eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Asma en verano: los peligros de no usar correctamente el ventolín

Especialmente en la costa mediterránea, donde el clima es muy húmedo en verano, es recomendable aprender a usar adecuadamente el inhalador para no abusar de él y sufrir sus efectos secundarios

- PUBLICIDAD -
Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

La primavera, pero especialmente el verano, puede ser un calvario para muchas personas, jóvenes y niños, que sufren asma. Junto a los efectos alérgicos de polen, polvo de gramínea y otros elementos, hay que incluir la terrible combinación de calor y humedad, que se coloca en las vías respiratorias y dificulta la inhalación de aire en los asmáticos. 

Esto es especialmente pronunciado en climas mediterráneos donde impera el bochorno y la quietud del aire, pero también en ambientes pirenaicos donde la humedad inherente a las elevadas precipitaciones se combina con las emanaciones de la vegetación, el calor y la abundancia de polen de flores de los prados de siega. 

Por lo tanto, es normal que las personas asmáticas que habitan o pasan su tiempo de ocio o vacacional en estos climas, estén atadas a un inhalador al que tienen que recurrir con frecuencia para aminorar los broncoespasmos que les dificultan la respiración. A veces, especialmente en el caso de niños, esta dependencia del inhalador puede ser demasiado pronunciada porque se hace un mal uso del espray, sobre todo cuando se trata del salbutamol, el método más socorrido salvo en casos graves.

Si no se sabe aplicar bien el inhalador de salbutamol, que mucha gente conoce como "ventolín" por su nombre comercial, Ventolin, se corre el riesgo de que su efecto broncodilatador no sea suficiente para superar el espasmo y recuperar la respiración normal. Por lo tanto, es posible que ante la persistencia de la dificultad insistamos en aplicarnos el inhalador, multiplicando los posibles efectos secundarios contraproducentes.

Por otro lado, si no se conoce el mecanismo de funcionamiento de este medicamento y su duración en el tiempo, también corremos el riesgo de abusar de él, bien por no saber esperar a que haga efecto, bien por no darle todo el tiempo de acción balsámica que puede ofrecer. Y de nuevo el abuso puede llevar a pronunciar los efectos adversos, sobre todo en niños, que son menos conscientes que las limitaciones del medicamento. 

Ft: My-pharma

Ft: My-pharma

 

Cómo aplicar correctamente un inhalador respiratorio

El siguiente protocolo de actuación vale para el salbutamol, pero también para otros medicamentos, que pueden incluir cortisona y que requieren un cuidado especial.

  • Agitamos el inhalador varias veces para que se mezcle bien el medicamento con el spray en el tanque o depósito; de otro modo la mezcla puede salir con poco broncodilatador y ser ineficaz.
  • Retiramos la tapa de la salida del inhalador donde deberemos aplicar la boca.
  • Inspiramos aire y lo expiramos con fuerza, doblándonos hasta vaciar los pulmones, mientras sujetamos el inhalador en la mano.
  • En esta posición, y sin volver a inspirar, colocamos la boquilla del inhalador con los labios alrededor, sin obstruirla con la lengua.
  • Inspiramos entonces a la vez que pulsamos el dispositivo que libera el medicamento; a este respecto destacar que hay que conocer las particularidades según el tipo de inhalador.
  • Tras la inhalación, retiramos el dispositivo y mantenemos la respiración (apnea) con la boca cerrada durante 10 segundos o tanto como podamos.
  • En caso de repetir una nueva dosis, deberemos esperar entre 30 segundos y 1 minuto antes de aplicarnos de nuevo el medicamento.
  • Al finalizar, tapamos el dispositivo.
  • En el caso de que se trate de un medicamento con corticoides, o que nos lo recomiende el o la neumóloga, debemos enjugarnos la boca con agua para eliminar los restos de medicamento que pudiesen quedar en ella y que podrían provocar llagas.

Es especialmente importante agitar el inhalador antes de usar, y efectuar el vaciado de pulmones previo. Estas dos maniobras nos asegurarán que se la mezcla del medicamento es la óptima y a la vez que entra bien hasta el fondo. Por otro lado, en el caso del ventolín, sus efectos comienzan ya en el momento de la inhalación, pero se hacen plenamente patentes a partir de los 20 minutos y duran hasta cuatro horas. Por lo tanto debemos tener paciencia si sufrimos un broncoespasmo agudo.

Posibles efectos adversos del Ventolin

Aunque es muy raro, en algunas personas puede producir reacciones de hipersensibilidad alérgica con reacciones cutáneas y picor, urticaria. También puede bajar los niveles de potasio en sangre, aunque no es un efecto secundario común. Sí lo es en cambio las cefaleas y los temblores cuando se abusa, así como en niños la excitación y la hiperactividad leve. Es por ello que no se recomienda que lo tomen antes de irse a dormir, ya que les puede dificultar la conciliación del sueño.

El efecto secundario más frecuente es, de todos modos, la taquicardia, es decir el aumento de la frecuencia cardíaca, lo que puede ser peligroso en personas a partir de los sesenta años y que vayan a practicar intensos. Las palpitaciones son en cambio menos frecuentes, pero no descartables. Muy raramente se han dado arritmias cardíacas de consideración.

¿Cómo sé si se ha acabado el salbutamol del inhalador?

Muchos asmáticos tienen dificultad para saber cuándo el ventolín ha dado todo el salbutamol que tenía y ya no produce el efecto deseado. Esto hace que no nos atrevamos a tirar el inhalador, por si acaso, y se vayan acumulando por la casa diferentes unidades en distintos cajones. No obstante, hay un truco más o menos empírico, que no exacto, para saber si ya podemos tirar el inhalador.

Consiste en retirar la carga del ventolín de la carcasa de plástico e introducirla en un vaso lleno de agua. 

  • Si se hunde es que está bastante lleno.
  • Si se queda vertical, es que todavía queda la mitad más o menos.
  • Si flota es que está vacío o casi vacío.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha