Opinión y blogs

eldiario.es

IMPOSIBLE VIVIR ASÍ

IMPOSIBLE VIVIR ASÍ

Hay momentos que resuenan de una manera particular en el tiempo y el espacio. En el día de Acción de Gracias del año 1976 en el Winterland Ballroom La Banda ponía punto y final a una carrera de 16 años en las que le habían cambiado la cara al mundo del rock. El causante de la defunción, Robbie Robertson, sostenía que era imposible vivir así, en la carretera, rodeados de drogas y apenas sobreviviendo a accidentes de coche. El tiempo, ese juez inexorable, le dio, mal que nos pese, la razón. Es junto a Garth Hudson el único superviviente de la cuadrilla que lo cambió todo. Imposible Vivir Así es la frase que Miguel López elige para titular este breve pero suculento ensayo acerca de El Último Vals, un libro sobre una película sobre un disco en directo. Los fans de Van Morrison ya conoceréis a Miguel López por su Viaje A Caledonia, un apasionado estudio sobre la obra del de Belfast. En Imposible Vivir Así desgrana episódicamente los capítulos de la película (rodada por Scorsese literalmente a escondidas mientras terminaba New York, New York) y casi imperceptiblemente presenta la historia de The Band desde su génesis como acompañantes de Ronnie Hawkins, pasando por su etapa de abucheos junto a Dylan, hasta el amargo epílogo que supuso este postrero vals. Y digo amargo porque contrasta poderosísimamente la pasión y unidad que la banda transmite con el mal rollo imperante durante la preparación del concierto. López no deja cabo suelto, y lo expone de la mejor (y única) forma posible, con ritmo, con apasionamiento, con ardor. Hay momentos del libro en los que se enroca tanto en la narración que restallan los sonidos, las voces, el rugido primigenio. Y también las imágenes, ese escenario decorado con los restos de La Traviata e iluminado espectacularmente, y filmado con una maestría que no se ha repetido en la historia de filmaciones en vivo. Considerémonos afortunados de tener un libro de estas características publicados en nuestro idioma, y bienaventurados de poder combinarlo con otro título sobre The Band (Historia Y Música, editado por Milenio en 2010) escrito por Mikel Muñoz. Imposible Vivir Así lo publica la editorial madrileña Sílex Ediciones; no esperes a que se agote, hazme caso. Y acuérdate de poner otra vez la película y seguir las instrucciones de uso: This Film Should Be Played LOUD.    

J Sanabria

Seguir leyendo »

Artistas que se liberaron del yugo que les tiranizaba

Sin la despótica presencia del innombrable recordamos tres artistas que se sacudieron el yugo que les tiranizaba y volaron por su cuenta. Sobre tres figuras de grandes músicos, actores y cantantes gira este Planazo del Sr. Sanabria.  

Seguir leyendo »

Maldito 2016

El Señor Sanabria nos trae el obituario anual de un 2016 maldito. Sus recomendaciones van desde  Matar a un ruiseñor de Harper Lee como recomendación literaria a la figura del mítico actor secundario George Kennedy.

Matar a un ruiseñor

Fotograma del juicio en "Matar a un ruiseñor"

Seguir leyendo »

El exceso yankee

Os traemos tres Planazos con el Sr. Sanabria . “El exceso yankee” para gozar y disfrutar de una película, un libro y un disco al más puro estilo norteamericano.

Seguir leyendo »

UN PLANAZO PARA CORAZONES DOLIENTES

Planazo literario para corazones desterrados

Pocas veces encontramos una crónica de una separación más tierna y cachonda que Alta Fidelidad, escrita en 1995 por Nick Hornby (buen debut, Nick) y llevada al cine por Stephen Frears en el 2000. La novela nos relata las crisis existenciales del dueño de una tienda de discos, Rob Fleming, un tipo neurótico y peterpanesco que se replantea muchas cuestiones después de que su novia le abandone. El abandono viene por aquello de no aceptar responsabilidades y eludir compromisos. La existencia de Rob se reduce a juntarse en su tienda con dos colegas, Dick y Barry, filosofando y haciendo listas de top-fives, (de las más profundas a las más peregrinas; música para tu funeral, mejores cara A de singles, mejores canciones sobre la muerte, primeros cinco grupos o músicos que habría que matar a tiros cuando llegue la revolución musical…) En este punto encontramos la clave de la historia, todas las interacciones y desarrollos están basadas en la cultura pop de estos tres frikazos; cada vez que la vida real asoma la reducen y dominan a través de sus gustos, porque como dice Rob: “No se trata de cómo eres, sino de las cosas que te gustan”. O esta otra aseveración: “Los libros, películas, discos…estas cosas son importantes”

Tengo que reconocer que cuando leí el libro hace ya años sentí un poco de vergüencilla ajena, un tipo en su treintena incapaz de afrontar la vida y refugiándose en listas y referencias músico literarias, y haciendo mix tapes, (esas cintas de cassette con temas especiales, tú también las hiciste, amable lector), pero con el tiempo descubrí que efectivamente los gustos moldean la personalidad. Una cosa que sin embargo me da más repelús es que a la hora de enfrentarse a su separación (abandono, más bien) le da por investigar sus anteriores relaciones y se pone en contacto con su ex para determinar culpas y responsabilidades, lo que le lleva, claro está, a mayores angustias existenciales. Y es que el auto engaño, como mecanismo de defensa, no sirve durante mucho tiempo, amigos.

Seguir leyendo »

Brumas gallegas y abrasión vasca

Para el PLANAZO FÍLMICO nos vamos a tierras gallegas de la mano de El bosque animado  dirigida en 1987 por uno de nuestros idolazos, el insigne José Luis Cuerda.

Me imagino que todos los que gastamos ya unos años nos acordamos de las andanzas del ladrón Fendetestas. El Bosque Animado está basado en una célebre novela de Wenceslao Fernández Flores (cuya obra también dio para otras películas estupendas, como El Malvado Carabel) y fue rodada por Cuerda como decía en el 87, un año antes de Amanece que no es Poco, estaba on fire. El propio Cuerda contaba que cuando le ofrecieron dirigir la adaptación de la novela de Wenceslao FF se acongojó, porque ya sabréis lo que hicisteis BUP que El bosque animado debe su título a que en la novela todo el bosque tiene vida, las historias están protagonizadas por personajes humanos y no humanos: hay historias de plantas, de animales y de personas, hasta los fenómenos atmosféricos. Pero respiró tranquilo al leer la adaptación que había hecho Rafael Azcona que eliminó casi todas esas fantasías. Y es que vaya equipazo hacían Cuerda y Azcona. La historia está ambientada en la Fraga de Cecebre en A Coruña, en un bosque que es el verdadero protagonista de la película, un microcosmos en el que se puede concentrar la vida por completo. No deja de ser un cuento, pero narra auténticas tragedias: el hambre, la soledad, el desamor, el miedo y hasta la muerte. Cuerda rodó un retrato costumbrista y crítico de una micro sociedad y una época enfocada desde una óptica humorística, como no sabe hacer de otra forma. Lo trágico y lo cómico se unen en una entrañable película coral que tuvo un gran éxito popular (lo petó en los Goya), y uno recuerda con ternura. 

Seguir leyendo »