hidrógeno

EFE

0

España, Francia y Portugal se reunirán este viernes en Alicante en el marco de la celebración de la IX Cumbre Euromediterránea EU-MED9 para avanzar en el desarrollo del corredor submarino de hidrógeno verde H2Med, inicialmente bautizado como BarMar, un proyecto que presentarán a la Comisión Europea (CE) el próximo 15 de diciembre.

El encuentro, al que acudirán el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el jefe de Estado francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, así como la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, se celebrará de forma paralela a la EU-MED9, aplazada desde septiembre por el positivo en coronavirus de Sánchez.

En el ámbito energético, la reunión servirá para ultimar detalles sobre el H2Med, un hidroducto que transportará hidrógeno verde entre Barcelona y Marsella (sureste francés) y que pactaron en octubre los tres países como alternativa al añorado proyecto transpirenaico del MidCat, que contaba con el rechazo del Ejecutivo galo.

Objetivo 2030

Sin embargo, todavía se desconocen los detalles técnicos y financieros del proyecto, así como los plazos que se manejan para que entre en funcionamiento, aunque fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfica señalan 2030 como la fecha más factible para su puesta en marcha.

Aunque en un principio se barajó un plazo de construcción de entre cuatro y cinco años, los procesos de tramitación de infraestructuras transeuropeas pueden dilatarse entre uno y dos años, un plazo al que habría que sumar el visto bueno definitivo de los países y su construcción definitiva.

Pese a que los plazos no son tan ágiles como los que ofrecía el MidCat, la intención del Gobierno español, según explicó recientemente la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, pasa por presentar el proyecto a la Comisión antes del 15 de diciembre para poder optar a recibir financiación europea.

Concretamente, Ribera citó la posibilidad de acogerse al programa 'Connecting Europe Facility' (Mecanismo Conectar Europa), unos fondos que la Unión Europea destina a implementar la política de redes transeuropeas de energía.

Este programa, en el caso de las nuevas infraestructuras, solo ofrece financiación a aquellos proyectos que transporten únicamente hidrógeno, por lo que la conexión que pretenden impulsar España, Francia y Portugal no podrá trasladar finalmente gas natural.

El objetivo del Gobierno es conseguir que la CE financie alrededor del 50 % del proyecto, ya que este tipo de ayudas permite habitualmente obtener una aportación comunitaria de entre el 30 % y el 50 % del coste final de la infraestructura.

Clave para Europa

Dejando a un lado los detalles técnicos del proyecto, este, que según los expertos podría permitir que España se situase como un referente en Europa y en una situación privilegiada para aprovechar las oportunidades económicas que ofrece el hidrógeno renovable, se antoja clave para incrementar la seguridad de suministro europea en un contexto marcado por la invasión rusa de Ucrania.

A su vez, esta infraestructura dará respuesta al reclamo histórico de España y Portugal de acabar de forma definitiva con el aislamiento energético que ha sufrido históricamente la península ibérica, azotada por los problemas de interconexión con el resto de socios europeos.

Se calcula que el H2Med puede llegar a transportar hasta el 10 % del objetivo total de hidrógeno renovable fijado por Bruselas en el plan 'RePower EU', que se presentó el pasado mes de mayo y establece un objetivo de 20 millones de toneladas de hidrógeno renovable para 2030.

España, Francia y Portugal se reunirán este viernes en Alicante en el marco de la celebración de la IX Cumbre Euromediterránea EU-MED9 para avanzar en el desarrollo del corredor submarino de hidrógeno verde H2Med, inicialmente bautizado como BarMar, un proyecto que presentarán a la Comisión Europea (CE) el próximo 15 de diciembre.

El encuentro, al que acudirán el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el jefe de Estado francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, así como la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, se celebrará de forma paralela a la EU-MED9, aplazada desde septiembre por el positivo en coronavirus de Sánchez.

En el ámbito energético, la reunión servirá para ultimar detalles sobre el H2Med, un hidroducto que transportará hidrógeno verde entre Barcelona y Marsella (sureste francés) y que pactaron en octubre los tres países como alternativa al añorado proyecto transpirenaico del MidCat, que contaba con el rechazo del Ejecutivo galo.

Objetivo 2030

Sin embargo, todavía se desconocen los detalles técnicos y financieros del proyecto, así como los plazos que se manejan para que entre en funcionamiento, aunque fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfica señalan 2030 como la fecha más factible para su puesta en marcha.

Aunque en un principio se barajó un plazo de construcción de entre cuatro y cinco años, los procesos de tramitación de infraestructuras transeuropeas pueden dilatarse entre uno y dos años, un plazo al que habría que sumar el visto bueno definitivo de los países y su construcción definitiva.

Pese a que los plazos no son tan ágiles como los que ofrecía el MidCat, la intención del Gobierno español, según explicó recientemente la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, pasa por presentar el proyecto a la Comisión antes del 15 de diciembre para poder optar a recibir financiación europea.

Concretamente, Ribera citó la posibilidad de acogerse al programa 'Connecting Europe Facility' (Mecanismo Conectar Europa), unos fondos que la Unión Europea destina a implementar la política de redes transeuropeas de energía.

Este programa, en el caso de las nuevas infraestructuras, solo ofrece financiación a aquellos proyectos que transporten únicamente hidrógeno, por lo que la conexión que pretenden impulsar España, Francia y Portugal no podrá trasladar finalmente gas natural.

El objetivo del Gobierno es conseguir que la CE financie alrededor del 50 % del proyecto, ya que este tipo de ayudas permite habitualmente obtener una aportación comunitaria de entre el 30 % y el 50 % del coste final de la infraestructura.

Clave para Europa

Dejando a un lado los detalles técnicos del proyecto, este, que según los expertos podría permitir que España se situase como un referente en Europa y en una situación privilegiada para aprovechar las oportunidades económicas que ofrece el hidrógeno renovable, se antoja clave para incrementar la seguridad de suministro europea en un contexto marcado por la invasión rusa de Ucrania.

A su vez, esta infraestructura dará respuesta al reclamo histórico de España y Portugal de acabar de forma definitiva con el aislamiento energético que ha sufrido históricamente la península ibérica, azotada por los problemas de interconexión con el resto de socios europeos.

Se calcula que el H2Med puede llegar a transportar hasta el 10 % del objetivo total de hidrógeno renovable fijado por Bruselas en el plan 'RePower EU', que se presentó el pasado mes de mayo y establece un objetivo de 20 millones de toneladas de hidrógeno renovable para 2030.

España, Francia y Portugal se reunirán este viernes en Alicante en el marco de la celebración de la IX Cumbre Euromediterránea EU-MED9 para avanzar en el desarrollo del corredor submarino de hidrógeno verde H2Med, inicialmente bautizado como BarMar, un proyecto que presentarán a la Comisión Europea (CE) el próximo 15 de diciembre.

El encuentro, al que acudirán el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el jefe de Estado francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, así como la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, se celebrará de forma paralela a la EU-MED9, aplazada desde septiembre por el positivo en coronavirus de Sánchez.