eldiario.es

Menú

Ai Weiwei ya es una realidad en Cuenca

Este martes se ha inaugurado la esperada exposición ‘La Poética de la Libertad’, que el público podrá visitar a partir del miércoles

El presidente de Castilla-La Mancha confía en que ayude a la “propulsión económica y de autoestima” de Cuenca

- PUBLICIDAD -
Escena que reproduce el encierro de Ai Weiwei

Escena que reproduce el encierro de Ai Weiwei Las Noticias de Cuenca

Ai Weiwei ya una realidad en Cuenca. La exposición ‘La Poética de la Libertad’, organizada por el Gobierno de Castilla-La Mancha y la Catedral de Cuenca, cuyo núcleo principal son las seis cajas que conforman la muestra 'S.A.C.R.E.D.', una instalación en la que el artista chino relata sus 81 días de encarcelamiento en China en 2011, cuando fue acusado de evadir impuestos, ha sido inaugurada este martes en un acto que ha contado con una nutrida representación de las administraciones públicas, encabezada por el presidente regional, Emiliano García-Page, y en el que también han estado representantes de la Universidad, del empresariado y de las artes, entre estos últimos Gustavo Torner, una de cuyas obras, ‘Elegía’, se ha incorporado este martes a la exposición junto a ‘Villar del Horno’ (1964), de Fernando Zóbel, y ‘Sudario XII’ (1959), de Antonio Saura.

Que la muestra, cuyo presupuesto ronda los 1,5 millones de euros, sea un “revulsivo” para Cuenca, contribuyendo a su promoción internacional y a su “propulsión económica y de autoestima” a través de la cultura, un “nicho de mercado en interacción con el turismo” del que el presidente de Castilla-La Mancha ha destacado su potencial para “salir del túnel y crecer económicamente” tras la crisis del modelo del “ladrillo”, es lo que el Gobierno regional espera dada la repercusión mediática de Ai Weiwei y al ser 'S.A.C.R.E.D.' una muestra que con anterioridad solo ha podido verse en Europa en dos ocasiones, en la iglesia de San Antonin de Venecia en 2013 y en la Royal Academy de Londres en 2015.

El presidente ha subrayado lo “difícil” que ha sido conseguir “una operación de esta envergadura”, pues han pasado casi tres años desde que surgió el proyecto, presentado por la empresa Eulen Art, hasta que la obra de Ai Weiwei ha llegado a Cuenca, por lo que entiende que “no es un tren que pasa y se aprovecha, sino una locomotora que se ha preparado”, y ahora considera que es el momento de “celebrar la cultura en mayúsculas y su interacción perfecta con Cuenca, que siempre que ha querido, ha podido, pero no siempre ha querido”.

Sala con obras de los 'informalistas' en la catedral de Cuenca

Sala con obras de los 'informalistas' en la catedral de Cuenca

También, García-Page ha destacado el “canto a la libertad y a los derechos humanos” que supone esta exposición que hasta el 6 de noviembre podrá verse en la Catedral de Cuenca, y confiado en que a partir del otoño puedan seguirle nuevas iniciativas “para revolucionar positivamente la ciudad”, volviendo en este sentido a hacer hincapié en su reto, apuntado ya el pasado otoño, de dotar a la ciudad de un ascensor o unos remontes mecánicos de acceso al Casco Antiguo, infraestructuras estas últimas de las que dispone Toledo y por partida doble.

Exposición

Las seis celdas de plomo, de 3.500 kilos la unidad, cuentan con unas escenas compuestas con pequeños muñecos de resina que muestran a un Ai Weiwei resignado en prisión duchándose, siendo interrogado, cenando, durmiendo o haciendo sus necesidades en el baño, y en todo momento vigilado por dos soldados del ejército chino. El visitante puede acceder a estas escenas a través de dos pequeñas aperturas, cada una de las cuales ofrece una perspectivas diferente del claustrofóbico interior.

A esta muestra hay que sumar varios vídeos que muestran a Ai Weiwei hablando de su arte y de su compromiso con la libertad; una escultura de Florencio Galindo en homenaje al artista chino colocada a la entrada; una serie de dibujos de escenas de ‘El Quijote’, también obra de Galindo, que conmemoran el cuarto centenario del fallecimiento de Miguel de Cervantes; y una última sala que recoge una selección de obras del informalismo español firmadas por F rancisco Farreras, Rafael Canogar, Martín Chirino, Luis Feito y los citados Saura, Zóbel y Torner, además de una proyección de fotografías de los primeros artistas tomadas por Juan Barte.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha