Humidificadores domésticos: tres modelos para combatir el calor este verano

Eric Santaona

0

Si no ves este contenido puede deberse a la carga en tu dispositivo móvil. Haz clic aquí para recargar la página.

El verano es sol incandescente y calor, mucha luz y sensación de bochorno, pero también el frío seco de los aires acondicionados en la oficina, en el taxi o en el autobús o el metro. Y luego llegamos a casa y por la noche, muchas veces, dadas las mínimas tropicales que tenemos, nos vemos obligados a dormir con el aire puesto.

Y el aire frío y seco no es bueno, aunque sí confortable, porque nos reseca las mucosas tanto oculares como de la garganta, haciendo propicias las infecciones y las alergias, así como también reseca la piel, dando lugar a picores y eczemas varios.

En resumen, el aire acondicionado es tan pernicioso como lo es la calefacción para espacios cerrados, por lo que se hace necesario contrarrestarlo con un aporte de humedad equilibrado, y solo nos lo pueden dar los humidificadores domésticos.

Por eso en ConsumoClaro te recomendamos tres modelos de humidificadores domésticos que tienen buenas referencias en Amazon.

¿Qué es un humidificador y para qué sirve?

Los humidificadores son dispositivos cuya principal función es emitir vapor de agua para aumentar los niveles de humedad en el aire. Se usan en la mayoría de los casos para aliviar las molestias físicas que suele provocar el aire seco en la garganta, los labios o en la piel.

La humedad que liberan también puede aliviar molestias comunes provocadas por la calefacción del invierno, como la electricidad estática. Debe tenerse en cuenta que, durante el invierno, y en casas con calefacción, la humedad en el interior puede caer a un 10%.

No todos los humidificadores domésticos son iguales ni funcionan de la misma manera. Pueden dividirse en:

  • Evaporadores: usan un ventilador para echar aire a través de un filtro humedecido. Funcionan pasando aire caliente sobre una almohadilla recubierta de agua. El aire caliente absorbe la humedad a medida que se mueve y luego circula por la habitación. Son una opción asequible, pero pueden comportar algunos problemas si dejan ir demasiada humedad en el aire. En consecuencia, pueden aumentar los síntomas de alergia y asma.
  • Humidificador ultrasónico: producen una especie de niebla con la ayuda de vibraciones ultrasónicas. Son baratos, silenciosos y eficientes, desde el punto de vista energético. Funcionan básicamente pulverizando agua en una niebla fina con vibración de alta frecuencia. Se trata de ondas sonoras que no percibe el oído humano, pero que permiten que el agua pase de estado líquido a vapor.
  • Vaporizador: son los más portátiles y los menos costosos. Funcionan calentando agua en un recipiente, que se convierte en vapor que después pasa a través de los conductos y pasa a la habitación. La enfría antes de empujarla al aire. Una de las ventajas de este sistema es que, al hervir el agua para convertirla en vapor, la humedad está mucho más libre de patógenos e impurezas.

Tres modelos de humidificadores

Cecotec Humidificador Ultrasónico Pure Aroma 300 Yang

  • Color: Madera/Negro
  • Material: Plástico
  • Fuente de alimentación: Cable eléctrico
  • Peso del producto: 0,63 Kilogramos
  • Sistema: Ultrasonidos
  • Dimensiones del producto (largo x ancho x alto): 16.5 x 17.3 x 17.2 cm
  • Capacidad: 300 Mililitros
  • Tiempo de funcionamiento: 10 horas

Amazon Basics

  • Color: Blanco
  • Material: Plástico
  • Fuente de alimentación: Cable eléctrico
  • Peso del producto: 1,25 Kilogramos
  • Sistema: Ultrasonidos
  • Dimensiones del producto (largo x ancho x alto): 20 x 19.5 x 21.7 cm
  • Capacidad: 2 litros
  • Tiempo de funcionamiento: 24 horas

Pro Breeze

  • Color: Blanco
  • Material: Resina
  • Fuente de alimentación: Cable eléctrico
  • Peso del producto: 2,20 Kilogramos
  • Sistema: Ultrasonidos de vapor frío
  • Dimensiones del producto (largo x ancho x alto): 20 x 1.73 x 28.5 cm
  • Capacidad: 3,5 litros
  • Tiempo de funcionamiento: 30 horas

Pros y contras de los humidificadores

Los humidificadores liberan aire caliente o frío para ayudar a añadir humedad a una habitación. La elección de uno u otro dependerá de factores como el espacio o las preferencias personales. Pese a las ventajas que ofrecen algunos de ellos, debe prestarse atención a ciertos aspectos. Por ejemplo, un humidificador de ultrasonidos sucio puede causar problemas de salud.

