Dos crisis, dos respuestas muy diferentes

2

Se cumplen diez años del surgimiento del 15M, un movimiento en las calles y plazas influido por las graves consecuencias de la crisis financiera en el conjunto de la sociedad y, especialmente, en los jóvenes. Un movimiento que criticaba y buscaba alternativas a la situación económica, al desempleo y la precariedad, a las dificultades de acceso a la vivienda y los desahucios. Y que, también, cuestionaba las formas de hacer política, denunciando la corrupción, rechazando frontalmente el bipartidismo y buscando una democracia más transparente y participativa. Sociólogos, politólogos e integrantes del 15M analizan estos días sus logros, sus limitaciones y sus fracasos. Y lo hacen cuando estamos metidos en otra crisis -sanitaria, económica y social- de enormes dimensiones. 

En esta ocasión hemos sufrido los efectos de una crisis, la de la Covid 19, que, hasta ahora, ha causado más de 3,3 millones de muertes en todo el mundo y 160 millones de personas infectadas, de las que 96 millones ya han superado la enfermedad, algunas con importantes secuelas. Ahora nos encontramos en el esperanzador proceso de vacunación, iniciado a final del pasado año. Y en el que la desigualdad también hace estragos: los países empobrecidos tienen muy difícil el acceso a las vacunas y tardarán mucho en inmunizar a su población, salvo que se tomen decisiones drásticas para evitarlo.

Junto al impacto en la salud y en la vida de millones de personas, así como en las relaciones humanas, no ha sido menor el que ha producido en la riqueza, en el empleo, en las empresas, en los autónomos y en las pérdidas de ingresos de las administraciones públicas. En nuestro caso, el de Canarias, hemos perdido 20 puntos del Producto Interior Bruto (PIB) en el año 2020, el doble de lo que se perdió en la crisis anterior en todo el periodo acumulado de la misma.

Del austericidio a la protección social

Eso sí, ambas crisis han tenido respuestas radicalmente distintas por parte de las instituciones. En el primero de los casos con políticas austericidas y alejadas de las necesidades de la gente. Rescate bancario. Primas de riesgo. Hombres de negro. Significativo debilitamiento de los servicios públicos, con profundos recortes en educación y en sanidad cuyas graves consecuencias todavía estamos pagando. Y, en definitiva, olvido del sufrimiento de la mayoría social. 

Muy distintas han sido las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis actual, con políticas expansivas y de protección social. Créditos a las empresas por valor de 4.600 millones en Canarias. La protección que suponen los ERTE, que han movilizado más de 40.000 millones de euros hasta el momento en el conjunto del Estado, casi cuatro puntos del PIB español y que en Canarias está sirviendo de salvavidas a más de 80.000 personas. Incremento significativo de las partidas destinadas a educación y sanidad, un 23% y un 13,1% en 2020, respectivamente, en lo que se refiere a nuestra comunidad, lo que posibilitó, entre otras acciones, contratar a más de 8.000 profesionales para conseguir la normalidad en la docencia presencial y combatir la pandemia con eficacia. O el nacimiento de instrumentos como el Ingreso Mínimo Vital (IMV), que habrá que perfeccionar, pero que será un elemento esencial para evitar la pobreza y la exclusión social ahora y en el futuro.

Además, se han puesto en marcha relevantes ayudas directas, no reembolsables, destinadas a empresas pymes y autónomos. En el caso de la Comunidad canaria por 95 millones de euros en el anterior ejercicio. Cifra que se ha incrementado hasta alcanzar los 165 millones en este año 2021, mediante recursos propios, aunque intentaremos que encajen en las partidas del REACT EU. Ayudas directas que ya se están distribuyendo con arreglo a la legalidad vigente, pero simplificando de forma notable los procedimientos. 

165 más 1.144

Por otra parte, hemos insistido reiteradamente al Gobierno de España, a su presidente y a sus ministras de Economía y de Hacienda, en las particularidades de las Islas, en los impactos superiores de esta crisis en su tejido económico y social con relación a otros territorios. Y, en esta ocasión, se nos escuchó y se atendió, no sin retraso, a nuestras más que justas demandas. Canarias es, con diferencia, la Comunidad que más recibe en el paquete estatal de ayudas directas para los sectores económicos. Con 1.144 millones de euros del global de 7.000 millones destinados para este fin para el conjunto de las nacionalidades y regiones. Son algo más de tres puntos de nuestro PIB.

La pasada semana quedó ratificado el convenio que regula los detalles técnicos 

para la concesión de ayudas directas a las empresas y autónomos canarios por 1.144 millones de euros, que firmé, como consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos y presidente de la Agencia Tributaria Canaria, con la ministra de Hacienda del Gobierno central, María Jesús Montero, y la presidenta de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, Inés Bardón. Para su tramitación la Agencia estatal realizará una encomienda de gestión a la Agencia Tributaria Canaria, teniendo en cuenta las especificidades tributarias de la Comunidad Canaria. El dinero aportado ya se encuentra disponible y se librará a demanda del departamento del Tesoro de la Comunidad Autónoma conforme al procedimiento de convocatoria de subvenciones.

Podrán beneficiarse de estas ayudas los autónomos, pymes y empresas del Archipiélago que puedan acreditar pérdidas de más del 30 por ciento durante el año 2020, sea cual sea su tipo o clasificación fiscal. Esta fue una de las demandas que planteé el pasado 12 de abril a la ministra de Hacienda y que, finalmente, aparecen recogidas en el Real Decreto-ley 6/2021 publicado el 21 de abril, norma por la que se amplió y complementó el aprobado en primera instancia el pasado 12 de marzo.

Asimismo, se nos ha respondido favorablemente a nuestra petición de que las comunidades autónomas pudieran ampliar el listado de destinatarios e incluyeran también a aquellas empresas afectadas por circunstancias extraordinarias desfavorables en el ejercicio de 2019, como el caso de la quiebra del operador turístico Thomas Cook, que tuvo efectos muy graves en numerosas empresas de las Islas. Valoro, asimismo, que el Gobierno central considere válida la tramitación de estas ayudas a través de las Cámaras de Comercio, como está haciendo el propio Ejecutivo canario con las suyas, lo que permitirá dar más agilidad a los procesos y responder con mayor eficacia a las necesidades de las empresas y autónomos.

El decreto-ley para la concesión de las subvenciones estará listo a final de mes. Las ayudas tendrán distinta intensidad y unos topes muy elevados, aún por determinar, de modo que alivien efectivamente la situación financiera de las pymes, las empresas y personas autónomas más castigadas por esta crisis. Un total de 1.144 millones de euros que contribuirán, sin duda, al imprescindible impulso a la economía y el empleo en nuestra tierra. Pero sin olvidar que el sector público nunca podrá compensar todas las pérdidas privadas y que la clave sigue estando en alcanzar lo más pronto posible la normalidad sanitaria, con la vacunación masiva de la población, en lo que se está avanzando, y continuar con el responsable cumplimiento de las medidas de prevención. Lo que ayudará a la recuperación de la movilidad y de la plena actividad económica. En ese camino, resulta una muy buena noticia que Dinamarca, Alemania y Holanda, con los pertinentes protocolos, anuncien que permitirán viajar a Canarias.

Etiquetas
Publicado el
15 de mayo de 2021 - 14:21 h

Descubre nuestras apps

stats