eldiario.es

Menú

El Cabildo de Tenerife adjudica el circuito del motor a una empresa italiana por casi 30 millones

Las obras comenzarán este verano en Atogo, Granadilla, y tiene un plazo de ejecución de 21 meses con una concesión administrativa por 35 millones

- PUBLICIDAD -
El circuito de Tenerife ha sido una demanda esperada por muchos colectivos durante años.

El circuito de Tenerife ha sido una demanda esperada por muchos colectivos durante años.

El Consejo de Gobierno del Cabildo de Tenerife ha adjudicado la construcción del circuito del motor a la entidad mercantil italiana Axia SRL por importe cercano a 30 millones de euros y un plazo de ejecución de las obras de 21 meses, con una concesión administrativa por 35 millones, prorrogables cinco más.

Así lo ha detallado el presidente insular, Carlos Alonso, que ha avanzado que Axia, con notable experiencia en Italia en el campo de las concesiones públicas en carreteras, aeropuertos o aparcamientos, y asesoramiento en el circuito de Monza, constituirá para tal fin la sociedad mercantil Onda Rossa SL junto a Kiti Trans SLU.

El proyecto, cuyos trabajos se iniciarán a finales de junio o comienzos de julio, contempla una inversión de 23,8 millones, de los que 21,4 se destinarán al circuito y 2,4 a los accesos por la parte norte, al tiempo que se gastarán otros 240.000 euros en la compra de los terrenos para el acceso sur.

Asimismo, se destinarán 4,2 millones a los equipamientos y un millón más a diversas mejoras propuestas por el concesionario como la sala de control, cámaras de seguridad de circuito cerrado, tramos de muro y reja perimetral, y gradas modulares y elementos prefabricados.

El complejo se construirá en la zona de Atogo, en Granadilla, y ocupará más de 1,3 millones de metros cuadrados de fincas adquiridas previamente por la corporación. El, de unos 350.000 metros cuadrados, ha sido elaborado por los diseñadores del circuito de Montmeló. La pista principal cuenta con una longitud superior a los 4 kilómetros con una velocidad punta para un Fórmula 1, por ejemplo, de 310,59 kilómetros por hora, mientras que la zona de paddock medirá más de 100.000 metros cuadrados con capacidad para albergar cualquier tipo de prueba de velocidad.

Alonso ha señaló que esta adjudicación es "muy importante" para la isla por la generación de actividad económica y creación de empleo y el valor de "oferta complementaria" para el turismo, y ha revelado que la otra oferta que optaba al proyecto, de capital británico, era "muy competitiva" pero presentaba "defectos formales" ante los requerimientos del Cabildo, si bien se ha mostrado convencido de que colaborarán con la empresa italiana.

El consejero delegado del circuito, Eduardo Pintado, pidió al sector del motor que defienda el proyecto "con uñas y dientes" de quienes consideran que no es "prioritario" tras 40 años de espera. "Que nadie nos quite lo que tanto nos ha costado sacar", ha explicado.

En virtud del acuerdo, el Cabildo dispondrá de unas horas determinadas de uso de las instalaciones que se definirán en el futuro.

Pintado reconoció que ha sido un trabajo "duro" desde que se constituyera en 1969 la comisión encargada de impulsar esta idea, y ha confesado que hay que estar "orgullosos" de la capacidad para captar capital privado. "Tenemos una isla formidable", ha comentado.

Además, apuntó que más de la mitad del circuito se destinará a los moteros, y mostró su confianza en que habrá una "cantera de velocistas" en el futuro, al tiempo que valoró lo que supone "sacar a la juventud" de las carreteras de la isla.

Críticas de IUC

Por su parte, la candidata a la presidencia del Cabildo de Tenerife por Izquierda Unida Canaria-Los Verdes: Canarias Decide, Luisa Tamayo Domínguez, mostró su oposición a la construcción de un circuito automovilístico en Granadilla, al considerar que se trata de una infraestructura innecesaria.

"La dotación económica del proyecto podría utilizarse para completar y mejorar el Hospital del Sur o construir colegios como el de Charco del Pino", argumenta la candidata de IUC en un comunicado.

El circuito "en ningún caso cubre las necesidades actuales de la población", sino que busca "favorecer el beneficio económico de unos pocos, en este caso, una empresa italiana a la que se le da una concesión por más de treinta años".

"Es indignante que en plena crisis económica una institución pública como el Cabildo se gaste casi 30 millones de euros en este proyecto, mientras reduce el presupuesto en otros servicios, como sanidad y educación", señala Luisa Tamayo. Añade que es vergonzoso que se prime la construcción de circuito por encima de obras fundamentales, como la del hospital del sur, cuyo proyecto no ha dejado de sufrir recortes presupuestarios en los últimos años.

Ese circuito supone un alto coste medioambiental, puesto que cubriría más de 132 hectáreas, "sin contar los niveles de contaminación acústica". Las fincas afectadas podrían derivarse a otros usos, como el desarrollo de huertos ecológicos o explotaciones ganaderas, formación para el empleo e incluso construcción de colegios o viviendas de protección social, propone IUC.

"No creemos que esta actividad sea la más adecuada para favorecer el desarrollo sano de nuestra juventud, ni tampoco la mejor forma de transmitirle los mejores valores para construir una sociedad diferente", afirma Tamayo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha