eldiario.es

9

José Antonio Martín Pallín

José Antonio Martín Pallín (A Coruña, 1936). Fiscal y magistrado emérito del Tribunal Supremo. Ha sido Presidente de la Asociación Pro Derechos Humanos de España, Presidente de la Unión Progresista de Fiscales y Portavoz de Jueces para la Democracia. Colaborador de Amnistía Internacional y de la Comisión Internacional de Juristas en misiones de investigación sobre derechos humanos en Latinoamérica y Palestina. Premio Nacional de Derechos Humanos en 2006.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 977

La democracia española: una bella fachada

Si un estudiante de Derecho de una Universidad de un país lejano o un simple curioso tiene en sus manos un ejemplar de la Constitución española de 1978, su lectura le llevará a la convicción de que el esquema y el desarrollo, responde a los cánones del constitucionalismo moderno. La soberanía reside en el pueblo español del cual emanan todos los poderes del Estado, el Parlamento es el representante de la voluntad popular, y existe una independencia de poderes hasta con un cierto predominio del Poder judicial al que se concede la posibilidad de fiscalizar la legalidad ordinaria de las decisiones de los otros dos poderes del Estado. Y cierra el círculo con un Tribunal Constitucional, que es el intérprete y guardián de la interpretación del texto constitucional.

Quizá le pueda llamar la atención el hecho de que se encomiende al Ejército la salvaguarda del orden institucional, abriendo la posibilidad de que algún indigente en valores democráticos y constitucionales, nostálgico del pasado dictatorial, pretenda justificar su intervención en casos, como por ejemplo el de Cataluña. Como en todo país democrático, está prevista la intervención del Ejército, pero sólo excepcionalmente y bajo control gubernamental y parlamentario, en los casos del Estado de sitio equivalente, en otros países, al Estado de alarma o guerra.

Seguir leyendo »

Gobierno de coalición: una sinfonía inacabada

Estamos asistiendo a los últimos acordes de una sinfonía que, mucho me temo, finalizará como la famosa "inacabada" de Franz Schubert. Nunca sabremos si el compositor austriaco no pudo acabarla o quiso dejarla así. Como melómano impenitente, recomendaría a los políticos actuales y a los futuros que se aficionasen a la música clásica. Les ayudará a entender cómo se pueden ensamblar y hacer sonar armónicamente los diversos instrumentos que forman una orquesta sinfónica. Las familias musicales, la cuerda, el viento y la percusión deben entenderse y mirarse unas a otras para que todas las notas suenen de forma armónica y melodiosa.

La política, encarnada en los diversos partidos que conforman el arco parlamentario, debe comportarse, sobre todo en los momentos de una investidura, de manera que las diversas ideologías que configuran el pluralismo político, sean conscientes de la complejidad de un Parlamento en el que conviven numerosos partidos políticos. Su tarea es buscar la armonía y el pacto. Una de las acepciones de la palabra armonizar es pactar.

Seguir leyendo »

Votos y vetos

Tengo la sensación de que nuestra democracia pasa por horas bajas. Muchos expertos sostienen que se trata de una epidemia generalizada en la mayor parte de los sistemas democráticos actuales. Es posible que sea cierto pero el diagnóstico no alivia, ni mucho menos, nuestra preocupación. Los organismos como los cuerpos sociales reaccionan de distinta manera ante los posibles tratamientos de sus males. Como sucede con las enfermedades, no todas las personas responden de igual manera ante los antibióticos. Por eso me centro exclusivamente en lo que considero una cierta degradación de los principios constitucionales que informan nuestro sistema.

Me intranquiliza especialmente la devaluación del valor superior que representa el pluralismo político. No hemos sabido asimilar su importancia para la convivencia entre las distintas tendencias ideológicas. En estos momentos, por una crisis que espero sea pasajera, se demoniza e incluso amenaza, a formaciones políticas como el Partido Nacionalista Vasco, la antigua Convergencia i Unió, incluyendo en el paquete a Esquerra Republicana, que sirvió para sustentar el tripartito que gobernó la Generalitat pero ahora se la excluye por su ideología independentista, ignorando que es un partido de izquierda y progresista.

Seguir leyendo »

¿Golpe de Estado o golpe de efecto?

Cuando no se quiere o no se sabe analizar un problema, se suelen sustituir las conclusiones por frases o conceptos rotundos con los que se elude el difícil ejercicio intelectual de profundizar en cuestiones que no son tan simples como algunos tratan de transmitir a la opinión pública. En el caso del proceso de Catalunya, la idea del golpe de Estado, agigantada por los efectos acumulativos de los medios de comunicación y las redes sociales, ha conseguido incrustarse en gran parte de nuestro cuerpo social que lo ha asimilado con facilidad, quizá porque les parece una imagen plástica que, en cierto modo, compendia algo que rechazan visceralmente.

No recuerdo quién fue el primero en acuñar el vocablo para definir el proceso político iniciado con el propósito de llegar a la declaración de la República independiente de Catalunya. Lo cierto es que ha hecho fortuna y los comentaristas políticos, los periodistas y los políticos profesionales lo utilizan como argumento para justificar una inevitable condena por hechos que algunos, en un desliz imperdonable y carente de la más mínima racionalidad, comparan con el golpe armado y con tiros del 23F. Puesto en circulación el molde, se convierte en una moneda de cambio que circula con fluidez, obviando la necesaria tarea de realizar un profundo análisis de la cuestión para encajarla en su verdadera dimensión política y jurídica.

Seguir leyendo »

El voto gamberro

Los politólogos han acuñado una expresión muy gráfica, el "voto gamberro", para etiquetar determinadas actitudes electorales de los ciudadanos que acuden a la llamada de urnas. En realidad, se trata de un voto contra el sistema ejercido por los que aprovechan la convocatoria de los comicios para depositar deliberadamente votos nulos, tachando los nombres de candidatos o emborronando las papeletas con expresiones inequívocas de rechazo o menosprecio por la democracia y las votaciones. No confundir con los votos en blanco que son una expresión incuestionable de vocación democrática.

Los que tenemos una cierta edad, cuando se habla del "voto gamberro", nos acordamos de lo que sucedía con ocasión de las votaciones convocadas por el Sindicato Español Universitario (SEU), adscrito al Movimiento Nacional, para Delegados de curso, de Facultad y de Universidad. La afiliación era obligatoria y el voto también, aunque no eran muy estrictos en su exigencia. Al realizar el escrutinio, se podía observar que, en muchas papeletas, en lugar de las candidatos presentados, figuraban, con llamativa frecuencia, el nombre de Sofía Loren o de alguna otra celebridad del momento. Era una forma de hacer constar nuestra disidencia con el sistema dictatorial y, a la vez, una demostración de la inutilidad de esas votaciones.

Seguir leyendo »

La justicia: la gran ausente en el debate electoral

Cuando llegan los periodos electorales, todos los partidos proclaman a los cuatro vientos cientos de medidas que piensan poner en marcha si los ciudadanos les confían las riendas del poder. Pienso que los profesionales de la información política las habrán leído, pero es evidente que tal cúmulo de buenos o malos propósitos no caben en los espacios informativos; por lo que necesariamente tienen que centrarse en aquellas cuestiones que consideran más relevantes o en la fanfarria, pretendidamente patriótica, que sustituye el mensaje por la brocha gorda.

Confieso que no he leído en su integridad todas ellas, pero es notorio que el tema de la organización, funcionamiento o mejora del servicio público de la justicia no sale en ninguno los mensajes que escuchamos o leemos a diario en los medios informativos. Los símbolos de lo que algunos llaman su patria, los mensajes catastrofistas sobre la supervivencia de nuestro país ante el peligro separatista o la invasión inmigratoria, incluso la defensa de nuestro costumbrismo, como los toros o la caza, son el único apoyo que algunos encuentran para confrontarse con sus adversarios políticos. Ocasionalmente, se abren espacios para hablar de "las cosas que interesan a la gente" como el paro, las pensiones, la sanidad, la educación, ofreciendo la fórmula milagrosas de potenciar su mejora, bajando impuestos.

Seguir leyendo »

El impuesto de sucesiones y la Lotería Nacional

No entiendo la corriente negacionista de la justificación y justicia tributaria del impuesto de sucesiones. Se ha instalado, como un mantra, en el mensaje político de los sectores conservadores, situados en el espectro peculiar de la derecha española, la tesis que considera el gravamen sobre las herencias como una medida confiscatoria. Con gran desparpajo intelectual se han apropiado, con suma ignorancia y menosprecio, del significado de la etiqueta liberal e incluso, dando un paso más, se han adjudicado la exclusividad de la ortodoxia constitucional.

Los autoproclamados liberales propugnan, sin pudor, la fragmentación de la justicia social, la arbitrariedad en la distribución de la riqueza y la jibarización de la contribución de los ciudadanos al sostenimiento de las cargas del Estado. No les preocupa que el impuesto de sucesiones se haya convertido en una especie de tómbola, con diecisiete tenderetes que pujan para atraer a las grandes fortunas hacia sus chiringuitos tributarios, verdaderos paraísos fiscales, en aras de la defensa de los sectores financieros especulativos y con absoluto desdeño del bien común.

Seguir leyendo »

Los límites de la inviolabilidad del rey

Las recientes informaciones sobre las posibles actividades económicas del Rey emérito y la apertura de una diligencias informativas por la Fiscalía General del Estado obligan a delimitar, urgentemente, el ámbito de la inviolabilidad del Jefe del Estado. Nuestra historia constitucional, desde sus orígenes, ha consagrado la inviolabilidad e incluso la sacralidad de su persona. Todos los derechos y  libertades deben ser interpretados de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Acuerdos y Tratados Internacionales sobre estas materias ratificados por España.

La Declaración Universal proclama que todos los seres humanos nacen libres e iguales en derechos y la Constitución consagra la igualdad como un valor superior. Ello no impide que se establezcan diferencias de trato en función de su distinta condición personal, ya que solo se viola el derecho a la igualdad si el reconocimiento de los privilegios absolutos carece de justificación objetiva y razonable. No discuto que la persona del rey o de la reina debe gozar de inviolabilidad, pero no de manera absoluta, sino dentro de unos límites que respondan a los valores y principios constitucionales.

Seguir leyendo »

El aborto de las mujeres menores de edad

En estos momentos se está debatiendo, por fin, en el Congreso de los Diputados una nueva modificación de la Ley del aborto o si prefieren de interrupción voluntaria del embarazo, que mantiene el sistema de plazos, si bien ampliado a las mujeres menores de edad. El Congreso ha dado el primer paso para deshacer la reforma del aborto del PP del año 2015 que condicionaba el aborto de las mujeres que no habían alcanzado la mayoría de edad, a la autorización de sus padres y tutores. La Comisión de Igualdad aprobó instar al Gobierno a dar marcha atrás y permitir a las menores de 16 y 17 años a interrumpir voluntariamente su embarazo sin consentimiento de personas ajenas a la libre decisión de la mujer. La Comisión ha aprobado una Proposición no de Ley, presentada por Unidos Podemos, con los votos a favor del PSOE, la abstención de Ciudadanos y el voto en contra del PP.

Cuando fieles y devotos practicantes de ideas liberales se enfrentan a los problemas vitales de los seres humanos que pretenden ejercitar el libre desarrollo de su personalidad, sin más trabas que las que imponen los límites constitucionales, olvidan las esencias del liberalismo que orgullosamente proclaman y se pasan, sin dudas ni vacilaciones, a los dogmas y anatemas que durante tanto tiempo ha cultivado la Religión Católica y otras muchas religiones.

Seguir leyendo »

La Ley General Penitenciaria está para ser cumplida

Cuando se aborda el tema del acercamiento de los presos de la banda terrorista ETA a las cárceles vascas o próximas, algunas de las reacciones que suscita, no dejan de ser sorprendentes. En tiempos recientes, hemos podido observar, como muchos políticos, inequívocamente de derechas y otros que no lo son tanto, no dudan en poner especial énfasis, en algo obvio, las leyes están para ser cumplidas y para que nadie esté por encima de la ley. En su fervor de novicios, se atreven a monopolizar la etiqueta de constitucionalistas, si bien no dudan en pasar por encima del cumplimiento de una ley orgánica, como la Ley Orgánica General Penitenciaria.

No se trata de una cuestión de víctimas y verdugos, sino de la pura coherencia de una democracia con el sistema penitenciario que se ha dado a sí misma. Nuestro régimen penitenciario, basado en la tradición histórica del humanitarismo penitenciario, del que España fue pionera (Concepción Arenal, Victoria Kent, Dorado Montero, Salillas y otros), se basa en principios y valores constitucionales, íntimamente unidos a la dignidad del ser humano que no la pierde por el hecho de haber cometido hechos delictivos inevitablemente condenables y algunos, absolutamente rechazables.

Seguir leyendo »