eldiario.es

Menú

El carril del Centro

No podemos ir en el mismo carril que el PNV-PSE, que se pone de perfil ante los conflictos laborales y sociales, consintiendo condiciones de precariedad y situaciones de desamparo.

- PUBLICIDAD -
Urkullu y Azpiazu explican a los líderes del PNV y PSE que contactarán en breve con los grupos para cerrar las cuentas

Urkullu y Azpiazu explican a los líderes del PNV y PSE que contactarán en breve con los grupos para cerrar las cuentas

La última encuesta de EITB focus, difundida el pasado 9 de marzo, sobre intención de voto en unas hipotéticas elecciones autonómicas, anunciaba un descenso importante en los previsibles resultados para Elkarrekin Podemos.

La dirección de Euskadi atribuyó, entonces, el resultado a las pugnas internas dentro de Podemos a nivel estatal y admitía que había que asumir con humildad el dictamen ciudadano. Unidad y humildad (y verdad, que añadiría Teresa Rodríguez) para prepararnos para el 2020. Porque prepararnos para el 2020 significa ser útiles ya desde ahora a la gente en la defensa de sus derechos y ayudar con nuestra voz en las instituciones a las reivindicaciones que la ciudadanía pone en la calle. No debemos continuar con los debates en clave totalmente internas de dualidad de cargos.

Pero debemos, además, hacer autocrítica y achacar también el resultado al intento de ocupación del “carril central”  y la “transversalidad” por el que apostó la dirección de Podemos Euskadi, situando a Podemos junto con PNV y PSE en temas de gran calado, como la ponencia de autogobierno.

No existen carriles centrales, sino unos carriles con políticas de izquierda y unos carriles de políticas donde las personas benefactoras y beneficiarias son las élites políticas y económicas.

Por eso, no podemos ir en el mismo carril que el PNV-PSE, que se pone de perfil ante los conflictos laborales y sociales, las luchas obreras aún persistentes surgidos en el ámbito público (residencias, TMB, Guggenheim, etc.), consintiendo condiciones de precariedad y situaciones de desamparo.

No podemos ir en el mismo carril de los partidos del gobierno que permiten sobrecostes de más de 100 millones en la línea 3 de metro y lo argumentan diciendo que son cosas que pasan, mientras nos golpean con el tarifazo. (Esos 100 millones se podrían haber invertido en la construcción del hospital en Zalla, algo que llevan reivindicando los vecinos y vecinas, por ejemplo)

No podemos circular por el mismo carril que el PNV,  que tras tres sentencias perdidas obliga a todas las personas de Bizkaia a pagar la multa de 1,5 millones de euros por una recalificación ilegal en Barrika.

No podemos permanecer en el carril del PNV-PSE, que mientras se llena la boca vendiendo planes de desarrollo local y sostenible, se van de viaje para “seducir” a las transnacionales con ventajas y deducciones fiscales.

Y no podemos permitirnos estar en el carril del PNV-PSE, que apoyan a ultranza tratados como el CETA, engañándonos con los beneficios que traerán a las PYMES la eliminación de aranceles. Pero nos ocultan la verdad: el aumento de la impunidad de las transnacionales y la pérdida de soberanía.

Es más, nosotras vamos en carreteras de sentido contrario. Nosotras estamos en el carril de la PAH, de la pobreza energética, de las energías renovables, de la reforma fiscal, en el carril de los Derechos Humanos, en el del Tratado Internacional de los pueblos, en el de la lucha incansable en contra de los machismos y los racismos, en contra de los Paraísos Fiscales y el clientelismo tan anclado en nuestro territorio. 

Nosotras vamos en carreteras de sentido contrario. Nosotras estamos en el carril de la PAH, de la pobreza energética, de las energías renovables, de la reforma fiscal, en el carril de los Derechos Humanos.

Precisamente transitar por esos carriles diferentes fue el mandato del congreso de Vistalegre II y de una resolución aprobada en la asamblea de Euskadi de enero de 2017 en la que decía “En la Comunidad Autónoma Vasca, PNV y PSOE aspiran a reproducir a escala vasca el bipartidismo que en el Estado español representan PP y PSOE, alternancias en las que lo único que cambia es el papel asignado a cada figurante en la representación, y frecuentes acuerdos a la alemana “por el bien del país”

Sí, Vistalegre II debe llegar también a Euskadi como cambio de acción política, si no queremos que la herramienta que es Podemos Ahal Dugu quede marcada para siempre. Deberíamos retomar tareas y líneas abandonadas, recuperando su vocación rupturista, con la perspectiva estratégica de la construcción de un bloque plurinacional y contrahegemónico de los distintos pueblos que forman parte del Estado español.

Ayudar a hacer cada vez más fuerte el bloque de izquierda soberanista con unas relaciones leales entre las organizaciones, políticas, sindicales y sociales que lo conforman. Pero para conseguirlo se hace necesario refundar también un partido radicalmente democrático, vinculado a la reconstrucción de los movimientos sociales y al empoderamiento popular, única garantía de que cualquier avance en el terreno electoral y en las instituciones puede ir acompañado de conquistas y procesos de transformación radical de la sociedad. Esto es dedicarnos con todas nuestras fuerzas a ayudar a recomponer movimientos sociales, siendo los primeros en participar y animar las movilizaciones.

Democraticemos nuestra organización, pero fundamentalmente viremos hacia afuera y hagamos política. Como dice el documento salido de Vistalegre II: "No podemos permitir que nuestro pueblo se resigne y se acostumbre a vivir en estas condiciones. Para evitarlo es necesario abrir en nuestro país tres grandes procesos de cambio: económico, político y social, con el fin de dar respuesta a los graves problemas a los que hoy se enfrentan las grandes mayorías sociales.”

Está bien que se den direcciones más plurales e integradoras, siempre estaremos a favor; pero lo que realmente nos va a tener en primera fila es un Podemos útil para que las personas recuperemos nuestro carril,  el carril de la defensa de los intereses de la gente de abajo, de la justicia y de la verdad, de las luchas laborales, ecologistas, feministas…

Y ese no es el carril del PNV-PSOE

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha