La portada de mañana
Acceder
El fiscal advierte de que García Castellón cruza todas las líneas
Jaque mate a las abejas: la agricultura intensiva acaba con los polinizadores
OPINIÓN | 'Fernández Díaz como síntoma', por Esther Palomera

Los cazadores llaman a la insumisión educativa porque en la ESO se han incluido los derechos de los animales

Que “los derechos de los animales” se estudien en la Secundaria es “adoctrinar”. Que en clase se hable de las “semejanzas y diferencias de los animales como seres sintientes con los seres vivos no sintientes” es “un nuevo ataque al sector cinegético”.

Extremadura vuelve a promocionar la caza entre los alumnos de Primaria

Saber más

La Real Federación Española de Caza (RFEC) está indignada con el Gobierno por los currículos de la ESO y el Bachillerato, según expresa en un comunicado enviado esta semana. “La RFEC denuncia el adoctrinamiento animalista del nuevo currículo de la ESO y Bachillerato, que tendrán que estudiar de forma obligatoria los alumnos entre 12 y 18 años, donde se incluyen conceptos como 'derechos de los animales'”, explica el texto de la federación.

“Estas temáticas –continúa– que están recogidas en el Real Decreto 217/2022 de 29 de marzo y el Real Decreto 243/2022 de 5 de abril [los currículos de enseñanzas mínimas de la LOMLOE], suponen un nuevo ataque al sector cinegético y un efecto demoledor para el sector ganadero y todo el mundo rural a causa de un adoctrinamiento sin precedentes de la ideología animalista, bajo el amparo de un Gobierno de España que sigue con su hoja de ruta contra el campo español”.

El presidente de la Federación, Manuel Gallardo, asegura que el “preocupante adoctrinamiento y deriva animalista”, recoge la nota, “va a hipotecar a nuestra sociedad actual y, lo que es peor, a las generaciones del futuro, ya que no solo imposibilitará la práctica cinegética, sino que condenará al mundo rural a través de un cambio de modelo social”, aventura. Gallardo pide en consecuencia al Gobierno que “deje de echarse en brazos de un lobby animalista que no representa a la gran mayoría de la sociedad”. La RFEC, sin embargo, representa a un total de 350.000 personas, las que tiene federadas, que suponen menos del 1% de la población.

Para la federación, la solución está clara y pasa por incumplir la ley. “Desde la RFEC y el resto de federaciones autonómicas se instará a los gobiernos regionales (responsables de la Educación) a que no se aplique este nuevo currículo y se haga una revisión del temario para que en el próximo curso no sólo se aborden estas temáticas desde la perspectiva animalista, sino que se dé a conocer la importancia vital que tiene la actividad cinegética desde el aspecto económico, social, medioambiental y cultural para la mayoría del territorio de nuestro país.

Los cazadores están preocupados por el futuro. Las licencias han caído un 16% en los últimos años y han tratado, con éxito en algunos casos, de promocionarla en las aulas. En Extremadura, por ejemplo, la Junta ha subvencionado con 5.000 euros cursos impartidos por la Federación Extremeña de Caza a alumnado de entre 10 y 12 años porque esta actividad tiene un enfoque “deportivo” y no “cinegético”. La revista Jara y Sedal también se hizo eco de esta preocupación, que ilustró con un menor con un rifle en portada.

Qué dicen los currículos

Los conceptos relacionados con el bienestar animal aparecen diseminados por los currículos de mínimos de la Secundaria Obligatoria y del Bachillerato que ha elaborado el Ministerio de Educación y que deben desarrollar las comunidades autónomas con su 40% de los contenidos.

En la ESO, el concepto “derechos de los animales” se recoge en la materia Educación en Valores Cívicos y Éticos, donde se constituye como “un requisito necesario tanto para el ejercicio activo y responsable de la ciudadanía como para el desarrollo de la autonomía moral y ética”, y se evaluará como una competencia específica donde se “promueva el compromiso activo con la protección de los animales y el medio ambiente, los derechos de los animales y de la naturaleza”. 

Aún en esta etapa, aparecen también en la asignatura Biología y Geología, donde se evaluará como una competencia específica en lo referente a los seres vivos “las semejanzas y diferencias de los animales como seres sintientes respecto a los seres vivos no sintientes”.

En Bachillerato, los “derechos de los animales” se plantean como una de las grandes cuestiones éticas de la actualidad dentro de la asignatura de Filosofía donde se equipara este concepto con otras grandes cuestiones como “la desigualdad y la pobreza, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, la guerra o el terrorismo y otras formas de violencia”.

Fuentes del Ministerio de Educación recuerdan que estos conceptos están recogidos en la Lomloe siguiendo los preceptos incluidos en la Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales, que está a la espera de entrar en el Congreso.

Dice el borrador de esta norma, por ejemplo, que “los programas territoriales de protección animal (...) abordarán, al menos (...), ”el desarrollo de medidas educativas, formativas y de sensibilización ciudadana contra el maltrato animal“ (artículo 21.2); que ”la Dirección General de Derechos de los Animales impulsará la elaboración de convenios con otras Administraciones Públicas orientados a la sensibilización de la sociedad contra cualquier forma de maltrato animal, y en particular (...) en Educación de los niños y niñas menores de edad en valores relativos al cuidado y protección de los animales“ (artículo 23.5); ”Las Administraciones Públicas promoverán la formación en valores que propicien el respeto hacia los seres vivos y los derechos de los animales, mediante la inclusión de contenidos en materia de protección animal en los programas educativos aplicables en el ámbito territorial de las comunidades autónomas“ (artículo 43.4).

Que “los derechos de los animales” se estudien en la Secundaria es “adoctrinar”. Que en clase se hable de las “semejanzas y diferencias de los animales como seres sintientes con los seres vivos no sintientes” es “un nuevo ataque al sector cinegético”.

Extremadura vuelve a promocionar la caza entre los alumnos de Primaria

Saber más

La Real Federación Española de Caza (RFEC) está indignada con el Gobierno por los currículos de la ESO y el Bachillerato, según expresa en un comunicado enviado esta semana. “La RFEC denuncia el adoctrinamiento animalista del nuevo currículo de la ESO y Bachillerato, que tendrán que estudiar de forma obligatoria los alumnos entre 12 y 18 años, donde se incluyen conceptos como 'derechos de los animales'”, explica el texto de la federación.

“Estas temáticas –continúa– que están recogidas en el Real Decreto 217/2022 de 29 de marzo y el Real Decreto 243/2022 de 5 de abril [los currículos de enseñanzas mínimas de la LOMLOE], suponen un nuevo ataque al sector cinegético y un efecto demoledor para el sector ganadero y todo el mundo rural a causa de un adoctrinamiento sin precedentes de la ideología animalista, bajo el amparo de un Gobierno de España que sigue con su hoja de ruta contra el campo español”.

El presidente de la Federación, Manuel Gallardo, asegura que el “preocupante adoctrinamiento y deriva animalista”, recoge la nota, “va a hipotecar a nuestra sociedad actual y, lo que es peor, a las generaciones del futuro, ya que no solo imposibilitará la práctica cinegética, sino que condenará al mundo rural a través de un cambio de modelo social”, aventura. Gallardo pide en consecuencia al Gobierno que “deje de echarse en brazos de un lobby animalista que no representa a la gran mayoría de la sociedad”. La RFEC, sin embargo, representa a un total de 350.000 personas, las que tiene federadas, que suponen menos del 1% de la población.

Para la federación, la solución está clara y pasa por incumplir la ley. “Desde la RFEC y el resto de federaciones autonómicas se instará a los gobiernos regionales (responsables de la Educación) a que no se aplique este nuevo currículo y se haga una revisión del temario para que en el próximo curso no sólo se aborden estas temáticas desde la perspectiva animalista, sino que se dé a conocer la importancia vital que tiene la actividad cinegética desde el aspecto económico, social, medioambiental y cultural para la mayoría del territorio de nuestro país.

Los cazadores están preocupados por el futuro. Las licencias han caído un 16% en los últimos años y han tratado, con éxito en algunos casos, de promocionarla en las aulas. En Extremadura, por ejemplo, la Junta ha subvencionado con 5.000 euros cursos impartidos por la Federación Extremeña de Caza a alumnado de entre 10 y 12 años porque esta actividad tiene un enfoque “deportivo” y no “cinegético”. La revista Jara y Sedal también se hizo eco de esta preocupación, que ilustró con un menor con un rifle en portada.

Qué dicen los currículos

Los conceptos relacionados con el bienestar animal aparecen diseminados por los currículos de mínimos de la Secundaria Obligatoria y del Bachillerato que ha elaborado el Ministerio de Educación y que deben desarrollar las comunidades autónomas con su 40% de los contenidos.

En la ESO, el concepto “derechos de los animales” se recoge en la materia Educación en Valores Cívicos y Éticos, donde se constituye como “un requisito necesario tanto para el ejercicio activo y responsable de la ciudadanía como para el desarrollo de la autonomía moral y ética”, y se evaluará como una competencia específica donde se “promueva el compromiso activo con la protección de los animales y el medio ambiente, los derechos de los animales y de la naturaleza”. 

Aún en esta etapa, aparecen también en la asignatura Biología y Geología, donde se evaluará como una competencia específica en lo referente a los seres vivos “las semejanzas y diferencias de los animales como seres sintientes respecto a los seres vivos no sintientes”.

En Bachillerato, los “derechos de los animales” se plantean como una de las grandes cuestiones éticas de la actualidad dentro de la asignatura de Filosofía donde se equipara este concepto con otras grandes cuestiones como “la desigualdad y la pobreza, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, la guerra o el terrorismo y otras formas de violencia”.

Fuentes del Ministerio de Educación recuerdan que estos conceptos están recogidos en la Lomloe siguiendo los preceptos incluidos en la Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales, que está a la espera de entrar en el Congreso.

Dice el borrador de esta norma, por ejemplo, que “los programas territoriales de protección animal (...) abordarán, al menos (...), ”el desarrollo de medidas educativas, formativas y de sensibilización ciudadana contra el maltrato animal“ (artículo 21.2); que ”la Dirección General de Derechos de los Animales impulsará la elaboración de convenios con otras Administraciones Públicas orientados a la sensibilización de la sociedad contra cualquier forma de maltrato animal, y en particular (...) en Educación de los niños y niñas menores de edad en valores relativos al cuidado y protección de los animales“ (artículo 23.5); ”Las Administraciones Públicas promoverán la formación en valores que propicien el respeto hacia los seres vivos y los derechos de los animales, mediante la inclusión de contenidos en materia de protección animal en los programas educativos aplicables en el ámbito territorial de las comunidades autónomas“ (artículo 43.4).

Que “los derechos de los animales” se estudien en la Secundaria es “adoctrinar”. Que en clase se hable de las “semejanzas y diferencias de los animales como seres sintientes con los seres vivos no sintientes” es “un nuevo ataque al sector cinegético”.

Extremadura vuelve a promocionar la caza entre los alumnos de Primaria

Saber más

La Real Federación Española de Caza (RFEC) está indignada con el Gobierno por los currículos de la ESO y el Bachillerato, según expresa en un comunicado enviado esta semana. “La RFEC denuncia el adoctrinamiento animalista del nuevo currículo de la ESO y Bachillerato, que tendrán que estudiar de forma obligatoria los alumnos entre 12 y 18 años, donde se incluyen conceptos como 'derechos de los animales'”, explica el texto de la federación.