eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

David Hernández

Empecé a colaborar con Nuevas Generaciones (NN.GG) en 2005. En 2009 fui elegido presidente de NNGG Gipuzkoa. En la actualidad presido la organización juvenil del PP de Euskadi. Y desde las últimas elecciones municipales soy portavoz del PP en Pasaia.

 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2

Red de políticos (Nuevas Generaciones)

Ni bueno ni malo, como el talante. Que la política esté en las redes sociales es tan lógico como necesario. Habitualmente tiendo a salvar a las redes porque, en la medida en la que han transformado nuestra forma de relacionarnos, lo han cambiado absolutamente todo. Pero hoy no voy a hacerlo. No voy a hablar de la revolución que suponen, o de que el futuro, en ámbitos como la transparencia y la participación directa, es mucho más esperanzador gracias a Internet y sus vías. 

Salvarlas sería una vaguedad, como decir que hablando se entiende la gente y poner el acento en hablar, en vez de ponerlo en que la gente quiera entenderse. Hay muchos tipos de políticos, en la calle y en las redes: los que interactúan con todos; los que transmiten algo más que unas ideas; los que se despreocupan hasta que llegan unas elecciones; o los que utilizan las redes como cualquier otro medio, para confrontar y ganar. Estos últimos suelen ser todavía los más.

Seguir leyendo »

Del arte a la política (Nuevas Generaciones)

Es difícil de creer que el arte, en lo que se refiere a cultura y pensamiento, que se promueve desde las instituciones, no tenga un marcado perfil ideológico. Sencillamente porque es una herramienta potente; un medio para generar opinión. Por no decir que, filtrado convenientemente para la ocasión de cada cual, puede servir para adoctrinar, controlar y manipular.

Empezaré diciendo que para mí el arte se representa de muchas maneras. El propio concepto es lo suficientemente abstracto como para que cada uno lo coja por donde quiera. He estado en algún museo. Sobre todo en esas excursiones del colegio cuando éramos unos enanos. Estaban destinadas al aprendizaje, o eso nos decían, pero para nosotros eran como vacaciones con amigos. Luego he tenido oportunidad de viajar un poco. He estado en París, por ejemplo, y no me metí en un museo ni loco. Soy más del a pie de calle, y sus gentes y cultura. Le doy tanta importancia al entorno del creador y al contexto de la obra, como a la propia obra. Y también soy de los que cree que el original ha perdido su valor. Tal vez por eso, no tenga problema en consumir arte, como mucha gente que conozco, por Internet.

Seguir leyendo »

La fuga (Nuevas Generaciones)

Me pregunto si se fugó Imanol cuando dejo Euskadi para estudiar en Madrid porque creía que tendría más oportunidades. Si se fugo Ana, la hermana mayor de Jon, que ahora vive en Valencia en una casa de la que ya no pueden echarle. O si mi hermano estaba fugado cuando durante años se buscaba la vida por medio mundo.Ellos no escapaban de nada. Se iban, y se jugaban mucho, algunos todo, por hacer su vida en una tierra donde había más oportunidades. No se "fugaban" de una España en crisis. Solo de la Euskadi con el metro cuadrado más caro del país. En la que el prestigio de nuestra educación no es tan grande como dicen quienes nos gobiernan. Y donde, ya entonces, que un joven se emancipase antes de los 30 era tan probable como lo contrario.Y Ovaldina, mi tía abuela, que marchó- que diría ella- como muchos gallegos para buscar una vida mejor. Euskadi, Cataluña o Suecia, que es donde acabó ella, era el final de un largo viaje, y el comienzo de un proyecto sin fecha final. Emigrar era desaparecer y el Skype o el Whatssapp, ciencia ficción.Eran otros tiempos, pero parece que todo se repite. El paro, especialmente sangrante en lo que respecta a los jóvenes, y la difícil perspectiva de futuro que hemos vivido durante estos años, ha provocado que muchos jóvenes se vayan en busca de las oportunidades que no encuentran aquí. Y eso es tan lógico como dramático. Lo es cada vez que alguien ve frustrada una expectativa más que razonable, la de desarrollar un proyecto de vida personal y profesional en su tierra.

Sin embargo, después de todo lo vivido en los últimos años, soy optimista, no porque lo sea habitualmente, lo soy porque creo que hay motivos para confiar. Tal vez porque la prima de riesgo se ha deshinchado. O quizá sea porque nos salvamos de aquel rescate que todos vimos inminente. O será consecuencia de esos datos comparables con años mejores. El caso es que yo también veo el final de este oscuro túnel. Aunque todos esos cambios, el optimismo con el que escribo, no se nota en mi entorno, desgastado por demasiados años de esta puñetera crisis.Y hasta llegar aquí muchas reformas. Esfuerzos que hemos hecho todos y que no han gustado a nadie. Un camino largo, pero necesario para recuperar ese país en el que uno pueda irse, pero no tenga que fugarse. Si volverán dependerá de la situación económica, pero también de los proyectos personales de cada cual. Ovaldina sí, volvió a Galicia, lo hizo jubilada, dejando hijos y nietos en Suecia. Se lo pedía el cuerpo, supongo.

Seguir leyendo »

Sed joven (Nuevas Generaciones)

Empiezo a escribir y tengo que borrar. No puedo plantear este tema sin recordar a  Jon, Jorge, Xabier, Ander y a otros tantos que, junto a mí, daban el primer trago a una botella caliente ­y asquerosa­ en los bajos de La Concha. Experimentar con los que tanto tenías en común hacía que fuera todo mucho más sencillo. Y que al día siguiente pudieras comentar la jugada. Como si esas sensaciones solo las tuvieras tú y tu entorno. Como si lo que estabas viviendo no fuera más viejo que la tarara.

Después de un finde venía otro, y después otro más. Una rutina a 3,60 el lomo con pimientos del Juantxo, y el resto a bote. Primero fue el Peche y luego ron o vodka. Conocimos gente; mucha. Y los últimos tragos no sentaron bien en demasiadas ocasiones.

Seguir leyendo »