Más allá de Galdós: 11 libros actuales de Canarias que puedes leer este verano

El verano es la estación perfecta para retomar hábitos como la lectura

Es sabido que Agatha Christie, en sus memorias publicadas justo después de su muerte, no pudo evitar recordar sus largas temporadas en Puerto de la Cruz (Tenerife), donde terminó El Misterio del Tren Azul y empezó El enigmático Sr. Quinn. Unamuno, por su parte, describiría los paisajes de Artenara (Gran Canaria) como una “tremenda tempestad petrificada”, mientras que Saramago pasaría los últimos años de su vida en Tías (Lanzarote), disfrutando de sus paseos por los “campos desiertos y barridos por el viento”.

Sin embargo, si a muchos les preguntaran por la literatura canaria, serían pocos los nombres que saldrían: Galdós, por supuesto, siempre presente... y en ocasiones aparecen otros autores, como los hermanos Viera y Clavijo, Vázquez-Figueroa, Tomás Morales, Alonso Quesada o Josefina de la Torre. Parece que cuando hablamos de literatura canaria tengamos que mirar al pasado más lejano, ignorando que en las últimas décadas y años, grandes obras siguen naciendo en estas costas.

Por este motivo, aprovechando la llegada del calor, y el hecho de que en la playa se presenta la oportunidad perfecta para abrir un nuevo libro, desde este periódico te traemos una pequeña selección de libros canarios y actuales, ideales para conocer la cultura isleña desde diferentes perspectivas a lo largo del verano.

Más fuertes que el volcán (Abián San Gil, María Sánchez, Gabi Martínez, Ander Izagirre, Elsa López)

Nuestra primera recomendación nace como proyecto benéfico a raíz de los terribles sucesos que han acontecido con el volcán La Palma. De la mano del fotógrafo palmero Abián San Gil, y con textos de autores de la categoría como María Sánchez, Gabi Martínez, el periodista Ander Izagirre o la recién laureada con el

Premio Canarias de Literatura, la poeta canaria Elsa López. Juntos conforman un libro que se aleja del morbo, del sufrimiento de los habitantes de la isla, para elaborar un mapa de imágenes y textos que profundizan en la solidaridad humana y en las impresiones más íntimas frente al inmenso poder de la naturaleza.

Mil doscientos pasos (Juan Cruz)

La crítica ya habla de este libro como la mejor novela de Juan Cruz. El periodista tinerfeño, con una exitosa carrera a sus espaldas en el mundo de la información y de la literatura, nos presenta en esta ocasión a un hombre que regresa a su lugar de origen, donde lleva a cabo una panorámica de todos aquellos lugares que, en el paso de la infancia a la adolescencia, marcaron su camino de una u otra forma. Como escenario, los años más duros de la posguerra, donde pese a lo oscuro y atroz de la época, no faltan amistad y ganas de vivir frente a la maldad humana.

Historias de Arcadia (Dolores Campos-Herrero)

Hace poco se recordó la relevancia literaria de Dolores Campos-Herrero al dedicar a su figura la última edición del Día de las Letras Canarias. Autora de diversos géneros (poesía, relatos, literatura infantil) y periodista itinerante, esta mujer se dio a conocer en la década de los años 80 como uno de los miembros más destacados de la Generación del Silencio. Por ello, esta antología póstuma (falleció en 2007) recupera algunos de los mejores textos de la autora, en su inconfundible estilo donde se mezcla lo antiguo con lo moderno, lo local con lo global y lo real con lo increíble.

El teatro en medio del océano (Francisco Juan Quevedo)

A las puertas de ganar el último premio Nadal, la nueva novela del escritor y profesor universitario Francisco Juan Quevedo nos traslada hasta finales del siglo XIX para contarnos las peripecias de Feliciano Silva, un huérfano cuyo único propósito es convertirse en el hombre más poderoso de la isla. Su historia emerge de forma paralela a todos los grandes acontecimientos de la época, revoluciones, guerras y repúblicas incluídas, así como a la construcción de uno de los edificios más icónicos de Las Palmas de Gran Canaria: el Teatro Pérez Galdós.

La isla y los demonios (Carmen Laforet)

Y de un finalista pasamos a una ganadora. Tal vez muchos no sepan que la escritora nacida en Barcelona Carmen Laforet pasó toda su infancia y adolescencia en Las Palmas de Gran Canaria. Su novela Nada ya forma parte de los imprescindibles de la literatura española, sin empañar una brillante carrera donde no faltó la presencia de Canarias.

La isla y los demonios vuelve en el centenario del nacimiento de la autora con la reedición de su segunda novela, donde Marta Camino ve cómo su tranquila vida en las afueras de Las Palmas se ve sacudida por la llegada de unos parientes que huyen de la Guerra Civil. El contraste entre los bellos paisajes narrados y los demonios interiores, presentes en cada uno de los personajes, no dejará indiferente a nadie.

Para morir en la orilla (José Luis Correa)

Pocas cosas hay más apetecibles en verano que leerse una buena novela negra. Si a esto le sumas la calidad del grancanario José Luis Correa, el placer está asegurado. En este caso, el ya consagrado escritor de la llamada Generación 21 nos trae una nueva investigación del detective Ricardo Blanco, surgida tras el naufragio de un cayuco con más pasajeros de los que, en un principio, embarcaron. Un oscuro relato sobre el crimen y la violencia policial.

Panza de burro (Andrea Abreu)

A estas alturas ya deberíamos conocerlo todos, pero por si acaso, recomendamos también esta auténtica revolución en el mercado literario, que desde su lanzamiento acumula éxitos tanto en crítica como en ventas. Escrito por uno de los nombres más nuevos y prometedores del diccionario literario regional y nacional, Andrea Abreu, Panza de Burro

es una novela protagonizada por ella misma y su mejor amiga, Isora, y donde se intuyen todas las esquinas de la infancia y amistad a lo largo de un verano en las islas. Su estilo también será una agradable sorpresa para los lectores, dado que alejándose del correctismo habitual, la historia viene escrita en un tono puramente oral, con un uso desacomplejado y realista del habla canaria.

La intuición de la isla (Pilar del Río)

Tal y como hemos mencionado al principio, el portugués ganador del Nobel de literatura, José Saramago, decidió mudarse a la isla de Lanzarote en la década de los 90, lugar en el que viviría hasta su muerte y donde escribiría algunas de sus novelas más importantes, como Ensayo sobre la ceguera. Cien años después de su nacimiento su mujer, Pilar del Río, publica este libro, donde se relata todo lo vivido durante esos años. Un libro repleto de recuerdos felices, encuentros con otros escritores y anécdotas inesperadas, donde se conectan la visión del recién llegado con lo ya vivido.

Obras completas (Félix Francisco Casanovas)

Una de las joyas más brillantes de la literatura canaria y española en las últimas décadas, pese a su prematura muerte. A Félix Francisco Casanovas se le conoce como el

Rimbaud español, dada su condición de poeta adolescente. Así, tres años le bastaron a este joven escritor para regalarnos varios poemarios, cuentos, una novela y un diario personal. Una ojeada basta para darse cuenta de que el escritor y músico palmero logró dotar a su obra de una gran profundidad, en todo caso enriquecida por la intensidad y el rock-and-roll de quien descubre el mundo y pretende cambiarlo.

Los nombres prestados (Alexis Ravelo)

Otra novela negra, acerca de cómo el dolor, la culpa y la redención son una parte imprescindible de la identidad. Los nombres prestados (Premio Café Gijón 2021) es una novela adictiva, visual y sorprendente, ambientada a mediados de los años 80. Sus personajes, Marta y Tomás, se enfrentarán a la sinrazón de la violencia en una vuelta al pasado que tantas veces intentaron ocultarse a sí mismos. Alexis Ravelo vuelve con su particular estilo veloz y atractivo, pero inquietante, que tanto nos convence.

Sordo (Rayco Pulido, David Muñoz)

Y para terminar la lista, una novela gráfica. Sordo es la historia de Anselmo, uno de tantos soldados de la Segunda República que, tras verse derrotados, se esconden en las montañas del Norte de España, con el único objetivo de sobrevivir mientras sabotean todo lo que pueden al nuevo régimen. En uno de estos sabotajes, una bomba explotará antes de tiempo, provocando que Anselmo pierda la capacidad de oír. Con ilustraciones del dibujante nacido en Telde, Rayco Pulido (Premio Nacional del Cómic en 2017), y el guionista madrileño David Muñoz, este cómic cuenta también con una versión cinematográfica del año 2019. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats