eldiario.es

9

Julen Rekondo

Especialista medioambiental. Premio Nacional de Medio Ambiente de 1998.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 20

Los maravillosos colores del otoño

El otoño es por excelencia el tiempo de los bosques caducifolios. Es el momento del año en el que se visten con sus mejores galas. En el que despliegan la infinita gama de colores que van del ocre al amarillo como si celebrasen una breve fiesta de despedida. O una traca de fuegos artificiales que compensara la vergüenza de la desnudez con la que pasarán los meses más fríos del año. Por eso pasear por los bosques en esta estación, y por los hayedos muy especialmente, es una experiencia que puede llegar a hacer perder el sentido. Incluido el de la orientación.

La gama multicolor que el otoño extiende sobre el paisaje, es sólo la manifestación de una serie de complicados procedimientos químico-fisiológicos, que de forma invisible se desarrollan en las hojas y en los bosques. Las cantidades de hojas secas que caen en otoño se valoran sin duda erróneamente en muchas ocasiones. Las hojas caídas cubren, por ejemplo, una hectárea de un bosque de hayas con una masa seca de unos 3.300 kg y, la misma superficie con abetos y pinos, con alrededor de 3.000 kg.

Seguir leyendo »

Contaminación atmosférica y salud

Hace más de cuatro décadas la zona metropolitana de Bilbao, así como otras de Euskadi, eran lugares que presentaban un aire bastante contaminado, sin embargo, con el paso de los años la situación ha ido cambiando. Han quedado atrás los importantes problemas de contaminación que presentaban sus cielos allá por los años setenta y ochenta. Recordando esos tiempos, convendría decir que Bilbao perdió en el año 2000 el título de `zona de atmósfera contaminada, una declaración que arrastraba desde 1977 por la “degradación del aire”. Todavía recuerdo esos años 70 en que vine a estudiar a la entonces Universidad de Bilbao (hoy Universidad del País Vasco) en que el cielo lo veíamos casi siempre de color gris debido a la contaminación existente, fundamentalmente de origen industrial.

Sin embargo, en los últimos diez años los niveles de contaminación en Bilbao y en el resto de la geografía vasca ha mejorado, y entre las causas que han contribuido a esa reducción de la contaminación atmosférica se encuentra el cierre de empresas, pero también la mejora de los combustibles, el empleo de tecnologías más limpias, una legislación más exigente, etcétera. Así, cabe citar las Autorizaciones Ambientales Integradas, que se trata de un trámite previo a cualquier actividad, la regularización de focos para actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera, licencias de actividad u otras cuestiones.

Seguir leyendo »

Una necesaria Ley de Cambio Climático

Cuando hablamos de respetar los límites de la naturaleza y del planeta en el que vivimos nos vienen a la cabeza numerosos hechos y factores que intervienen en lo insostenible de nuestro sistema. El ser humano ha logrado tener una capacidad de transformación del entorno inimaginable hasta hace unos pocos cientos de años. Y lo ha logrado gracias a la utilización de la energía, necesaria para cualquier actividad en las sociedades actuales.

En la historia de la humanidad, y mucho más en la del planeta, el lapso de tiempo en el que el ser humano ha hecho uso de las energías fósiles y de la nuclear es apenas un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, este hecho, que posibilita la vida social y económica tal y como la conocemos hoy en día, ha tenido efectos gravísimos. A nivel medioambiental la utilización de este tipo de fuentes ha generado en todos los ámbitos un nivel de contaminación que ya está transformando de forma importante los ecosistemas. En el plano social ha favorecido la concentración de poder a nivel planetario como nunca antes se había visto, ha generado conflictos sociales y bélicos también a escala global, etcétera. 

Seguir leyendo »

Disfrutar de la naturaleza con respeto y responsabilidad

Estamos en plena primavera, y una buena parte de la población urbana de Euskadi tiene costumbre de acudir al medio rural y natural los fines de semana. Allí realizan distintas actividades: senderismo, montañismo, escalada, pasear, recreo con barbacoas, actividades acuáticas y playeras, etc.

En general, se acude a zonas muy concretas cerca de la ciudad, a los espacios naturales, a zonas costeras o a zonas recreativas en montes públicos, concentrándose en poco espacio muchas personas con sus equipamientos de fin de semana.

Seguir leyendo »

Ropa usada, una segunda vida

Vivimos en una sociedad en la que el consumismo es el paradigma que domina todo. Cada vez los periodos de rebajas duran más tiempo, y se expanden en todo el mundo modas como el Black Friday o el Cyber Monday, etcétera, de cara a fomentar el consumo entre la ciudadanía.

El consumismo tiene efectos desastrosos en la industria de la moda. Según el estudio de la Ellen Macarthur Foundation y la Circular Fibres Initiative, 'Una nueva economía textil: rediseñar el futuro de la moda', entre los años 2000 y 2015 se duplicó la producción de prendas a nivel mundial, pasando de 50.000 millones de prendas a 100.000 millones. En ese mismo plazo de tiempo el uso de la ropa disminuyó un 36 %, lo que significa que los consumidores usamos menos una prenda antes de desecharla. Y otro dato verdaderamente impresionante: los consumidores no estrenamos o usamos raramente nada menos que el 40 % de las ropas que adquirimos.

Seguir leyendo »

Por qué conviene proteger al quebrantahuesos, el alimoche o el milano real

Los Pirineos son sistemas de alto valor a nivel europeo y constituyen el hábitat de varias especies de aves emblemáticas de gran valor patrimonial. Estas aves son especies indicadoras del buen estado de conservación de los hábitats naturales en las que residen.