Según la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA), los microbios pueden crecer en los depósitos de los humidificadores y las bacterias pueden liberarse al aire a través de la niebla que liberan.

Por tanto, este tipo de humidificadores no solo liberan agua, sino también todo lo que contiene, como bacterias y minerales. Dado que el agua no se calienta con este tipo de deshumidificador, las impurezas de los minerales, las bacterias y otros agentes patógenos que puedan estar presentes pasan al aire.

Según un estudio de la revista Consumer Reports, de los distintos tipos de humidificadores, los evaporadores son los menos propensos a emitir bacterias en el aire. Aunque los expertos no descartan que también puedan acumular bacterias en el depósito, los filtros se ensucian rápidamente y, por tanto, necesitan ser cambiados de manera frecuente.

Cómo usar un humidificador ultrasónico de forma segura

  • Usar solo agua destilada, que no contiene minerales.
  • Limpiar con frecuencia con agua y jabón, sin productos químicos (porque estos también pueden liberarse al ambiente).
  • No agregar ni añadir aceites esenciales.
  • Nunca usarlo en un espacio cerrado y, cuando esté en marcha, dejar las puertas de la habitación abiertas.
  • Prestar atención al polvo blanco porque esto significa que el humidificador están liberando minerales en el agua, en forma de polvo blanco. Este polvo fino pueden penetrar en las vías respiratorias, bloquear los conductos e irritar los pulmones. En este caso, debe apagarse enseguida.

Debemos tener en cuenta que, con los humidificadores, inhalaremos lo que haya en su interior. Tan peligroso es poner un humidificador demasiado tiempo en una habitación como usar uno sucio.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines suscríbete a nuestros boletines

El verano es sol incandescente y calor, mucha luz y sensación de bochorno, pero también el frío seco de los aires acondicionados en la oficina, en el taxi o en el autobús o el metro. Y luego llegamos a casa y por la noche, muchas veces, dadas las mínimas tropicales que tenemos, nos vemos obligados a dormir con el aire puesto.

Y el aire frío y seco no es bueno, aunque sí confortable, porque nos reseca las mucosas tanto oculares como de la garganta, haciendo propicias las infecciones y las alergias, así como también reseca la piel, dando lugar a picores y eczemas varios.

En resumen, el aire acondicionado es tan pernicioso como lo es la calefacción para espacios cerrados, por lo que se hace necesario contrarrestarlo con un aporte de humedad equilibrado, y solo nos lo pueden dar los humidificadores domésticos.

Por eso en ConsumoClaro te recomendamos tres modelos de humidificadores domésticos que tienen buenas referencias en Amazon.

¿Qué es un humidificador y para qué sirve?

Los humidificadores son dispositivos cuya principal función es emitir vapor de agua para aumentar los niveles de humedad en el aire. Se usan en la mayoría de los casos para aliviar las molestias físicas que suele provocar el aire seco en la garganta, los labios o en la piel.

La humedad que liberan también puede aliviar molestias comunes provocadas por la calefacción del invierno, como la electricidad estática. Debe tenerse en cuenta que, durante el invierno, y en casas con calefacción, la humedad en el interior puede caer a un 10%.

No todos los humidificadores domésticos son iguales ni funcionan de la misma manera. Pueden dividirse en:

  • Evaporadores: usan un ventilador para echar aire a través de un filtro humedecido. Funcionan pasando aire caliente sobre una almohadilla recubierta de agua. El aire caliente absorbe la humedad a medida que se mueve y luego circula por la habitación. Son una opción asequible, pero pueden comportar algunos problemas si dejan ir demasiada humedad en el aire. En consecuencia, pueden aumentar los síntomas de alergia y asma.
  • Humidificador ultrasónico: producen una especie de niebla con la ayuda de vibraciones ultrasónicas. Son baratos, silenciosos y eficientes, desde el punto de vista energético. Funcionan básicamente pulverizando agua en una niebla fina con vibración de alta frecuencia. Se trata de ondas sonoras que no percibe el oído humano, pero que permiten que el agua pase de estado líquido a vapor.
  • Vaporizador: son los más portátiles y los menos costosos. Funcionan calentando agua en un recipiente, que se convierte en vapor que después pasa a través de los conductos y pasa a la habitación. La enfría antes de empujarla al aire. Una de las ventajas de este sistema es que, al hervir el agua para convertirla en vapor, la humedad está mucho más libre de patógenos e impurezas.

Tres modelos de humidificadores

Cecotec Humidificador Ultrasónico Pure Aroma 300 Yang

  • Color: Madera/Negro
  • Material: Plástico
  • Fuente de alimentación: Cable eléctrico
  • Peso del producto: 0,63 Kilogramos
  • Sistema: Ultrasonidos
  • Dimensiones del producto (largo x ancho x alto): 16.5 x 17.3 x 17.2 cm
  • Capacidad: 300 Mililitros
  • Tiempo de funcionamiento: 10 horas

Amazon Basics

  • Color: Blanco
  • Material: Plástico
  • Fuente de alimentación: Cable eléctrico
  • Peso del producto: 1,25 Kilogramos
  • Sistema: Ultrasonidos
  • Dimensiones del producto (largo x ancho x alto): 20 x 19.5 x 21.7 cm
  • Capacidad: 2 litros
  • Tiempo de funcionamiento: 24 horas

Pro Breeze

  • Color: Blanco
  • Material: Resina
  • Fuente de alimentación: Cable eléctrico
  • Peso del producto: 2,20 Kilogramos
  • Sistema: Ultrasonidos de vapor frío
  • Dimensiones del producto (largo x ancho x alto): 20 x 1.73 x 28.5 cm
  • Capacidad: 3,5 litros
  • Tiempo de funcionamiento: 30 horas

Pros y contras de los humidificadores

Los humidificadores liberan aire caliente o frío para ayudar a añadir humedad a una habitación. La elección de uno u otro dependerá de factores como el espacio o las preferencias personales. Pese a las ventajas que ofrecen algunos de ellos, debe prestarse atención a ciertos aspectos. Por ejemplo, un humidificador de ultrasonidos sucio puede causar problemas de salud.

Según la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA), los microbios pueden crecer en los depósitos de los humidificadores y las bacterias pueden liberarse al aire a través de la niebla que liberan.

Por tanto, este tipo de humidificadores no solo liberan agua, sino también todo lo que contiene, como bacterias y minerales. Dado que el agua no se calienta con este tipo de deshumidificador, las impurezas de los minerales, las bacterias y otros agentes patógenos que puedan estar presentes pasan al aire.

Según un estudio de la revista Consumer Reports, de los distintos tipos de humidificadores, los evaporadores son los menos propensos a emitir bacterias en el aire. Aunque los expertos no descartan que también puedan acumular bacterias en el depósito, los filtros se ensucian rápidamente y, por tanto, necesitan ser cambiados de manera frecuente.

Cómo usar un humidificador ultrasónico de forma segura

  • Usar solo agua destilada, que no contiene minerales.
  • Limpiar con frecuencia con agua y jabón, sin productos químicos (porque estos también pueden liberarse al ambiente).
  • No agregar ni añadir aceites esenciales.
  • Nunca usarlo en un espacio cerrado y, cuando esté en marcha, dejar las puertas de la habitación abiertas.
  • Prestar atención al polvo blanco porque esto significa que el humidificador están liberando minerales en el agua, en forma de polvo blanco. Este polvo fino pueden penetrar en las vías respiratorias, bloquear los conductos e irritar los pulmones. En este caso, debe apagarse enseguida.

Debemos tener en cuenta que, con los humidificadores, inhalaremos lo que haya en su interior. Tan peligroso es poner un humidificador demasiado tiempo en una habitación como usar uno sucio.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines suscríbete a nuestros boletines

El verano es sol incandescente y calor, mucha luz y sensación de bochorno, pero también el frío seco de los aires acondicionados en la oficina, en el taxi o en el autobús o el metro. Y luego llegamos a casa y por la noche, muchas veces, dadas las mínimas tropicales que tenemos, nos vemos obligados a dormir con el aire puesto.

Y el aire frío y seco no es bueno, aunque sí confortable, porque nos reseca las mucosas tanto oculares como de la garganta, haciendo propicias las infecciones y las alergias, así como también reseca la piel, dando lugar a picores y eczemas varios.