eldiario.es

Menú

Cáritas atiende a más de mil personas en Las Palmas sin hogar o apoyo familiar

La edad de las personas que viven en estas situaciones de precariedad se concentra en el tramo comprendido entre los 30 y los 59 años

- PUBLICIDAD -

Cáritas Diocesana de Canarias ha atendido en su ámbito de actuación, la provincia de Las Palmas, en lo que va de año a 1.012 personas con déficit de habitabilidad, de las que el 76 % vive en la calle.

Con motivo de la jornada que ha organizado en la capital grancanaria para reivindicar los derechos de quienes no tienen hogar o apoyo familiar o social que los ampare, en la que han participado unas 200 personas, según ha precisado, la organización ha destacado que de todas las personas que ha atendido hasta octubre, el 84% viven solas y el 5,54% conviven con un familiar.

La responsable del programa de Personas sin Hogar, Jennifer Montesdeoca, se ha referido a "la extrema vulnerabilidad y riesgo social de los hijos de las personas que viven esta situación" y ha detallado que el 2,34% de las atendidas tienen hijos a su cargo.

La edad de las personas que viven en estas situaciones de precariedad, y que Cáritas acompaña, se concentra en el tramo comprendido entre los 30 y los 59 años, es decir, el rango más proclive a la actividad laboral.

Montesdeoca también ha considerado "preocupante que el 12% de las personas que viven en esta situación sean jóvenes entre los 15 y los 29 años, edades fundamentales en los procesos educativos y de transición entre la formación académica-profesional y el mercado laboral".

La responsable de este programa ha explicado que la clave para el desarrollo personal y social de las personas "en situación de sin hogar no es tanto el empleo, como la vivienda".

Al carecer de una vivienda estable y adecuada, las personas que viven estas situaciones se ven forzadas a adoptar estilos de vida que les impiden desarrollar una actividad laboral convencional.

Por eso, Cáritas Diocesana de Canarias considera que "el acceso a la vivienda es prioritario para todas las personas", ya que, "para obtener y conservar un empleo es necesario contar previamente con un alojamiento estable".

Jennifer Montesdeoca también ha subrayado que las situaciones de este colectivo "están cambiando".

Así, ha manifestado que se detecta un "aumento de familias que, por la ausencia de recursos, se quedan sin vivienda y se ven abocadas a vivir en la calle".

En su opinión, la problemática "sin hogar" se plantea más allá de "las personas que duermen en la calle".

"Reducirla a esto supondría una simplificación de su realidad, ya que es sólo la consecuencia más extrema de un proceso de empobrecimiento y exclusión social que empieza mucho antes", ha referido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha