eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Soledad Murillo de la Vega

Profesora de Sociología en la Universidad de Salamanca. Como cargo político impulsó la Ley de Igualdad y la Ley de Violencia durante la legislatura 2004-2008. Además fue miembro de Naciones Unidas en el Comité CEDAW de 2009 a 2013.
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 8

La familia lo paga todo, ¿no hay dinero para becas?

La Junta de Castilla y León tiene cinco universidades públicas: León, Salamanca, Burgos, Valladolid, y la UNED, a las cuales les exige cumplir con unos índices de calidad, que traducido a lenguaje común, implica tener el mejor profesorado para el mejor alumnado. No sólo las plazas del profesorado están congeladas, sino que el alumnado no se conforma con terminar su carrera, porque quiere completar la misma a través de un Master, una oferta de todas las universidades.

Yo formo parte de la Comisión docente, es decir, de la comisión de admisión de uno de los más de 60 másteres que propone la Universidad de Salamanca. Los alumnos tienen que aportar su curriculum vitae, así como otros méritos, pero en los últimos dos años hemos comprobado que no basta con un buen expediente y con una acreditada experiencia. Al final sólo entrarán aquellos que puedan pagar una matrícula, y ahí los alumnos becados ganan la partida.

Seguir leyendo »

Para el PIB cuenta la prostitución y no el cuidado

La Unión Europea (UE) no siempre logra que los países miembros cumplan sus acuerdos. De hecho aprobar una Directiva lleva años de discusiones para consensuar sus contenidos. Sin embargo, parece que en esta ocasión se ha conseguido convencer a todos los países para introducir en los sistemas de Cuentas Nacionales la modificación del PIB. Una difícil tarea que consiste en cambiar los diseños estadísticos para incluir en los indicadores de crecimiento materias tan alérgicas a la transparencia como la prostitución, las drogas o el tráfico de seres humanos. Lo que realmente está detrás de esta medida es la protección de transacciones financieras a través de un sistema denominado Programa Hércules III.

Seguir leyendo »

La proeza irreversible: Maternidad / Paternidad

Ser madre y padre representa una gran heroicidad en el sentido griego del término: mostrar extraordinarias capacidades para afrontar todo inconveniente que se interponga en su camino. En nuestro país, las mujeres jóvenes expresan su intención de tener una criatura, pero aplazan su maternidad hasta los 30 a 33 años, en vez de los 26 a 28 de los años 80, según datos del INE. Nos hallamos ante una paradoja: una decisión que más que un deseo se convierte en un cálculo sobre los recursos disponibles. Por su parte, las trabajadoras  medirán su coste de oportunidad por los efectos de la maternidad  sobre su promoción o permanencia en puestos de responsabilidad. “No me han hecho una lobotomía, sólo he sido madre” declaraba Amparo Moraleda, entonces responsable de IBM en un Congreso de Economistas en Madrid.  

Para el trabajador, el mercado de trabajo le demandará una disponibilidad sin horarios, ni jornadas y, si además es padre, esta condición supondrá un mecanismo de fidelización a la empresa, incluso en situaciones de recortes de derechos laborales. Ya como pareja, comenzarán su odisea al combinar su rol laboral con su expectativa de ser padres o madres. Estarán emplazados a evaluar, en tiempo y dinero, la distancia entre su hogar y las guarderías públicas, o el domicilio de los abuelos, especialmente los maternos, los transportes públicos, los lugares de ocio, entre otros elementos.

Seguir leyendo »