Hoy en día, en los Pirineos, especies, como el quebrantahuesos, el alimoche o el milano real y sus hábitats presentan un estado de conservación precario. Por ello, conviene, protegerlos, y en esa dirección se trabaja. Otras especies, como el buitre leonado, en cambio, presentan un estado de conservación más favorable, pero se ven denostadas.

Seguir leyendo »

Stop al despilfarro alimentario

La sociedad del consumo ha creado paradojas tan crudas como la siguiente: hay una parte de la sociedad que vive con escasos recursos, que es pobre, que apenas puede comer; y hay otra parte a la que le sobra comida y la tira. Las cifras hablan por sí solas. Mientras cerca de mil millones de personas viven en la pobreza y en riesgo de desnutrición en el mundo (1 de cada 7 habitantes del planeta pasa hambre), 89 millones de toneladas de comida en buen estado se despilfarran cada año en la Unión Europea, lo que supone una media de 180 kg por persona, es decir, medio kilo de comida diario. En lo que respecta a Euskadi, los últimos datos que aparecen en el documento borrador de Estrategia de una Economía Circular 2030 del Departamento de Medio Amiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno vasco y la Sociedad Pública de Gestión Ambiental (Ihobe) y que está pendiente de su aprobación por parte del Consejo del Gobierno vasco, son que cada año se desechan 182 kg de alimentos por habitante. Esta cifra incorpora no sólo los alimentos desechados en los hogares, sino también el resto de desechos generados a lo largo del ciclo de producción y distribución de los alimentos.

Las pérdidas y desperdicio se distribuyen de la siguiente manera: el 42% se estima proviene de los hogares, del cual el 60% sería evitable; el 39% de los procesos de fabricación (la mayor parte se considera inevitable), el 5% de la distribución, y el 14% de los servicios de restauración y catering. A la luz de estos datos, se puede afirmar que el despilfarro alimentario se ha convertido en un problema social, medioambiental y económico de primer orden, al que es imprescindible dar una respuesta de manera urgente. Valga una reflexión para ilustrar su importancia: frente al mencionado dato de 182 kg de alimentos despilfarrados por habitante, el porcentaje de población en riesgo de pobreza del País Vasco ha aumentado 0,7 puntos en el último año, hasta alcanzar el 9,7% de la población. Ejemplos como este no hacen sino remarcar la importancia de revertir esta situación, aplicando para ello los principios de la economía circular.

Seguir leyendo »

'Desplasticar' nuestros hábitos de consumo

Las bolsas de plástico tienen los días contados. Quedarán prohibidas en el Estado español en 2021, y por lo tanto, en Euskadi y Navarra. Mientras tanto, suponen un gran problema para el medio ambiente, deberían estar ya prohibidas, y la medida de cobrarlas como ya se está haciendo no está siendo tan disuasoria como se había proclamado, ni muchos menos. Siguiendo con las bolsas de plástico, sólo el 30 % de ellas se deposita en los contenedores amarillos para su reciclaje y, por sí solas, tardan hasta 500 años en descomponerse. Además, tienden a dispersarse como basura transportada por el aire y cuando se fragmentan son ingeridas por gran cantidad de animales. Sólo un dato: Plásticos que llegan al mar están matando a más de un millón de aves marinas y unos 100.000 mamíferos y tortugas marinas cada año.

La bolsa de plástico debe ser eliminada de nuestro consumo habitual. Pero, ¿qué debemos hacer con el resto de los plásticos? Desde su expansión a principios del siglo pasado, el plástico se ha convertido en un material que puede utilizarse de maneras muy diferentes. Actualmente, se usa en gran cantidad para fabricar y envolver muchos de los productos que compramos y consumimos. Se ha hablado en muchas ocasiones de sus grandes ventajas, por sus características (flexibilidad, resistente, durabilidad, ligereza, bajo precio, etc.), pero no de sus grandes inconvenientes. Y, sin embargo, es el reflejo de la cultura de usar y tirar, ya que gran parte del plástico se emplea para fabricar una gran variedad de envases que tienen una vida muy corta (bolsas de plástico, envolturas de alimentos y envases, botellas o vasos de plásticos, cubiertos y cucharillas de plástico, pajitas, etc.).

Seguir leyendo »

Las mariposas diurnas: bellos indicadores de la calidad ambiental del entorno

Desde mediados de los años setenta se vienen recogiendo datos sobre el estado de las poblaciones de mariposas diurnas (Ropalóceros), primero en el Reino Unido -se comenzó en 1976- y poco a poco en otros países europeos.

Miles de aficionados y profesionales han intervenido en el acopio de datos sobre la abundancia de mariposas. Los trabajos de este gran colectivo son coordinados por la organización Butterfly Conservation Europe (BCE), en la que el Estado español participa gracias a un programa que se inició en Cataluña en 1994. En la actualidad, estos programas contribuyen con sus datos al European Grassland Butterfly Indicator que tiene en cuenta especies propias de hábitats de praderas, pastizales y campiñas desarboladas y que representan bellos indicadores de la calidad ambiental del entorno. Estos datos publicados por la Agencia Europea del Medio Ambiente, nos orientan sobre la situación y las tendencias de las poblaciones de mariposas a lo largo del tiempo.

Seguir leyendo »

Prolongar la vida útil de los productos

Actualmente el 80 % de los impactos ambientales de cualquier producto se pueden evitar en la fase de diseño. El problema es que se diseñan productos con fallos o con muy poca durabilidad para que el consumidor vuelva a cambiar de artículo y pagar por otro. Es la obsolescencia programada.  

Es muy fácil ver en cantidad de productos o artículos que compramos lo difícil o incluso diría más, lo imposible que resulta desarmarlos para que se puedan aprovechar sus recursos naturales, ya que una mezcla de algunos componentes también puede dañar los procesos productivos.  

Seguir leyendo »