eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Alberto Casado

Coordinador de Campañas de Ayuda en Acción.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5

Si no lo hago yo, quién

Kailash Satyarthi, Premio Nobel de la Paz 2014 por su activismo en la erradicación del trabajo infantil, nos contaba la semana pasada en Sevilla una de sus muchas experiencias. Comentaba que, en una visita en Costa de Marfil, tuvo la ocasión de hablar con unos niños y niñas que trabajaban recolectando cacao. Un trabajo penoso en el que permanecían en los campos más de 10 horas al día y que les imposibilitaba acudir a la escuela y tener un espacio para el juego y el esparcimiento. Intentando ganar cierta confianza, les preguntó a algunos de ellos si les gustaba el chocolate. Ninguno de ellos sabía lo que era el chocolate. Ninguno lo había probado nunca.

La realidad del trabajo infantil es esta, niños que fabrican juguetes para nuestros hijos e hijas, que confeccionan la ropa que puede que llevemos puesta en estos momentos, que fabrican ladrillos en condiciones insalubres, niñas que son explotadas en burdeles por cantidades que van desde los 7€ “el servicio” a los 50€, niñas esclavizadas en el trabajo doméstico o aquellos que, como los niños y niñas de Costa de Marfil, trabajan en la agricultura sin tener la oportunidad de ir a la escuela y de disfrutar de una infancia segura y plena. Son 152 millones de niños y niñas. 152 millones de razones, como señalaba Satyarthi, para seguir trabajando y  acabar, de una vez, con el trabajo infantil en 2025. Nos conminaba a los que estábamos presentes en la conferencia a que lo tomásemos como algo personal, a considerar a estos niños y niñas como “nuestros niños”, a tomarlo como una exigencia ética que debíamos hacernos si queríamos considerarnos personas… nos decía, "si no lo hacemos nosotros, quién. Si no lo hago yo, quién". Uno no suele tener la oportunidad de que todo un premio Nobel se dirija a ti con tanta determinación y fuerza.

Seguir leyendo »

La infancia, prioritaria en el discurso pero no en la inversión

"Put your money where your mouth is". Perdón, pero no me resisto a comenzar este post con una expresión en inglés. Sé que corro el riesgo de parecer snob pero viene que ni pintada para el momento que vivimos, previos al debate y votación de las enmiendas al proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2017.

Para los que no sepan o estén menos duchos en los vericuetos de esta lengua, en bruto, sería algo así como "pon el dinero en donde tienes la boca", aunque su significado más genérico sería aquello de que hay que predicar con el ejemplo. Por eso, si desde la clase política se ha manifestado que tal o cual cuestiones son prioritarias, lo normal es que se predique con el ejemplo y se asignen recursos suficientes para ello.   

Seguir leyendo »

Las primeras elecciones en las que nadie debería salir elegido

Con los próximos comicios generales a la vuelta de la esquina, este año habrá candidatos que no deberían salir elegidos. No nos referimos a los candidatos oficiales de las distintas fuerzas políticas que concurrirán en las próximas elecciones generales de diciembre, sino a los más de 2,7 millones de niños y niñas que viven en riesgo de exclusión. Estos son nuestros candidatos a la pobreza y, por supuesto, ninguno de ellos debería salir elegido. De igual modo, tampoco deberíamos permitir que llegue a gobernar ningún candidato que no aborde, con propuestas concretas, el problema real y acuciante de la pobreza infantil en España.

Y es que, aunque algunos no quieran verlos o los escondan, los datos sobre pobreza infantil siguen ahí, recordándonos una realidad que se vive en nuestras ciudades y nuestros barrios. Desgraciadamente no creo equivocarme si afirmo que casi todos conocemos casos concretos de familias con menores que lo están pasando muy mal, que están teniendo serias dificultades, cuando no pura imposibilidad para disponer de tres comidas diarias adecuadas, poder encender la calefacción en invierno, pagar la casa o asumir gastos de salud básicos como unas gafas o acudir al dentista, por no hablar de poder permitirse gastos básicos como libros de texto, material o refuerzo escolar. Son todas ellas familias que han tenido más apoyo de las iniciativas ciudadanas y de solidaridad vecinal que de las propias Administraciones, quienes no solo no han hecho lo suficiente, sino que directamente han agravado la situación debido a los tremendos recortes en gasto social que han aplicado en los últimos años. Uno de cada tres niños son candidatos a la pobreza, el 30,1% de la población infantil que vive al lado de nuestras casas o, en el peor de los casos, en nuestra propia casa. Si no se actúa ya serán candidatos a ser niños y niñas pobres, jóvenes pobres y, seguramente, adultos pobres. Porque u n presente de pobreza es, la mayoría de las veces, un futuro de precariedad y desigualdad. Por cierto, un futuro que ya es presente porque ya hay casi un millón de niños y niñas que se consideran pobres crónicos. Simplemente., no son candidatos a la pobreza. Ya están ahí ocupando su escaño.

Seguir leyendo »