eldiario.es

9

Bob Pop

Bob Pop (Madrid, 1971) lee novelas, las escribe muy despacio, colabora con Gemma Nierga en 'Hoy por Hoy' (Cadena SER), escribe cada semana sobre televisión en la revista LECTURAS y en la revista Mongolia cada mes. Una vez le preguntaron por su labor como crítico televisivo y él se definió como un 'coprófago bulímico', no les digo más. Bueno sí; que trabajó un mes con Anne Igartiburu en TVE; le echaron, claro.

La realidad supera a la ficción real

Decíamos ayer que... "en el Telediario de La 1 todo es tan 'aquí no ha pasado nada' en la casa real española (ni Corinna, ni casi Urdanga, ni herencias donjuanescas ni nada de lo que sí ha pasado desde hace mucho tiempo pero llevamos poco sabiendo)" y ¡ZAS! va el juez Castro e imputa a la infanta en el 'caso Nóos' y, claro, no hay manera de mantener la máquina del tiempo encendida.

El juez Castro va y se cuela en la escaleta de los informativos de TVE, que vivían tan contentos de espaldas a la realidad; se impone sobre la voz en off de 'Corazón' y desengola los tonos de locución del NODO para darle cierta carraspera al discurso.

Seguir leyendo »

La televisión (pública) imita al pasado real

Si yo fuera Letizia Ortiz (AKA princesa de Asturias), tendría mucho miedo cada vez que encendiera el televisor para ver el Telediario de La 1.

Porque en el Telediario de La 1 todo es tan 'aquí no ha pasado nada' en la casa real española (ni Corinna, ni casi Urdanga, ni herencias donjuanescas ni nada de lo que sí ha pasado desde hace mucho tiempo pero llevamos poco sabiendo) que acojona. Acojona tanto que, si yo fuera Letizia Ortiz, temería encontrarme conmigo misma presentando el Telediario y soltera, víctima de esa cápsula del tiempo de Transición en que se han transformado los informativos de TVE.

Seguir leyendo »

Polaroids contra el 'No Future'

La última edición de GH en Telecinco anda floja y sin bríos. Es lógico. Más allá del agotamiento del formato hay algo más que perjudica gravemente la salud del padre de todos los 'realities': nuestra resignación ante la crisis. ¿TAMBIÉN? También. Me explico:

GH iba mejor cuando vivíamos por encima de nuestras posibilidades, cuando aún creíamos estar esperando un 'upgrade' de clase trabajadora a clase media, cuando el programa funcionaba como una incubadora de famosos aspiracionales donde veíamos gestarse a estrellas televisivas del futuro inmediato. Ya no. Si ya hemos asumido que no hay futuro para nosotros, tampoco lo va a haber para los concursantes de 'Gran Hermano'.Y como espectáculo de presente continuo, 'Gran Hermano' es un coñazo.

Seguir leyendo »

Marca España TV para bien: 'Lo sabe, no lo sabe', en CUATRO

Ni los tertulianos. Ni los colaboradores habituales. Ni los tronistas de 'Mujeres, hombres, silicona, esteroides y viceversa'. Ni quienes envían SMS a 'El gato al agua'. No. Prefiero que ninguno de ellos ejerza como mascota de la Marca España. Por favor. Que sus perfiles no conformen el código de barras de este producto en oferta.

Yo lo que quiero es que los concursantes de 'Lo sabe, no lo sabe' ejerzan como rostro amable de esta industria del entretenimiento desesperado en que hemos convertido nuestra denominación de origen nacional. Quiero. Quiero a gente que mola por la calle, que maneja mal sus prejuicios, que se compincha con los desconocidos para que se lleven una pasta y que se dejan conquistar por el enorme encanto de JuanRa Bonet.

Seguir leyendo »

Los peligros de las autopromos televisivas: diseño fatal

A la prueba me remito: en pantalla, Urdangarín y sus cosas, sus declaraciones en el juicio y la presunta participación de su mujer ("su señora", como él llama a la infanta, JAJAJAJAJA), a la sazón hija del rey y hermana del heredero.

En pantalla, Urdanga, sus líos legales, sus tejemanejes y el turbio uso que dio a su parentesco Borbón. Arriba, a la derecha, en la esquina extrema derecha superior (que también): 'FAMILIA. Capítulo final. Mañana 22:00' [En la esquina extrema izquierda inferior, la hora. Tarde, como siempre].

Seguir leyendo »

elpapasepira.tv

Les confieso que mientras veía al artista antes conocido como Papa Benedicto Equis Uve Palito no paraba de pensar en dos cosas: en 'Avon llama a su puerta' y en el rey Juan Carlos Palote. Se lo juro por lo más sagrado con zapatitos rojos, de verdad.

Contemplaba la despedida apoteósica del Papa don't preach (anymore) –ese representante de soluciones milagrosas para rostro, cuerpo, higiene íntima y alma– y me imaginaba la envidia que sentiría cualquier representante de Avon, consciente de que cuando abandone sus labores no tendrá un spa monjil esperando en las montañas. Putadón. Ni un spa con bollería artesanal ni un helicóptero a la puerta de casa. Dios será amor, pero no es Avon, claramente.

Seguir leyendo »

Primero nos prometieron el paraíso...

Primero nos prometieron el paraíso, hoy nos salvan del infierno.

UNO

Seguir leyendo »

Miedos televisivos (y II)

Tengo miedo a...

... salir a la calle y que me caiga encima alguno de los concursantes de los programas de salto de trampolín que ya están preparando Antena 3 y Telecinco a la vez. Con tanto famoso saltando desde lo alto, raro sería que no se nos abalanzara alguno encima.

Seguir leyendo »

Miedo televisivo I: 'Hermano Mayor'

La fotógrafa de guerra Christine Spengler confesó una vez que le asustaba que la presencia de su cámara en los escenarios de conflicto pudiera generar aún más violencia, que le aterraba que los combatientes quisieran posar su osadía ante el objetivo y una escena tensa pudiera convertirse en una escena sangrienta solo por lograr ser protagonistas de una buena foto. Algo así dijo Christine Spengler, y algo similar pienso yo cada vez que veo 'Hermano Mayor'.

Hay quien opina lo contrario; que si no fuera porque hay una cámara delante, sería aún más tremenda la bestialidad adolescente de quienes protagonizan este programa que simula funcionar como un mecanismo televisivo redentor (aunque no sea más que gore light rematado por un dobladillo de encaje de autoayuda, para disimular). Me da igual si ellos, Christine Spengler o yo tenemos razón.

Seguir leyendo »

Buenafuente y su 'marianeta' Rajoy: claudicar del humor

Un Rajoy que mueve la boca mientras otro habla tras él no es un sketch, amigas, es Historia de España. Así, con mayúsculas. Un Buenafuente que construye al presidente como un muñeco de madera en un descampado arrasado, en un invernadero desierto y yermo, no es divertido; es el otro lado, quizá el menos oscuro de la realidad.

No hay chiste, porque cualquier chiste podría ser utilizado como materia prima para elaborar a un presidente que no existe, humanizarlo. Hace muy bien Buenafuente en no regalarle a su marianeta Rajoy ninguna frase ingeniosa para que encaje en su boca; solo respuestas obvias, esquivas, estupor y algunos temblores.

Seguir leyendo »