eldiario.es

Aire del desierto del Sáhara humedece las capas altas de la zona subtropical

La doctora en física Yenny González, del Observatorio Atmosférico de Izaña, en Tenerife, explica que este hecho ha sido observado por un estudio de la Aemet

- PUBLICIDAD -
 La doctora en física Yenny González, del Observatorio Atmosférico de Izaña (Tenerife). (EFE/Cristóbal García).

La doctora en física Yenny González, del Observatorio Atmosférico de Izaña (Tenerife). (EFE/Cristóbal García). EFE/Cristóbal García

La troposfera libre de la región subtropical se creía que era una zona seca, pero resulta que durante el verano una masa de aire procedente del desierto del Sahara inyecta humedad en ella, ha dicho a Efe la doctora en física Yenny González, del Observatorio Atmosférico de Izaña, en Tenerife.

Yenny González explicó que este hecho ha sido observado con motivo de un estudio realizado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en colaboración con el Instituto Tecnológico de Karlsruhe de Alemania sobre el vapor de agua, que es uno de los gases de efecto invernadero.

La finalidad de este estudio es estudiar la circulación atmosférica global del vapor de agua y su influencia en el cambio climático.

En Tenerife, las medidas de gases atmosféricos realizaras en la estación de montaña del Observatorio Atmosférico de Izaña no están influenciadas por la contaminación emitida en los núcleos urbanos de las zonas bajas de la isla.

Su situación por encima del mar de nubes permite obtener medidas atmosféricas representativas de lo que se conoce como troposfera libre.

Las medidas de vapor de agua y sus isótopos estables realizados durante dos años en el Observatorio de Izaña, a unos 2.400 metros de altitud, y en la base del teleférico, a 3.550 metros, han permitido detectar las principales vías de transporte de humedad en la región.

La investigadora señaló que los datos se pueden extrapolar al resto de la región subtropical.

El aire seco que caracteriza la troposfera libre de Canarias se humedece con frecuencia por cuatro vías principalmente, dos de las cuales están asociadas al transporte de masas de aire desde latitudes y altitudes altas, donde el aire puede ser muy seco debido a condensación a baja temperatura, o muy húmero por mezclas posteriores con aire húmedo que procede de niveles más bajos.

La tercera vía de transporte está asociada a masas de aire de latitudes y altitudes más bajas, donde se pueden identificar de forma ocasional fenómenos de reevaporización de lluvia como fuente de humedad.

La cuarta y principal vía de transporte de humedad tiene el origen en el continente africano, y es en verano, cuando se registran en el Observatorio Atmosférico de Izaña episodios de calima asociados a un aumento de la humedad media.

Las concentraciones de isótopos medidas confirman que el contenido húmero de la capa de polvo sahariano que llega a Canarias tiene su origen en el Mediterráneo, desde donde el vapor de agua originado por la evaporación del mar es conducido por los vientos alisios al Sahara, donde se mezcla con el polvo y luego es trasladado hacia el Atlántico.

Las medidas de isótopos de vapor permiten estudiar los mecanismos responsables del humedecimiento de las masas de aire, ya que la concentración de los mismos depende de la fuente de vapor y de los cambios de fase que se produzcan en la misma.

Yenny González dijo que es preciso tener en cuenta que el ciclo del agua y la radiación solar son las fuentes de producción biológica primaria, y responsables de modular las condiciones de temperatura de la Tierra a través de su relación con el ciclo atmosférico global.

El ciclo comienza en el agua de mar, que se evapora y en ese proceso se enfría a medida que asciende.

Una vez que se enfría, el agua se condensa y una parte vuelve a la tierra en forma de lluvia, mientras que otra parte se queda en fase de vapor y se distribuye por todo el planeta.

El flujo principal de vapor de agua comienza en el ecuador debido a que en esa zona incide más la radiación solar, y el agua muy caliente asciende en altura y latitud hasta los polos, donde pierde calor, y en parte se condensa, pero hay un flujo que puede llegar a treinta grados norte, frío y seco.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha