Opinión y blogs

eldiario.es

Las sentencias judiciales, la nueva Lotería de Navidad en TV

"¡El dos, el seis, el uno! DOS. SEIS. UNO. Ortega Cano ha sido condenado a dos años, seis meses y un día"

Yo he vivido para ver una televisión que convertía naderías frívolas en asuntos de apariencia trascendente, que engolaba la voz y nos vendía cualquier bobada friqui como un suceso histórico. Y así.

También he vivido para lo inverso: para pillar a la televisión vistiendo de lentejuelas los asuntos informativos más áridos y venderlos como entretenimiento. ¡Esto es espectáculo! De ahí que ARGH y Grissom se hayan pasado semanas tratando los desahucios en directo como un carrusel deportivo, de portal en portal –PIPIPIPIIIIII ¡DESAHUCIO EN SALAMANCA! PIPIPIPIIIIII– y, para seguir con esta línea de 'información de varietés', optaran por dar las sentencias del juicio contra Pantoja por blanqueo y del juicio contra Ortega Cano por conducción temeraria como quien retransmite la Lotería de Navidad. En serio. En serie. De décimos. "¡Dos años! ¡Dos años y seis meses! ¡Podría ir a la cáaaaaaarcel!"

Ya lo dijo Marisol, que era muy sabia y por eso tuvo la inteligencia de hacerse comunista: "La vida es una tómbola".

Seguir leyendo »

Pantoja culpable y la épica televisiva

Pantoja doliente a la salida de los juzgados de Málaga como culpable de blanqueo de capitales

Eran otros tiempos televisivos, cuando Telecinco y Antena 3 competían a golpes de corazón (Telecinco ganaba siempre; tanto que Antena 3 se acabó rindiendo) y en La Sexta 'Sé lo que hicisteis' arremetía contra todos. Eso ya es historia.

Eran otros tiempos, cuando Pantoja enseñaba los dientes ante las cámaras y los chismosos federados televisivos empezaban a hablar de chanchullos económicos que iban mucho más allá del rollo de la Tonadillera (dice mi amigo L.P. que hay que empezar a escribir Tonadillera así, con mayúscula, porque solo hay una. Y creo que tiene razón. Como siempre). Mucho más allá del rollo de la Tonadillera con Julián Muñoz.

Así pasaron los años: con Pantoja insistiendo en su inocencia, demandando a granel y visitando platós en su modo dolorosa para insistir en que sus hipotecas eran suyas y que ella era una mujer trabajadora. Pues muy bien. También pasaron otras cosas: que Telecinco tuvo en nómina a la ex del alcalde de Marbella (Maite Zaldívar, también condenada por blanqueo continuado de capitales y próximamente en chirona). Que Telecinco le pagó una pasta a Muñoz para que les contara sus cosas y que, rizando el rizo, terminó contratando a Pantoja como gran estrella de la cadena. Esa gran estrella de la cadena que hoy es gran estrella de la condena.

Seguir leyendo »

¿Dónde está el límite en televisión?

Ana Rosa Quintana, al otro lado

Esto que les voy a explicar no es fácil, pero lo intento.

Esto que les voy a contar tiene que ver con esa manía que le ha entrado a Telecinco de ilustrar sus estrenos de ficción con debates supuestamente reales, con gente real, de carne y hueso y opiniones propias.

Telecinco lo hizo primero con sus biopics: ¿'Felipe y Letizia'? ¡Hagamos un debate sobre ellos! ¿'Pantoja'? También. Y así fueron tirando, y así quedamos fascinados por la capacidad que tienen los tertulianos federados de hablar de la ficción basada en hechos reales como si aquello fuera la verdad revelada. Así quedamos fascinados por la constatación de que su realidad también ha estado siempre, basada en hechos reales. Información basada en hechos reales. Alguien debería registrar este término.

Seguir leyendo »

La realidad supera a la ficción real

"El juez imputa a la infanta Cristina, cambiando de criterio" dice TVE. La Casa del Rey dijo estar sorprendida "por el cambio de posición". Interesante coincidencia

Decíamos ayer que... "en el Telediario de La 1 todo es tan 'aquí no ha pasado nada' en la casa real española (ni Corinna, ni casi Urdanga, ni herencias donjuanescas ni nada de lo que sí ha pasado desde hace mucho tiempo pero llevamos poco sabiendo)" y ¡ZAS! va el juez Castro e imputa a la infanta en el 'caso Nóos' y, claro, no hay manera de mantener la máquina del tiempo encendida.

El juez Castro va y se cuela en la escaleta de los informativos de TVE, que vivían tan contentos de espaldas a la realidad; se impone sobre la voz en off de 'Corazón' y desengola los tonos de locución del NODO para darle cierta carraspera al discurso.

Todo es nada hasta que llega a los tribunales. Da igual que se trate de Pantoja, de Bárcenas, de Ortega Cano, de Ruiz Mateos o de la infanta Cristina. Es como si judicializar fuera el único modo de hacer realismo hoy. Como si el único antídoto contra las especulaciones edulcorantes fueran los tribunales, ese lugar donde se rompen los espejos y, a veces, llegan a condenar a 7 años y 1 día de mala suerte.

Seguir leyendo »

La televisión (pública) imita al pasado real

Es todo tan hermoso y plácido para la familia real en TVE...

Si yo fuera Letizia Ortiz (AKA princesa de Asturias), tendría mucho miedo cada vez que encendiera el televisor para ver el Telediario de La 1.

Porque en el Telediario de La 1 todo es tan 'aquí no ha pasado nada' en la casa real española (ni Corinna, ni casi Urdanga, ni herencias donjuanescas ni nada de lo que sí ha pasado desde hace mucho tiempo pero llevamos poco sabiendo) que acojona. Acojona tanto que, si yo fuera Letizia Ortiz, temería encontrarme conmigo misma presentando el Telediario y soltera, víctima de esa cápsula del tiempo de Transición en que se han transformado los informativos de TVE.

Y quien dice los informativos dice 'Corazón', '+Gente' o 'Informe semanal'. Todo ellos se han confabulado para imitar un pasado monárquico español que ya no existe tal y como nos ha enseñado la prensa, el zapeo, la lectura de otros medios o cierta conciencia de la realidad que adquirimos después de darnos un golpe muy fuerte en la cabeza con un rifle de caza.

Seguir leyendo »

Polaroids contra el 'No Future'

Famosos piscineros: presente continuo: instantáneas televisivas, sin más

La última edición de GH en Telecinco anda floja y sin bríos. Es lógico. Más allá del agotamiento del formato hay algo más que perjudica gravemente la salud del padre de todos los 'realities': nuestra resignación ante la crisis. ¿TAMBIÉN? También. Me explico:

GH iba mejor cuando vivíamos por encima de nuestras posibilidades, cuando aún creíamos estar esperando un 'upgrade' de clase trabajadora a clase media, cuando el programa funcionaba como una incubadora de famosos aspiracionales donde veíamos gestarse a estrellas televisivas del futuro inmediato. Ya no. Si ya hemos asumido que no hay futuro para nosotros, tampoco lo va a haber para los concursantes de 'Gran Hermano'.Y como espectáculo de presente continuo, 'Gran Hermano' es un coñazo.

Como 'show' televisivo de presente continuo, que es lo único que queremos/creemos, lo que funcionan son los saltos piscineros: ¡Salta! ¡Salta! Salta! YA. No hay más. Un Debe/Haber inmediato y equilibrado, sin beneficios ni deudas para el espectador. Lo comido por lo servido. ¡Salta! ¡Salta! Salta! No hay más. No lo esperamos.

Seguir leyendo »

Marca España TV para bien: 'Lo sabe, no lo sabe', en CUATRO

'Lo sabe, no lo sabe' es, probablemente, el mejor anuncio de la mejor Marca España. De verdad.

Ni los tertulianos. Ni los colaboradores habituales. Ni los tronistas de 'Mujeres, hombres, silicona, esteroides y viceversa'. Ni quienes envían SMS a 'El gato al agua'. No. Prefiero que ninguno de ellos ejerza como mascota de la Marca España. Por favor. Que sus perfiles no conformen el código de barras de este producto en oferta.

Yo lo que quiero es que los concursantes de 'Lo sabe, no lo sabe' ejerzan como rostro amable de esta industria del entretenimiento desesperado en que hemos convertido nuestra denominación de origen nacional. Quiero. Quiero a gente que mola por la calle, que maneja mal sus prejuicios, que se compincha con los desconocidos para que se lleven una pasta y que se dejan conquistar por el enorme encanto de JuanRa Bonet.

Necesito que la Marca España, en serio, esté representada por los participantes de 'Lo sabe, no lo sabe'; por quienes preguntan y por quienes responden. Porque hay noches ante el televisor cuando los quiero abrazar a todos, y compro su imagen de marca y hasta me dan ganas de llorar cuando se anuncian tan adorables, tan emocionales y tan frágiles en plena calle.

Seguir leyendo »

Los peligros de las autopromos televisivas: diseño fatal

Urdangarín en 'FAMILIA, Capítulo final'. Dicen que es mañana por la noche. Prepárense

A la prueba me remito: en pantalla, Urdangarín y sus cosas, sus declaraciones en el juicio y la presunta participación de su mujer ("su señora", como él llama a la infanta, JAJAJAJAJA), a la sazón hija del rey y hermana del heredero.

En pantalla, Urdanga, sus líos legales, sus tejemanejes y el turbio uso que dio a su parentesco Borbón. Arriba, a la derecha, en la esquina extrema derecha superior (que también): 'FAMILIA. Capítulo final. Mañana 22:00' [En la esquina extrema izquierda inferior, la hora. Tarde, como siempre].

Tiene su aquel, no me digan. Aunque esto no es nada. La semana que viene, Telecinco estrena nuevo programa piscinero, y si yo fuera Urdanga ya estaría temblando; "Mira quién salta" se llama la novedad. Y tampoco le favorece, qué quieren que les diga.

Seguir leyendo »

elpapasepira.tv

El Papa dice que hemos vivido una aventura juntos, pero no me acuerdo. Maldita amnesia postcoital.

Les confieso que mientras veía al artista antes conocido como Papa Benedicto Equis Uve Palito no paraba de pensar en dos cosas: en 'Avon llama a su puerta' y en el rey Juan Carlos Palote. Se lo juro por lo más sagrado con zapatitos rojos, de verdad.

Contemplaba la despedida apoteósica del Papa don't preach (anymore) –ese representante de soluciones milagrosas para rostro, cuerpo, higiene íntima y alma– y me imaginaba la envidia que sentiría cualquier representante de Avon, consciente de que cuando abandone sus labores no tendrá un spa monjil esperando en las montañas. Putadón. Ni un spa con bollería artesanal ni un helicóptero a la puerta de casa. Dios será amor, pero no es Avon, claramente.

Por otro lado, y en paralelo (yo soy así, muy de pensamiento lateral) fantaseaba con las audiencias que obtendría el numerito final del exPapa Ratz y temblaba al imaginar que pudiera haber sido un exitazo. Figúrense: el dimisionario petándolo en las teles y los directivos de los canales llamando a Zarzuela para exigir un espectáculo similar a cargo del rey Juan Carlos. Que está la cosa muy mala y si un formato funciona, hay que aprovechar el tirón. Y un rey se debe a su pueblo. Y su pueblo son sus televisiones y sus anunciantes. De toda la vida de dios. De dios en la tierra montado en un helicóptero y pirándose.

Seguir leyendo »

Primero nos prometieron el paraíso...

Lo último: fantasear con embargos a remojo en un jacuzzi.

Primero nos prometieron el paraíso, hoy nos salvan del infierno.

UNO

Cuando todo parecía ir bien, los anuncios de créditos fáciles en televisión alimentaban nuestras fantasías de consumo feliz e inmediato. Nos prometían dinero sin preguntas, sin apenas trámites ni esperas. Soplaban pequeñas burbujas que nosotros, en vez de estallar, recogíamos con la punta de la lengua, aunque después nos supiera la boca a jabón barato.

Seguir leyendo »