eldiario.es

Menú

Reflexiones ante el Día de Canarias

- PUBLICIDAD -

Ese retroceso está resultando muy visible en el terreno económico. No estaban resueltos todos los problemas de nuestro modelo económico, especialmente en lo relativo a una más justa redistribución de la riqueza, al abismo de nuestros salarios privados con los de la media española y a la falta de diversificación; lo sé.

Pero habíamos logrado bajar espectacularmente el paro, desde el 28% de 1993 al 10% de los comienzos de este siglo. Al tiempo que se incrementaba de manera importante nuestro Producto Interior Bruto (PIB), superando la media europea y española, y mejoramos notablemente las infraestructuras en carreteras y obras hidráulicas, costas, puertos y aeropuertos, así como las culturales, educativas y sanitarias en todas las islas.

En nuestra Comunidad se disminuyó significativamente, asimismo, el porcentaje de ciudadanos situados por debajo del umbral de la pobreza. Se mejoró notablemente la oferta educativa y la atención sanitaria. Y se comenzaron a abordar con decisión los problemas del desarrollo, apostando por la sostenibilidad y el futuro, por las energías renovables y por evitar una mayor ocupación del territorio.

La situación hoy empeora cada día. Se acelera la desaparición de empresas y el paro se incrementa de modo galopante, siendo líderes de la destrucción de empleo en España en el primer trimestre del año. Del aumento en 4.500 parados estimados por el Gobierno para todo el año 2008, hemos pasado al reconocimiento por el Gobierno canario de que serán cerca de 80.000, hasta alcanzar los 200.000 desempleados antes de final de año, tal y como habíamos advertido desde hace tiempo.

Coyuntura

Los salarios privados continúan siendo, con diferencia, los más bajos del conjunto del Estado, mientras aumenta la cifra de hombres y mujeres situadas por debajo del umbral de la pobreza. Somos los reyes del mileurismo, de la precariedad laboral, de la incapacidad para ahorrar y de las dificultades para llegar a fin de mes.

Es verdad que todo esto ocurre en medio de una coyuntura económica internacional muy adversa. Pero no lo es menos que a ello ayuda la incompetencia, la incapacidad de tomar decisiones correctas por parte de un Gobierno, el de Paulino y Soria, que elaboró unos malos Presupuestos ?en los que disminuye la inversión pública-, que se inventó un Plan de Dinamización inútil y que se contradice, un día sí y otro también, sobre las medidas a aplicar.

Otro tanto ocurre con el incremento del IPC en las Islas, tras muchos años de estar situados un punto por debajo de la media estatal. El Ejecutivo canario es incapaz de liderar y de adoptar las medidas que están en sus manos para atenuar el aumento de los precios que está haciendo la vida imposible a miles de familias. Como hemos señalado, el Gobierno puede adoptar medidas para atenuar el impacto de la subida de los precios, Fundamentalmente, mejorando los mecanismos de control de las ayudas del REA o revisando a la baja de los tipos impositivos aplicables en el IGIC y, en algunos casos, en el AIEM, a los bienes alimenticios. Y favoreciendo desde la Administración la transparencia y la defensa de la competencia en la distribución alimentaria.

Mientras, los servicios públicos se deterioran. La sanidad atraviesa una grave crisis, con un poco disimulado intento privatizador. Y la educación pierde peso en los Presupuestos de la Comunidad, demostrándose que no es una prioridad de este Gobierno, soportando además un largo conflicto al que no se le ve salida alguna. Por su parte, la Ley de Dependencia, que supone un salto cualitativo respecto al reconocimiento de los servicios sociales como derecho, sufre un intolerable retraso en su aplicación en nuestra Comunidad.

Alejado de la realidad

Nos encontramos ante un Gobierno que está alejado de la realidad. Cuando los ciudadanos se preocupan de la cesta de la compra, ellos lo hacen por los negocios de la tele autonómica. Cuando los hombres y mujeres de esta tierra ven como el paro y la pobreza se extienden, ellos aprueban una policía autonómica mal planteada que, encima, pagaremos los canarios. Cuando la gente normal sufre por las cada vez más elevadas hipotecas, ellos se inventan el debate de las segundas residencias o el del estado libre asociado.

Pese a todo ello los hombres y mujeres que vivimos en Canarias y que amamos a esta tierra estamos obligados a seguir trabajando por su transformación, aprovechando los instrumentos del autogobierno que tanto han contribuido a nuestro avance como pueblo. Impulsando la reforma estatutaria, la modificación de la actual ley electoral y sabiendo defender las necesidades de las Islas en el debate sobre la nueva financiación autonómica. Sin victimismos. Asumiendo responsabilidades. Exigiendo un trato justo de España y Europa, pero también sabiendo gestionar desde el consenso, el interés general y el buen Gobierno. Trabajando por la unidad de las Islas desde el equilibrio presupuestario e institucional. Defendiendo nuestra identidad. Celebrando el Día de Canarias con la confianza de que su ciudadanía será capaz de superar la actual y negativa situación política, económica y social.

*Román Rodríguez es presidente de Nueva Canarias.

Román Rodríguez*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha